Las reuniones de último minuto de Enel Américas

FILE PHOTO: A logo of Italian multinational energy company Enel is seen at the company's Milan's headquarters, Italy, February 5, 2020. REUTERS/Flavio Lo Scalzo/File Photo




Hasta Santa Rosa 76 -la sede de Enel Chile- se tuvieron que dirigir varios ejecutivos de las administradoras de pensiones luego de manifestar, a través de los medios de comunicación, su intención de rechazar la operación de fusión entre Enel Américas y Enel Green Power (EGP) en Latinoamérica, con excepción de Chile.

Así sucedió con los representantes de AFP Habitat, quienes fueron los primeros accionistas minoritarios de Enel Américas en explicitar públicamente su intención en ese sentido. Según comentan fuentes de la compañía, el propio Maurizio Bezzeccheri, gerente general de Enel Américas, se reunió con ellos para volver a explicarles los detalles del polémico proceso que finalmente fue aprobado este viernes, con el 88,14% de los votos, pero que de todos modos fue rechazado por Habitat y también por AFP PlanVital.

“Nosotros le ofrecimos a Habitat aclarar los puntos que tenían dudas y les dimos elementos. De hecho, ayer (jueves) Habitat fue hasta nuestras oficinas porque quería revisar las actas de los directorios desde cuando comenzó el deal”, corrobora Bezzeccheri. Añade que “nuestro esfuerzo máximo hasta ayer por la noche (jueves) ha sido aclarar las dudas, porque nuestro rol es permitir que todos los accionistas lleguen a la junta con toda la información que necesitan”.

Aclara además que no antes de las 18.00 horas del jueves conocieron la intención de Enel SpA, controladora de Enel Américas y de Enel Green Power, de ofrecer una OPA por hasta el 10% de las acciones de la compañía, como una forma de compensar la venta que tendrían que hacer las AFP al aprobar la fusión, dado que la italiana Enel subiría del actual 65% a un 75% de la empresa fusionada, información que fue entregada de inmediato al mercado.

“¿Por qué Enel hace esto? Porque no quiere entrar en un mecanismo conflictivo. Entiende que algunos de los minoritarios pueden tener un problema, porque algunos tienen que vender, porque lo dice la ley, y otros por estar disconformes. Y Enel dice, bueno señores, dado que no tienen salida, porque hoy en día el derecho a salida es de $ 110 por acción, tú podrías vender las acciones en $ 116, pero yo te doy más. Si tú tienes este problema, yo te doy por la salida $ 140. Por lo tanto, Enel actúa acá como accionista responsable y ofrece esta OPA que se llama de “protección”, porque quiere proteger a los minoritarios”, explica Bezzeccheri.

Pero el ejecutivo ya está dejando atrás la junta del viernes último y se está concentrando en lo que será la nueva empresa de Enel en América Latina. El equipo que lidera Bezzeccheri está armando el nuevo plan estratégico de la firma fusionada, programa que considerará duplicar la capacidad instalada del brazo renovable en la región hacia el año 2024.

Se trata de un plan de crecimiento que pasará de los actuales 3.700 MW que tiene EGP en Brasil, Perú, Colombia, principalmente en energía eólica y fotovoltaica, a unos 7.800 MW renovables hacia fines de 2024. “Al mirar las áreas de crecimiento, considerando los megas adicionales, Latinoamérica es el área de crecimiento más importante para el grupo Enel”, destaca el ejecutivo, quien adelanta que el nuevo plan se dará a conocer en febrero próximo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.