Knighthead saca la voz y suma inversores chilenos a su oferta por Latam Airlines

El hedge fund norteamericano dice que su oferta es mejor para todos los accionistas y que el directorio de la aerolínea no tuvo la oportunidad de escuchar otras propuestas más competitivas y justas. Aseguradoras de los grupos Matte y Penta están participando en el esquema de inyección de capital impulsado por Knighthead y Jefferies.




Latam Airlines se acogió a la Ley de Quiebras de Estados Unidos a fines de mayo y el mundo financiero presagió que no solo los accionistas mayoritarios impulsarían fórmulas de rescate. También anticipaban la aparición de competidores como fondos de deuda corporativa y hedge funds. Y así fue.

En junio, Knighthead Capital Management, firma fundada en 2008 por Ara D. Cohen y Thomas A. Wagner y que actualmente maneja más de US$ 4.200 millones en activos, principalmente crediticios y de préstamos, compró en el mercado títulos de deuda de la aerolínea y se convirtió en el mayor tenedor de los pasivos de la compañía manejada desde hace décadas por la familia Cueto.

El hedge fund o fondo de cobertura norteamericano tiene una amplia experiencia financiando compañías envueltas en un proceso de Capítulo 11 de la ley de bancarrota estadounidense, como recientemente lo hicieron con Pacific Gas and Electric (PG&E) de California, que se erigió como la quiebra de una empresa de servicios básicos más grande en la historia de EE.UU. En este caso, Knighthead Capital lideró un grupo de tres hedge funds -donde estaban Abrams Capital Management y Redwood Capital Management- y le proporcionó a la eléctrica un respaldo por hasta US$ 14 mil millones.

Pero la experiencia más interesante de Knighthead aplicada al caso Latam está en que ha financiado a otras aerolíneas globales que han estado en bancarrota, como American Airlines, Delta o la fusión entre United y Continental. Incluso, fue uno de los principales accionistas de Air Canada por mucho tiempo y han invertido en Japan Airlines. Quienes conocen de cerca estas inversiones en aerolíneas por parte de esta firma financiera de EE.UU., aseguran que en todos los casos han logrado crecimientos, éxito operacional y rentabilidades.

A través de la firma de finanzas corporativas Jefferies, Knighthead Capital impulsó propuestas alternativas a los financiamiento que ofrecen las familias Cueto y Amaro junto a Qatar Airways, por US$ 900 millones en el tramo C, y Oaktree Capital, por US$ 1.300 millones en el tramo A, que cuenta con la venia de Latam y sus principales socios. Knighthead aparece entonces como el outsider, la propuesta independiente de los actuales accionistas de la aerolínea.

La firma financiera estadounidense ofrece los mismos montos que los tramos A y C de los accionistas, pero con otras tasas y comisiones. Knighthead comprometió alrededor de US$ 400 millones del financiamiento total, que también incluye a otros aportantes, como las compañías de seguros locales Penta Vida (del grupo Penta), Confuturo (controlada por la Cámara Chilena de la Construcción), Vida Security y Bice Vida (controlada por la familia Matte), todas parte del Comité de Bonistas Ad-Hoc del proceso del Capítulo 11, revelaron a Pulso Domingo personas que participan en la negociación.

De todos modos, esta semana, el juez James Garrity, quien dirige el caso en Nueva York, rechazó evaluar la propuesta del tramo A de Jefferies, lo que inyectó optimismo a los Cueto y a Qatar. En los próximos días, el magistrado deberá entregar su decisión sobre la oferta de los actuales accionistas de Latam. Knighthead espera además que se pronuncie sobre su fórmula de financiamiento del tramo C.

Habla el fundador

El cofundador y director de Knighthead Capital, Thomas A. Wagner, habla en exclusiva con Pulso Domingo a tan solo horas de que el juez dirima las fórmulas de financiamiento de Latam Airlines.

En una semana donde las partes involucradas defendieron con uñas y dientes sus propuestas, el ex managing director de Goldman Sachs responde las críticas que hicieron los representantes de Latam Airlines en la semana, quienes lo tildaron de ofrecer una propuesta oportunista.

“Las críticas contra la oferta de Jefferies-Knighthead son difíciles de entender. Nuestro enfoque es siempre ofrecer condiciones de financiación competitivas a las empresas que lo necesitan. A diferencia de la propuesta de ofertas insiders presentada por los principales accionistas, la oferta de financiación presentada por Jefferies se comercializó a cualquiera que deseara participar y también se puso explícitamente a disposición de los principales accionistas. Desde que apareció nuestra propuesta impulsada por el mercado el 14 de julio, las reacciones del mercado han sido positivas y los precios de las acciones y bonos de Latam han reaccionado en consecuencia”, sentencia.

Conocedores de los acercamientos entre Knighthead y los principales socios de Latam Airlines afirman que el hedge fund ofreció a los chilenos respaldar su préstamo de forma gratuita, siempre y cuando el mecanismo estuviera disponible para los tenedores de bonos y acreedores. La respuesta desde los socios de Latam habría sido “hablemos en un comparendo”, lo que habría dejado perplejos a los norteamericanos, quienes en estas situaciones no están acostumbrados a que la primera respuesta sea litigar, sin mediar evaluaciones.

Wagner defiende su propuesta de financiamiento. “Nuestra oferta es justa para todos los accionistas. Y la existencia de esa propuesta ya ha mejorado materialmente la propuesta de los insiders, lo que ha dado como resultado un ahorro de casi US$ 300 millones que beneficiará a todas las partes interesadas. No vemos ninguna razón para buscar acuerdos entre insiders que enriquezcan a unos pocos, mientras castigan enormemente a los accionistas minoritarios actuales. Damos la bienvenida a la colaboración entre acreedores y accionistas para ayudar a garantizar que Latam sea aún más fuerte después de la pandemia”.

Esta semana, Knighthead defendió que su propuesta de financiamiento del tramo C sería mejor por dos razones. La primera, es porque sería menos cara para la compañía, porque los intereses y comisiones son menores que la última modificación de propuesta que hicieron los Cueto, Amaro y Qatar. La segunda razón es que la propuesta de los actuales accionistas no cumpliría con la Ley de Quiebras de EE.UU., porque, a juicio del hedge fund, violaría la regla de absoluta prioridad, que es uno de los elementos más importantes de esta ley.

En línea con lo anterior, durante el caso judicial en Nueva York, la defensa del fondo estadounidense también ha subrayado que la propuesta de conversión de acciones con un descuento del 20% de los títulos de los Cueto y Qatar a cambio de su préstamo, les significaría a esta alianza un ahorro de costos por US$ 282 millones. De no mediar la opción de conversión de acciones, Knighthead ha sostenido que su propuesta es US$ 26 millones más barata, y si se le ofreciera a los principales accionistas un descuento al momento de canjear su préstamo, la opción de los norteamericanos sería US$ 193 millones más barata: en este último escenario calculan que el ratio de retorno para los Cueto-Amaro y Qatar sería de 39,3%.

Al ser consultado por las críticas que ha recibido su propuesta de financiamiento, Wagner responde a Pulso Domingo que “creemos que en lugar de criticar la oferta de Jefferies, los controladores de Latam deberían alegrarse de que las partes externas estén interesadas en financiar la empresa en condiciones aún mejores que las presentadas inicialmente por los propios controladores. Desafortunadamente, tenemos la impresión de que el directorio de Latam no tuvo la oportunidad de escuchar otras ofertas de financiamiento más competitivas y justas. La propuesta de Jefferies busca proteger el efectivo de la empresa al igual que todos los demás activos de la empresa. Creemos que esta propuesta dejará a Latam con un importante colchón de efectivo mientras busca salir de las garras de la crisis actual”.

Las cartas están echadas y las propuestas de financiamiento están a merced del juez Garrity. Lo claro es que cualquiera de las partes que se sienta perjudicada apelará en un plazo no mayor a quince días.

Comenta