¿Hablar por celular puede causar cáncer? Nuevo estudio podría tener la respuesta

Foto: AFP

La investigación nueva en su tipo, analizó el uso de los celulares en sus voluntarios por casi 24 años, lo que arrojó sorprendes resultados, pero que no deben ser tomados a la ligera.


Con el reciente lanzamiento de las tecnologías inalámbricas para celulares como es el 5G, reaparecen antiguos temores de que el uso de teléfonos móviles pueda aumentar el riesgo de desarrollar un tumor, ya que los teléfonos móviles emiten ondas de radiofrecuencia que, si son absorbidas por los tejidos, pueden causar calentamiento y daños.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) clasifica las ondas de radiofrecuencia como “posiblemente cancerígenas”, y sumado a que los celulares se utilizan más cerca de la cabeza y las ondas de radiofrecuencia que emiten penetran varios centímetros en el cerebro, siendo los lóbulos temporal y parietal los más expuestos, esto ha llevado a la preocupación de que los usuarios de estos aparatos puedan tener un mayor riesgo de desarrollar tumores cerebrales.

Pero un nuevo estudio de los investigadores de Oxford Population Health e IARC, que fue publicado el 30 de marzo en la Revista del Instituto Nacional del Cáncer, que se realizó gracias a los datos del Estudio del Millón de Mujeres del Reino Unido -una investigación en curso que reclutó a una de cada cuatro mujeres del Reino Unido nacidas entre 1935 y 1950- examinó el uso de celulares en relación con el riesgo de varios tipos específicos de tumores cerebrales en un análisis que duró aproximadamente 24 años.

Dentro de estos cánceres, estaba el glioma (un tumor del sistema nervioso), neuroma acústico (un tumor del nervio que conecta el cerebro y el oído interno), meningioma (un tumor de la membrana que rodea el cerebro), y tumores de la glándula pituitaria. Asimismo, investigaron si el uso de teléfonos móviles estaba asociado con el riesgo de tumores oculares.

Los resultados arrojaron que no hubo diferencia significativa en el riesgo de desarrollar un tumor cerebral entre aquellos que nunca habían usado un celular y los usuarios de teléfonos móviles. Estos incluyeron tumores en los lóbulos temporal y parietal, que son las partes más expuestas del cerebro.

Si bien, según reporta el diario El País, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que “hasta la fecha, no se ha confirmado que el uso de teléfonos móviles tenga efectos adversos para la salud”, los estudios que existían hasta la fecha era retrospectivos, o sea que las personas que ya eran diagnosticadas con cáncer calculaban su uso diario del teléfono celular a lo largo de sus vidas.

Por lo que existía el riesgo del llamado “sesgo de memoria”, porque los pacientes con tumores cerebrales tienden a exagerar el uso de su teléfono celular, porque pueden creer que es la causa de su diagnóstico, señaló el mismo medio.

La coinvestigadora Kirstin Pirie de la Unidad de Epidemiología del Cáncer de Oxford Population Health dijo en un comunicado que “estos resultados respaldan la evidencia acumulada de que el uso de teléfonos móviles en condiciones habituales no aumenta el riesgo de tumores cerebrales”.

La investigación

Una de las grandes diferencias de este gran estudio con los ya existentes, es que fue de caracter prospectivo, o se una investigación en la que los participantes se inscriben antes de que desarrollen la(s) enfermedad(es) en cuestión, que en este caso fue para investigar la asociación entre el uso de teléfonos móviles y el riesgo de tumores cerebrales.

El análisis se le realizó a alrededor de 776.000 participantes, que completaron cuestionarios sobre el uso de su celular en 2001, y alrededor de la mitad de estas voluntarias fueron encuestadas nuevamente en 2011. Luego, las participantes tuvieron un seguimiento durante un promedio de 14 años a través de la vinculación con sus registros del Servicio Nacional de Salud (NHS).

De esta manera, los resultados finales arrojaron que para 2011, casi el 75% de las mujeres de entre 60 y 64 años utilizaba un teléfono móvil, y algo menos del 50% de las de entre 75 y 79 años, y durante el período de seguimiento de 14 años, solo 3.268 (0,42 %) de las mujeres desarrollaron un tumor cerebral.

Además, el análisis no mostró diferencia en el riesgo de desarrollar glioma, neuroma acústico, meningioma, tumores hipofisarios o tumores oculares

Por lo que no hubo aumento en el riesgo de desarrollar ninguno de estos tipos de tumores para aquellos que usaban un teléfono móvil diariamente, hablaban por lo menos 20 minutos a la semana y/o habían usado un teléfono móvil por más de 10 años.

Por último, la incidencia de tumores del lado derecho e izquierdo fue similar en los usuarios de celulares, aunque el uso del teléfono móvil tiende a ser considerablemente mayor en el lado derecho que en el izquierdo.

Aunque los hallazgos pueden ser tranquilizadores, aún no está claro si los riesgos asociados con el uso de celulares son diferentes en aquellas personas que los usan considerablemente más de lo que era típico entre las mujeres del cohorte analizado, ya que en este estudio, solo el 18% de los usuarios de teléfonos informaron hablar por durante 30 minutos o más cada semana. Aquellos que usan celulares por períodos prolongados pueden reducir su exposición a las ondas de radiofrecuencia mediante el uso de equipos de manos libres o altavoces.

“Las tecnologías móviles están mejorando todo el tiempo, por lo que las generaciones más recientes emiten una potencia de salida sustancialmente menor”. Sin embargo, dada la falta de pruebas para los grandes usuarios, aconsejar a los usuarios de teléfonos móviles que reduzcan las exposiciones innecesarias sigue siendo un buen enfoque de precaución, dijo Joachim Schüz de IARC, e investigador principal del estudio.

En tanto, la investigación no incluyó a niños o adolescentes, debido a que existen investigadores de otros lugares que han investigado la asociación entre el uso de teléfonos móviles y el riesgo de tumores cerebrales en estos grupos, sin encontrar ninguna asociación.

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.