El test del canciller Ampuero con La Haya


Preocupación había en el gobierno tras el desempeño comunicacional que mostró el canciller Roberto Ampuero la noche del 23 de septiembre, durante su participación en el programa El Informante, de TVN, en la que habló sobre el litigio de Bolivia contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya por una obligación de negociar, previo a que se diera a conocer el fallo.

En esa ocasión, el ministro se mostró dubitativo y poco fluido.

Aunque según sus cercanos Ampuero había llegado solo un par de días antes desde una extensa gira por Asia, que incluyó Vietnam, China y Japón, por lo que evidenciaba los efectos del jet lag, en el oficialismo existía preocupación, en especial por la proximidad del fallo de la corte, donde el canciller debía asumir un rol comunicacional protagónico. La inquietud se agudizó en las filas oficialistas luego de que se conociera que el ministro no viajaría a Holanda para conocer la sentencia.

Mejorar el desempeño comunicacional de Ampuero -sin embargo- ya era un tema instalado en su equipo más cercano. Hace dos semanas, Cancillería contrató a un periodista de televisión y apuró las gestiones que estaba realizando desde hace varios meses para contar con una cámara de TV, lo que les permitiría generar sus propios contenidos audiovisuales. En la cartera de Relaciones Exteriores reclamaban que eran uno de los pocos ministerios que no contaban con estos equipos , lo que no tenía sentido, más aún en un momento crucial como el fin del juicio en la CIJ.

Desde el lunes 1 en la noche, luego de que se diera a conocer la sentencia sobre la demanda boliviana, el canciller estuvo presente en los estudios de casi todos los canales de televisión, donde fue entrevistado, tanto en los noticiarios centrales como en programas especiales sobre el litigio interpuesto por Bolivia. Ampuero pasó por TVN, Canal 13 y CNN. Al día siguiente estuvo en Mega y en varias radios y asistió a dos matinales.

En todas estas apariciones el canciller se preocupó por destacar el trabajo de todo el equipo de la defensa, el que se inició en el primer gobierno de Sebastián Piñera, continuó durante la segunda administración de Michelle Bachelet y finalizó recién ahora, bajo un nuevo gobierno del primero.

No obstante que el despliegue de Ampuero ahora sí fue bien evaluado en La Moneda, no dejó de causar incomodidad el protagonismo alcanzado por el excanciller y actual presidente del PPD, Heraldo Muñoz, tras el fallo y, en especial, sus declaraciones respecto de que en el triunfo obtenido por Chile en la corte “me tocó el 100% del caso, pero nadie debiera llevarse esta victoria a la casa”.

Esta semana, Muñoz, uno de los políticos de la oposición mejor evaluados en los sondeos de opinión pública, ha buscado capitalizar la victoria judicial, e incluso se le menciona dentro de su partido como carta presidencial.

Seguir leyendo