Niemann no brilla en el cierre pero finaliza con -14 la CJ Cup

Joaquin Niemann golpeando en el hoyo uno. (Christian Petersen/Getty Images/AFP)

El chileno solo pudo marca -1 en la cuarta ronda del torneo que se realiza en Nevada. En el global eso sí, logró una marca de catorce golpes bajo el par.


Joaco cierra su participación en Nevada con catorce golpes bajo el par. Fue un torneo positivo, donde mejoró sensaciones y además pudo darse el lujo de clavar un birdie imposible en la segunda ronda. Lamentablemente cerró con su peor marca de la semana, al completa el cierre con 71 golpes, uno menos que la exigencia del campo.

Un arranque muy movido tuvo el talagantino en esta ronda final. Sabiendo que estaba en los puestos altos del certamen, Joaco salió con todo. El problema fue que esa explosión le trajo sonrisas y amarguras. Primero logró un birdie en el hoyo dos, ilusionando a sus fanáticos con un cierre glorioso, como esos a los que nos tiene acostumbrados.

Pero de los aplausos pasó a los lamentos. La bandera tres fue un golpe en seco. Un doble bogey que lo hundió en la tabla y complicó el camino. Su tiro de salida terminó fuera de los márgenes y de ahí todo se complicó. Un tercer golpe desde el rough no ayudó y no poder cerrar desde el green fue la confirmación del castigo.

Tras eso, calma en los siguientes cuatro hoyos. En el nueve una muestra de todo su potencial. Una bomba de 342 yardas desde el tee y después otro golpe certero para quedar a tiro del birdie. Así niveló un poco la cuenta, pero no lo suficiente para volver al puesto en que comenzó la jornada.

Por eso salió concentrado en los últimos nueve hoyos. No solo del día, sino que del torneo. Era todo o nada. Y en el 12 cayó otro birdie. Fue una jugada de extremos, de esas donde una cuota de suerte o un poco de pendiente marcan la diferencia. Joaco tiró un golpe de 330 yardas y quedó a centímetros de caer en un arroyo que rodeaba el green. Fue esa pequeña diferencia la que le sirvió para seguir descontando. Seguro en los dos golpes siguientes, Joaco ya quedaba con -14 en la general.

Con ese impulsó atacó el 15 y volvió a descontar. Igualado con estrellas como Brooks Koepka, Tommy Fleetwood y Scottie Scheffler, Niemann buscó con ímpetu en los hoyos finales. Había tenido una gran semana y quería cerrarla como tal. Con la temporada recién comenzando, estos torneos pueden ser un impulso anímico importante para los meses venideros.

Pero no todo sale según lo planeado. Su tiro de salida en el 17 cayó justo en el búnker de arena. Un error que a la larga le terminaría costando un bogey. El primero del día. Así Joaco caminó cabizbajo al 18, un hoyo al cual solo pudo vencer en la primera ronda.

Y allí nuevamente desde el tee al búnker. Pero a diferencia del hoyo anterior, Joaco logró salvar los papeles. Recuperó con un segundo golpe que lo dejó cerca del green y cerró el torneo con un par. Igualdad que le vale cerrar la CJ Cup con catorce golpes bajo el par, lejos de la punta (que pelean Rory Mcllroy y Collin Morikawa) pero también con un gran número en su tarjeta. Suma confianza y juego. Mantiene la ilusión de que la 21/22 será su temporada.

Sigue en El Deportivo:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.