BTS Chile: cómo funciona la legión de fans del grupo surcoreano que hizo estallar a nivel mundial la parodia de Mega

south-korean-boy-band-bts-backstage-during-the-61st-annual-news-photo-1097661412-1565598626

El llamado "ejército" de seguidores del grupo teje redes de forma veloz con seguidores de todo el planeta, para así viralizar en minutos noticias que guarden relación con la banda, ayudados además por las posibilidades tecnológicas de la actualidad. Eso hizo que el criticado sketch de Mega que aludía a BTS llegara a ser noticia en medios como The New York Times o NME.



Ayer el titular de The New York Times era ilustrativo y elocuente: “Una parodia en Chile movilizó al ejército de fans de la banda BTS contra el racismo”.

El periódico no sólo hacía referencia al sketch del programa Mi barrio de Mega donde se imitó a la banda de K-pop y que desató varias críticas de xenofobia por parte de sus seguidores y de otros medios internacionales; desde su entrada, el artículo consignaba que la escalada del tema sólo fue posible gracias a la capacidad de sus fans para movilizarse hasta convertir una polémica local en un asunto global.

Aunque quizás existan otras fanaticadas mucho más numerosas e históricas, la comunidad nacional e internacional que sigue al conjunto surcoreano es un fenómeno distintivo, casi único, que teje redes en distintas latitudes para que la información en torno a los cantantes no quede confinada en el olvido, en las barreras geográficas o en las dificultades para comprender otros idiomas. De hecho, basta pensar en su nombre: ARMY (ejército).

Formados en 2013 en distintas partes del orbe -sólo tres años después del nacimiento de la agrupación-, la legión de seguidores desde un principio se propuso aprovechar la posibilidades de las redes sociales para fortalecer su credo, encabezado además en su mayoría por jóvenes que habían nacido y crecido con la tecnología como una parte medular de sus vidas. Eso ha generado que, por ejemplo, cada vez que BTS da una entrevista o publica algún texto en coreano, sus seguidores se muevan rápidamente para traducirlos en todos los idiomas correspondientes.

Funcionan en rigor como un “ejército” bien coordinado, aunque su nombre también responde a algo más: según distintas páginas donde se detalla su historia, ARMY significa Adorable Representative M.C. for Youth (Adorable representante MC para los jóvenes), o sea, un guiño directo a los M.C., que es como se les llama a los vocalistas, anfitriones o maestros de ceremonias de un colectivo hiphopero. De alguna manera, su feligresía ve precisamente a BTS como los grandes jefes de un culto juvenil.

En el caso chileno, el ARMY local también se armó a alta velocidad y comenzaron a funcionar alrededor de 2013. Contactados por Culto para hablar en torno a la controversia desatada por Mi barrio, sus administradoras aceptan pero sólo a nombre de BTS Chile, sin querer revelar su identidad, ya que aseguran que, a partir de ayer, sus redes sociales personales se han llenado de insultos e improperios. “Las mismas cosas que dicen contra el grupo, ahora las empezaron a decir contra nosotras”, comenta una de ellas.

El grupo en 2020 en una de sus apariciones públicas.

Mirando en reversa hacia el fin de semana, cuentan que se enteraron de la parodia luego que una de sus integrantes viera en Twitter un par de comentarios criticando la rutina emitida el día sábado. Se empezaron a contactar de inmediato y ya el día domingo vieron el sketch completo, lo que les dio pie para emitir una suerte de comunicado en el Twitter oficial de BTS Chile, el que llega a cerca de 150 mil seguidores.

Ahí, según relatan, dieron un paso clave y que es parte de su genética como fans club: el texto donde expresaban su molestia lo publicaron en inglés, para que así fuera rebotado por comunidades de seguidores de BTS en todo el planeta. En cuestión de horas el tema no sólo era trending topic, sino que también había llegado a ojos y oídos de periodistas coreanos, como la columnista Jae-Ha Kim (Rolling Stone, Chicago Tribune), y era replicado por fandoms en India, Argentina y en la misma Corea.

En sus mismos mensajes en sus redes, ARMY Chile también llamó a reportar el hecho ante el Consejo Nacional de Televisión (CNTV), donde ayer se recibieron más de mil denuncias.

Una de las directores del grupo chileno de seguidoras continúa: “Lo que se hizo en Mega lo encontramos nada que ver, sobre todo luego que los propios BTS habían hablado hace no mucho contra la discriminación hacia las personas asiáticas. Habían dicho que pararan de burlarse, sobre todo con todo el tema del Covid. Hay una campaña fuerte en Estados Unidos para parar con el odio hacia los asiáticos. Entonces, en ese contexto, nos pareció que no nos podíamos quedar callados”.

“Mucha gente nos ha dicho ‘esto es sólo una parodia de BTS, es sólo humor, no sean alarcos, no sean llorones’. Pero va más allá de BTS. No nos molesta que hayan ocupado pelucas o que los actores se hayan disfrazado; nos molesta que, por ejemplo, cuando se imitó a una persona hablando en coreano, haya sido cualquier cosa, un idioma absurdo que no se entendía, para después decir que eso significaba ‘yo me vacuné’. No se puede jugar con eso”.

Los miembros de ARMY Chile subrayan que el timming fue malo no sólo por las recientes declaraciones de BTS o por el tiroteo sucedido en Atlanta en marzo, en donde el mayor número de fallecidos fueron personas de origen asiático.

También mencionan otro caso de hace sólo un par de semanas: el local Chicken Love You -administrado por Felipe Sánchez, hermano del conductor de TV Cristián Sánchez- comenzó a promocionar un sándwich al estilo coreano y con nombre en ese idioma. Una tiktoker chilena de ascendencia coreana se dio cuenta que, al traducirlo, el producto se llamaba “sándwich de murciélago”. Las quejas arreciaron contra Sánchez, quien se vio obligado a pedir disculpas en sus plataformas.

“Igual, no esperábamos que esta vez la repercusión fuera tan grande”, reconocen sus fans nacionales ante el eco de la noticia incluso en un medio como The New York Times o en la revista inglesa NME, la más importante publicación consagrada a la música en la isla. “Nos gusta ser un grupo de seguidores conscientes de la realidad, aportar a la sociedad, hablar de amor, de paz, de ayuda, de ser mejores personas, de no sufrir discriminaciones. Si una persona asiática se siente ofendida con un programa de humor, eso ya es un antecedente para tomarse en cuenta. La idea es sacar la voz: uno nunca sabe cuando algo como un programa de humor puede terminar en una situación más complicada”.

En la actualidad, el ARMY Chile lo constituyen personas que van desde los 12 años hasta más allá de los 50: un amplio rango que demuestra el carácter transversal que el pop coreano goza desde hace años en el mundo, constituyéndose en un fenómeno cada vez más masivo, peleando a la par los ránkings, premiaciones y portadas de revistas con los mega artistas del circuito anglo más tradicional.

En Facebook ya suman 104 mil seguidores. Aseguran que no poseen contacto con las compañías que manejan la carrera de BTS (entre ellas, Big Hit), más allá de pagar por membresías oficiales que dan acceso a pre-ventas de tickets, merchandising o adelantos exclusivos de los estrenos que prepara el conjunto.

Por ahora, dicen que esperarán cómo podría culminar el caso de Mega, en el que el canal ayer ofreció disculpas aseverando que “queremos manifestar nuestra absoluta empatía con quienes se pudieron sentir afectados por la sección “El late de Raquel” y les pedimos las disculpas correspondientes”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.