¿Qué será lo que quiere el inversionista?

Lo que quiere el inversionista es lo mismo que usted: ganar plata. Y cuando ve que la posibilidad que eso ocurra no existe, simplemente ofrece menos, o no participa.


Con la llegada del nuevo gobierno leí a economistas, a estudiantes de economía metidos en política, a políticos, y a columnistas como yo, opinando sobre qué tan atractivo para un inversionista es este “nuevo Chile”. Mi recomendación para todos ellos, y para quien quiera realmente saber qué es lo que busca un inversionista, es invertir en Chile. Una vez hecho eso todo le será más claro, podrá vivir en carne propia (única manera de realmente aprender algo) qué cosas lo harían aumentar su inversión (incluso pagando un mayor precio que el actual) y qué cosas lo llevarían a liquidarla (incluso a precio de incendio). Por lo mismo, si va a tomar en serio a alguien (por muy premio Nobel que sea) más vale saber si su billetera está donde pone su boca. Hay gente que ha hecho su carrera de analista a punta de decir cosas que suenan bien sin necesidad de tener la razón, mucho menos apostando plata a su propia prédica.

Alternativamente, si no está con ánimo de aumentar su exposición a Chile ya que se encuentra analizando todas las posibilidades para reducirla, incluso cambiar su residencia tributaria, comparto con usted lo que busca un inversionista que donde pone la boca sí pone la billetera. Hace 40 años, Warren Buffett comenzó a incluir en sus cartas anuales a los accionistas de Berkshire Hathaway una sección donde describe las características de negocio que anda buscando junto con el teléfono al que lo pueden llamar si desean vender uno que cuente con ellas. Con pequeñas variaciones, lo que busca es siempre lo mismo:

1. Algo grande (ganancias de a lo menos X).

2. Ganancias consistentes a través de los años (no nos interesan proyecciones futuras ni “turn-arounds”).

3. Negocio con elevado retorno sobre patrimonio y poca o nada deuda.

4. Administración competente ya en ejercicio (no la podemos proveer).

5. Negocio simple (algo que podamos entender).

6. Precio (no queremos perder nuestro tiempo ni el del vendedor sin un precio atractivo).

Prometemos absoluta confidencialidad y una rápida respuesta sobre nuestro interés (habitualmente en menos de cinco minutos).

¿Cómo estaríamos nosotros como país en su lista? Somos chicos, impredecibles, ad portas de una “transformación profunda”, nueva Constitución, deuda creciente, administración entrante sin historial de competencia (no digo que no lo sean, pero es una incógnita), y un “modelo de desarrollo” para Chile que no tiene nada de simple (basta escuchar como “funcionaría” el nuevo sistema de seguridad social). En resumen, no somos atractivos para Buffett, salvo en lo que supongo no queremos serlo: el precio.

Al igual que toda cosa que pierde su atractivo, no queda más que venderse barato, y eso es lo que temo terminaremos haciendo con los títulos que emitimos. Un gasto que va a crecer a tasas muy superiores que el producto en los próximos años, solo puede ajustarse vía precio de los activos. Tenga o no tenga activos de emisores chilenos (públicos o privados), no le quepa duda, el que nos “vendamos barato” lo pagará usted: una proporción cada día mayor de su trabajo y esfuerzo la tendrá que destinar a alimentar una mayor inflación y tasas, no a su familia (Buffett dice que la inflación es como tener la lombriz solitaria, estás obligado a alimentarla aun cuando es nefasta para tu salud). Adicionalmente, “medidas para la galucha” como el impuesto a los super ricos o el show del litio parecen especialmente diseñadas para espantar capital en vez de atraerlo, lo que equivale a vender los activos reales y financieros de Chile aún más baratos.

A diferencia de otras columnas que leo por ahí, termino ésta respondiendo la pregunta con la que partí. Lo que quiere el inversionista es lo mismo que usted: ganar plata. Y cuando ve que la posibilidad que eso ocurra no existe, simplemente ofrece menos, o no participa. Personalmente, la única razón por la que sigo invirtiendo en el país es por el punto 6 de Buffett. Puede terminar siendo bueno para mí, pero claramente es malo para Chile.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

A mediados del siglo XVI, los tejedores de Nimes en Francia, intentaron replicar un tejido italiano llamado Gene, y aunque fallaron, lograron desarrollar una tela única y resistente, que se ha convertido en una prenda indispensable en los closets del mundo.