¿Por qué Chile retrocede en innovación?

Feria de innovación científica OpenScience

PABLO ROJAS MADARIAGA/AGENCIAUNO

Es cierto que el Estado debería invertir más en investigación y desarrollo, pero la responsabilidad mayor reside en el sector privado. Las empresas chilenas no invierten en I+D+i, aún con los incentivos generosos que el estado de Chile les ofrece plasmados en la ley de incentivo a la investigación.


Recientemente se dio a conocer el Indice Global de Innovación (GII por sus siglas en inglés) del Insead, la Universidad de Cornell y la Organización Mundial de Propiedad Intelectual. ¿Cómo figura Chile en este Índice? La respuesta es breve: MAL. Chile está peor que en el año 2011 con respecto a sí mismo y ha retrocedido un 14% con respecto a su mejor resultado (42,7 en 2012) y es el segundo país peor posicionado en innovación de los miembros de la Ocde.

Usualmente cuando se habla de los problemas del país con respecto a la innovación, se hace referencia al porcentaje de inversión en I+D+i con respecto al producto bruto del país, 0,4% en el caso de Chile. Este porcentaje es de los más bajos de los países Ocde, siendo el promedio Ocde 2,3% y algunos países como Finlandia con menos población y PIB que Chile llegan a invertir entre el 3,5% y 4% de su producto bruto en I+D+i.

Es cierto que el Estado debería invertir más en investigación y desarrollo, pero la responsabilidad mayor reside en el sector privado. Las empresas chilenas no invierten en I+D+i, aún con los incentivos generosos que el estado de Chile les ofrece plasmados en la ley de incentivo a la investigación.

Para tener clara la magnitud de la brecha en el sector privado, Finlandia destina US$7.200 millones anuales a I+D+i, de los cuales aproximadamente US$5.000 millones provienen del sector privado. Chile, con un PIB mayor que Finlandia, destina a I+D+i US$1.100 millones, de los cuales aproximadamente US$350 millones corresponden al sector privado. Los empresarios finlandeses invierten 14 veces más que sus pares chilenos en I+D+i.

Chile está retrocediendo en innovación, el factor más importante para llegar y mantenerse en el desarrollo. El Estado de Chile tiene la responsabilidad de establecer políticas públicas que fomenten y no desincentiven la innovación. Se deben rectificar las normas que inhiben el comportamiento innovador de las empresas e individuos.

Se deben difundir con más ahínco los beneficios tributarios a la investigación y, finalmente se deben atraer más talentos y fondos aprovechando la estabilidad institucional del país. Pero el Estado no es el único responsable, es tiempo que las empresas y los empresarios chilenos se comprometan y aumenten significativamente su inversión en innovación.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Aunque se trata de una investigación básica realizada en ratones, el científico que dirige el estudio, Baptiste Piqueret, asegura que los resultados "son prometedores".