Bajo la sombra del caso Catrillanca: las alarmas en La Moneda tras tiroteo en Tirúa y las dificultades para extender el estado de excepción

En La Moneda, si bien algunos reconocen que el enfrentamiento entre fuerzas policiales y desconocidos que terminó con un comunero mapuche muerto recordó el caso de Camilo Catrillanca, recalcan que son situaciones diferentes. El Presidente Sebastián Piñera defendió la acción de Carabineros y la Armada y llamó al Congreso a aprobar que se extienda por 15 días el estado de emergencia en la zona sur del país.




A más de alguno en el oficialismo se le vino este jueves a la cabeza el fatídico 14 de noviembre de 2018, cuando el comunero Camilo Catrillanca murió en el marco de un operativo de Carabineros en la Región de La Araucanía, lo que terminó con un funcionario de la institución condenado por homicidio.

A casi tres años de ese episodio, este miércoles otro comunero mapuche -Jordan Eduardo Llempi Machacan, de 23 años- falleció en el marco de un operativo policial, que esta vez incluyó a la Armada y fue en la Región del Biobío.

El desenlace ocurrió luego de enfrentamientos entre desconocidos y personal de Carabineros y la Armada en la ruta que une las comunas de Cañete y Tirúa, lo que dio inicio a una investigación por parte del Ministerio Público.

Ante el incidente, el ministro del Interior, Rodrigo Delgado, realizó una declaración explicando los hechos e informando, en primera instancia, que el enfrentamiento terminó con dos fallecidos, lo que finalmente fue corregido este jueves por el propio Presidente Sebastián Piñera.

“El hecho de las 14 horas tiene relación básicamente con un paradero que es derribado por personas que buscaban bloquear la ruta. Le echan un acelerante a ese paradero y, en definitiva, generan ahí una barricada (...). En ese contexto es que Carabineros se acerca inicialmente en ese patrullaje y es atacado con armas de fuego. Obviamente en ese momento estaban en un vehículo acondicionado para poder resistir este tipo de ataque y utilizan en ese momento medios disuasivos, como bombas lacrimógenas y otro tipo de medios no letales”, dijo Delgado, agregando que “es tanto el ataque que siguen resistiendo, que llega la patrulla que corresponde al patrullaje mixto de parte de la Armada y siguen siendo atacados. En ese momento la Armada habría utilizado munición de salva, no letal, para disuadir a estas personas que estaban atacando con armas de fuego de grueso calibre tanto a la caravana de Carabineros como de la Armada, y una vez que dejan de utilizar las armas de salva, habrían utilizado ya las armas de servicio”.

En Interior explican que el secretario de Estado informó que habían sido dos muertos, porque eran los antecedentes que, hasta ese momento, había recabado de la fiscalía, de Carabineros y de las Fuerzas Armadas. Y que, posteriormente, se le informó que uno de los comuneros habría sido reanimado y que, por lo mismo, habría logrado sobrevivir.

Pese a las alarmas en el oficialismo, en el gobierno algunos toman distancia absoluta de este caso respecto de lo ocurrido con Catrillanca. Un ministro recalca que, en esta ocasión, las cámaras corporales de los funcionarios las tomó inmediatamente la fiscalía y que se han preocupado de que todo el proceso sea con “absoluta transparencia”, exigiendo colaboración inmediata. En ese sentido, afirman que cualquier comparación es “malintencionada” y aseguran que hubo “15 encapuchados con fusiles de guerra y escopetas”.

Otros en Palacio, en tanto, admiten que se acordaron del tema Catrillanca y que, por lo mismo, durante el debate interno que se dio entre autoridades de gobierno, dicen fuentes del Ejecutivo, uno planteó que a la hora de abordarlo tenían que “ser cuidadosos, pero respaldar con claridad la labor institucional”.

Como sea, el episodio hizo que el Ejecutivo encendiera las alarmas de inmediato. El ministro Delgado se contactó inmediatamente con su par de Defensa, Baldo Prokurica, y el general director de Carabineros, Ricardo Yáñez. A su vez, el propio Piñera estuvo encima del tema monitoreando y pidiendo que le fueran entregando información. Así, el titular del Interior recabó antecedentes para luego hacer su punto de prensa, mientras que este jueves se reunió con el Mandatario, quien, pasadas las 13.00, realizó una declaración en La Moneda donde defendió el actuar de Carabineros y las Fuerzas Armadas.

“Ayer, Chile entero fue víctima de un ataque de un grupo terrorista en la provincia de Arauco”, partió diciendo el Mandatario, flanqueado por los ministros Delgado y Prokurica.

En esa línea, agregó que “siempre vamos a lamentar profundamente todas las pérdidas de vidas humanas y también la existencia de heridos y víctimas de la violencia, pero debemos hablar de forma clara y con la verdad. La responsabilidad primordial por la pérdida de vidas y heridos, tanto de civiles como de uniformados, ocurrida en los últimos tiempos en las provincias que hoy se encuentran bajo estado de excepción, recae en organizaciones de crimen organizado, narcotráfico, terrorismo”.

Y agregó: “Nuestro gobierno ha instruido a las Fuerzas de Orden y Seguridad y a las Fuerzas Armadas a poner de inmediato a disposición de la fiscalía toda la información disponible, proveniente de testigos presenciales, así como de cámaras de video corporales, de vehículos o de drones, para que el Ministerio Público pueda investigar con la mayor profundidad y con la mayor oportunidad los hechos ocurridos ayer y poner a disposición de la justicia las personas que resulten responsables” y que “durante este estado de emergencia las Fuerzas de Orden y Seguridad, con el apoyo de las Fuerzas Armadas, están cumpliendo con su deber, establecido en nuestra Constitución y nuestras leyes”.

Sin votos para el extender el estado de excepción

Junto con defender la labor de las policías, Piñera también hizo un llamado al Congreso a aprobar el estado de excepción por 15 días más para la zona sur del país. Esta sería la segunda prórroga que haría el Ejecutivo, para lo cual, en esta ocasión, necesita el acuerdo del Congreso con mayoría simple de los presentes. Sin embargo, los episodios del miércoles, según reconocen en Palacio, complican la posibilidad de conseguir los votos, debido a que el ambiente se polarizó aún más, sobre todo, porque en el enfrentamiento en el sur se vio involucrados por primera vez a funcionarios de las Fuerzas Armadas.

Así, de acuerdo a los conteos preliminares, en la oposición no están dispuestos a dar su sufragio a favor.

Un tema que, además, ha sido motivo de discusión entre los abanderados presidenciales, en donde Yasna Provoste y Gabriel Boric se han mostrado en contra de la medida, mientras Sebastián Sichel y José Antonio Kast lo han hecho a favor.

El oficio de Estado Excepción Constitucional ingresó este jueves en la mañana y, según la interpretación que le dio la mesa de la Cámara, la solicitud presidencial debiera votarse a más tardar el martes en ambas ramas del Congreso.

El presidente de la Cámara, Diego Paulsen, dijo que si la discusión se atrasa por la extensión de la acusación constitucional al Presidente Sebastián Piñera, que tiene prioridad en la tabla legislativa, la prórroga se aprobaría automáticamente.

En todo caso, entre los parlamentarios opositores hay bastante resistencia a visar la petición presidencial, a pesar de que sea una medida de costos políticos. Los últimos episodios han ratificado esa sensación incluso en legisladores de la DC, que eran los más propensos a autorizar la prórroga.

“Mientras que el gobierno no sea claro y transparente las condiciones en las que falleció el comunero mapuche, mientras no tengamos Fuerzas Armadas con expertise profesional para abordar conflictos de esta naturaleza, votaré en contra”, dijo el diputado DC Gabriel Silber.

En el caso del PC, el Frente Amplio y el PS, no existen dudas de que se opondrán a la medida.

La diputada socialista Emilia Nuyado comentó que el tema ya fue analizado en su bancada y agregó que tanto ella como su sector rechazarán. “Vamos a votar en contra. Y el llamado es a que todos los parlamentarios de la oposición voten en contra”, comentó.

En caso de que la solicitud presidencial no logre los votos necesarios, el oficio ni siquiera sería sometido a discusión en el Senado. Ese hecho favorecería a Provoste, quien ha sido crítica de la militarización de la zona.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.