¿Sabe cuáles son los celulares y computadores más difíciles de reparar? Un estudio investigó qué marcas son más complejas de arreglar

Foto: Reuters

Estudio evaluó entre otros aspectos, cuáles son más fáciles de abrir, la calidad y facilidad de encontrar manuales y la factibilidad de ser reparados.


Los computadores portátiles y los teléfonos móviles fabricados por Apple, Microsoft y Google son los más difíciles de reparar, frente a los dispositivos creados por competidores como Asus, Dell o Motorola.

Es una de las conclusiones a las que ha llegado la organización PIRG de Estados Unidos, que ha publicado un informe basado en los datos que las empresas han publicado para cumplir con una la ley francesa sobre reparabilidad.

Esta establece un índice de recuperabilidad de productos electrónicos, para lo que requiere que los fabricantes de este tipo de dispositivos califiquen de 0 a 10 cada uno de ellos en función de las facilidades que presentan a la hora de repararlos.

Estas puntuaciones se distribuyen de la siguiente forma: de 0 a 2,99 puntos se corresponde con la letra F, de 3 a 4,99, con la D; de 5 a 6,49, con la C; de 6,5 a 7,9, con la B y de 8 a 10, con la letra A.

Además, las compañías analizadas han sido las más populares en el mercado americano, tanto de dispositivos móviles como de portátiles, como HP, Apple, Lenovo, Dell, Acer, Asus, Motorola, Samsung, Google y Microsoft.

Con este recurso, Francia busca ayudar a los consumidores a elegir productos con mayores opciones de reparación e incentivar a las empresas a fabricar productos que se puedan arreglar.

Foto: Reuters

Con el fin de acercar estas características a los consumidores finales U.S. PIRG, con la ayuda de iFixit, ha recopilado las puntuaciones de reparación para 187 computadores portátiles y dispositivos móviles producidos por diez de los principales fabricantes estadounidenses.

En lugar de detallar las puntuaciones del índice únicamente, esta asociación se ha centrado en destacar cuál es el nivel de reparabilidad de los productos y si sus fabricantes se oponen activamente al derecho de los consumidores a repararlos.

Dell, la marca más valorada entre los computadores

En relación a los ordenadores, Dell ocupa el primer lugar en cuanto a la facilidad de desmontaje de sus computadores portátiles, con 7,81 puntos, seguido de Asus (7,61), Lenovo (6,99) -que recibió las puntuaciones más altas por la existencia de guías, así como por el precio y la disponibilidad de los componentes- y Acer (6,87). Les sigue, en una clasificación más baja, HP, con 6,39 puntos de media.

Los últimos puestos los ocupan los computadores portátiles de Microsoft (4,60) y Apple (3,16). En relación a Microsoft, el informe determina que existe un inconveniente por el que se sitúa en las últimas posiciones de este índice: el acceso a la documentación, como manuales de servicio, y las piezas de sustitución es limitado.

Microsoft es una de las empresas que más dificultades representa para los usuarios.

El portavoz de Microsoft, Dan Laycock, ha indicado en declaraciones recogidas por The Verge que “el hecho de que los puntajes del índice de reparabilidad sean bajos no significa que los productos de Surface no sean duraderos o confiables o que no se puedan reparar”.

“Estamos comprometidos con diseñar nuestros productos para ofrecer lo que los clientes necesitan y desean en un dispositivo premium y eso incluye aumentar la capacidad de reparación mientras se equilibran otros factores como la funcionalidad, el rendimiento y la seguridad”, agregó.

Según apunta el autor del informe, Nathan Proctor, Apple perdió gran cantidad de puntos en esta clasificación por haber estado en contra del derecho a la reparación de sus productos por parte de los usuarios durante un tiempo, algo que cambió en noviembre de 2021.

Un iPhone 6. Foto: Reuters

Los celulares de Motorola, más fáciles de desmontar

Esa oposición por parte de la compañía de la manzana no solo ha influido en las puntuaciones de los ordenadores portátiles, sino que se ha extendido a sus teléfonos móviles, donde ocupa la última posición, con una puntuación de 2,75. Además, es el único representante de la categoría F.

Además, desde U.S. PIRG también apuntan a que Google ha ocupado una posición desfavorable, con 4,64 puntos de media (D) debido a estar en contra de la legislación favorable a las reparaciones.

A pesar de estas puntuaciones, desde The Verge aseguran que tanto Google como Apple enviaron declaraciones reiterando su compromiso de fabricar productos reparables y duraderos.

Con respecto a los teléfonos móviles, este informe también incluye una puntuación adicional que mide el grado de facilidad de desmontaje de los dispositivos, algo que para Proctor es “el aspecto permanente y universal” de su reparabilidad, según ha comentado al medio citado.

En este sentido, los móviles Motorola cuentan con la mejor puntuación, ya que se sitúan en la categoría B con 7,77 puntos, seguidos de los teléfonos de Samsung, con 5,69 puntos en la clasificación C.

Motorola, uno de los teléfonos más fáciles de desmantelar.

En este último caso, la compañía coreana presenta una puntuación global mayor a la del fabricante chino, puesto que proporciona un acceso mejor a los manuales y a las piezas de reparación. Sin embargo, le resta puntuación el hecho de que sus dispositivos sean más difíciles de desmontar.

De ese modo, los teléfonos móviles de Motorola fueron los más reparables físicamente de los cuatro fabricantes calificados, pero tienen una disponibilidad de piezas inferior que los demás fabricantes.

Por contra, los teléfonos Samsung tuvieron mayor puntuación de media, pero son más difíciles de abrir, desmontar y arreglar por parte de los propietarios, usuarios no especializados en este tipo de reparaciones.

“Tener un producto reparable requiere que el producto esté diseñado para facilitar las reparaciones y que exista un ecosistema de apoyo en el que los propietarios puedan acceder a piezas y documentación, y que haya una serie de empresas de reparación que presten sus servicios”, puede leerse en este informe.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El modelo analiza los patrones de movimientos de humanos y de los animales, tecnología que ha sido aplicada a drones logrando vigilar de forma mucho más precisa.