Phil Spector: amenazas, amor por las armas y un sórdido femicidio

El productor que llevó a la fama a The Ronettes, y que trabajó con The Beatles y los Ramones, falleció a los 81 años por complicaciones del coronavirus. El músico cumplía condena por el homicidio de Lana Clarkson, ocurrido en 2003. Un juicio que sacó a la luz la faceta más perversa de Spector: sus exnovias acusaron reacciones violentas, juegos con armas y abusos.



“Si este no fuera Phil Spector, con mucho dinero para gastar, un juicio como este nunca hubiera durado tanto”, dijo Jean Rosenbluth, profesora de derecho en la Universidad del Sur de California y juez magistrada. “Los casos no suelen ir a juicio cuando hay tanta evidencia contra el acusado”, dijo la académica a The Guardian en abril de 2009, cuando se llevaba a cabo el segundo juicio contra el productor musical.

Un proceso que culminó con la condena a 19 años de presidio en la sede de Stockton, por el homicidio de la actriz Lana Clarkson, de 40 años, en 2003. Pena que Phil Spector cumplía hasta el pasado domingo 17 de enero, cuando falleció al ser trasladado desde su celda a un recinto hospitalario por complicaciones del Covid-19.

Conocido como el creador de “la muralla del sonido”, llevó a la fama a The Ronettes como su productor, así como trabajó en el álbum Let it be de The Beatles y End of the Century de los Ramones.

Si bien era considerado un genio musical, también había consenso respecto a su actitud más bien violenta y errática cuando no se cumplía lo que Spector disponía.

Un productor iracundo

“El modus operandi de Phil Spector era llevar a la gente al límite. No era exactamente inepto, simplemente era extremado”, lo describió el ingeniero de sonido Geoff Emerick, quien lo conoció durante las sesiones de grabación del sencillo “Instant Karma!”, de John Lennon.

Aunque el productor tuvo algunos roces con Paul McCartney por la eliminación del sonido más crudo que caracterizaría a Let it be, tras la separación de los fab four, Spector trabajó con George Harrison en All things must pass, y con John Lennon en Plastic Ono Band e Imagine.

Los Ramones también fueron en busca del trabajo de Phil Spector. Si bien a fines de los 70′ la banda de Queens tenía una gran fanaticada, invitaciones para telonear e incluso la participación en una película, aún no lograban un ansiado puesto alto en los ránkings musicales.

Pero ¿Cuánto estaban dispuestos a soportar con tal de brillar?

En una de las reuniones previas a las grabaciones de End of the Century, el bajista Dee Dee Ramone asegura que el productor lo amenazó con una pistola.

“Yo me enfrenté a Phil y le dije: ‘No sé cuál es tu maldito problema, estás agitando la pistola por todos lados y haciendo todas estas cosas... ¡Estoy cansado!, me vuelvo a la tropicana’. ‘Tú no vas a ninguna parte’ me dijo. Apuntó el arma en mi corazón y luego hizo un gesto para mí y para el resto de la banda para que volviéramos a la sala donde estaba el piano... Luego se sentó en su piano de cola negro y nos hizo escucharlo tocar y cantar la canción ‘Baby, I Love You’, hasta bien pasadas las 4:30 de la mañana”, recuerda en Ramones Autodiscography, de Trouser Press.

Y “Baby, I love you” efectivamente llegó a los ránkings musicales, en el lugar 24 en el Billboard Hot 100 y 11 en el UK Pop Chart.

Sin embargo, lo que comenzó como testimonios de reacciones violentas y fascinación por las armas, escaló a otro nivel en febrero de 2003, cuando Lana Clarkson fue encontrada sin vida en la mansión de Phil Spector.

El femicidio que lo llevó a prisión

“Creo que maté a alguien”, dijo el productor musical tras los sucesos, según el testimonio de Adriano de Souza, chofer de Spector en ese entonces. Una declaración que tuvo ocho versiones diferentes, según detalló el reporte de The Guardian cuando se desarrollaba el segundo juicio.

El cuerpo de la actriz de 40 años fue encontrado sobre una silla estilo Luis XIV, apenas unas horas después de conocerse en el House of Blues en Sunset Strip, California. Según Spector, “ella besó el arma”, argumentando que fue una suerte de suicidio accidental.

De Souza, un estudiante brasileño que trabajaba en ese momento como chofer suplemente de Spector, relató cómo llevó a su jefe a lugares como Trader Vic’s y Dan Tana’s, para luego terminar en el House of Blues.

Fue allí donde el productor conoció a Lana Clarkson, quien lejos de trabajar como actriz de Hollywood, estaba a cargo del área VIP del renombrado restaurant y sala de conciertos. Según reportó The Guardian, el gerente le solicitó que tratara a Spector “como oro”.

El chofer luego explicó que al regresar a la residencia del productor, Spector subió al automóvil en compañía de Clarkson, quien accedió a tomar unas copas con él. Dos horas más tarde, la actriz fue hallada con un balazo en la boca.

La defensa de Spector insistió en que los sucesos fueron un suicidio por parte de Clarkson, pero la Fiscalía demostró que no había ninguna evidencia de que la actriz tuviera tendencias suicidas.

Parte de los testimonios contra Spector apuntaban a que Clarkson se había comprado varios pares de zapatos recientemente, y un panel de expertos argumentó que las personas rara vez se suicidan en la casa de un extraño.

El caso encontró su veredicto final luego que el juez decidiera admitir las declaraciones respecto a actos anteriores de Phil Spector con mujeres y armas.

Varias exnovias declararon que Spector fácilmente pasaba de un hombre que regala flores, a ser alguien que pone una pistola en la sien para cumplir su voluntad.

Un violento historial

Dianne Ogden, una de las cuatro mujeres que subieron al estrado para testificar, declaró haber quedado “atónita” cuando “su Phil”, quien acostumbraba regalarle flores, enviar cartas y acomodar su silla; intentó violarla a punta de pistola. “Él fue, como, poseído por algo. No sé qué, pero no fue él”, registró CNN Internacional sobre el juicio.

Cuando se le pidió que describiera lo sucedido, dudó y luego respondió: “Odio decirlo, pero tenía un rifle en la mano. Si íbamos a tener relaciones, realmente no quería que fuera así”, sollozó.

Otra testigo, Melissa Grosvenor, recordó a Spector como un compañero “muy divertido” que la invitó a los partidos de los Knicks y la llenó de regalos, incluidos $1,500 dólares para una cirugía ocular con láser, hasta que una noche él la apuntó con un arma.

“Dije: ‘Estoy cansada y me quiero ir’”, testificó Grosvenor. “Se volvió para mirarme y dijo: ‘¿Qué? ¿Te quieres ir?’ y en ese momento, toda su conducta cambió”, dijo Grosvenor.

Dorothy Melvin, otra expareja, dijo al jurado que Spector era un hombre “muy encantador y sensible”, que siempre usaba una cinta roja para recordar a su hijo que había muerto de cáncer. Pero un incidente de 1993 con una pistola, la convenció de que “él se vuelve un lunático”.

Steven Levine, un ex fiscal adjunto del distrito de Los Ángeles, ahora abogado defensor penal en la práctica privada, dijo que la defensa “hizo lo mejor que pudo”. “Hay mucho que se puede hacer cuando la gente dice la verdad”, dijo Levine, quien observó el testimonio de tres de las mujeres y las consideró “muy creíbles”.

Finalmente, la defensa se centró en cómo las mujeres se diferenciaban de Clarkson, tanto físicamente como en su relación con Spector. Los cuatro eran pequeñas, y la mayoría parecían ser más bajas que el Spector. La defensa también contrastó las antiguas relaciones de pareja de Spector con la de Clarkson, quien acababa de conocerlo.

Luego de nueve días de deliberaciones, Phil Spector fue sentenciado a 19 años de cárcel, en abril de 2009. El productor de 81 años cumplió condena hasta el domingo 17 de enero de 2021, día que falleció por complicaciones derivadas del coronavirus.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.