Las “soluciones basadas en la naturaleza” ganan terreno como fuente de empleo

La naturaleza presente en la generación de energía eólica.

Hasta 20 millones de nuevos trabajos se podrían generar, según la OIT. Chile tiene la meta de 180 mil empleos verdes y expertos plantean que hay oportunidades de actuar en cuanto a capacitaciones y rentabilidad.


Un estudio elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), señaló que podrían crearse 20 millones de empleos si se aprovecharan más las soluciones basadas en la naturaleza (SbN), que se definen como “medidas encaminadas a proteger, conservar, restaurar, utilizar en forma sostenible y gestionar los ecosistemas que hacen frente a los problemas sociales, económicos y ambientales de manera eficaz y adaptativa, procurando al mismo tiempo bienestar humano, servicios ecosistémicos, resiliencia y beneficios para la biodiversidad”.

Hoy, casi 75 millones de personas ya están empleadas en SbN. Según el informe, el 96% vive en la región del Asia-Pacífico y en países de renta media-baja, aunque la mayor parte del gasto mundial se produce en países de renta alta. Muchos de estos empleos son a tiempo parcial, equivalente a 14,5 millones de puestos de trabajo.

En los países de renta baja y media-baja, casi todo el trabajo realizado por SbN (98% y 99%, respectivamente) se lleva a cabo en los sectores agrícola y forestal. Este porcentaje se reduce al 42% en los países de renta media-alta y al 25% en los de renta alta. En los países industrializados, donde la productividad agrícola es elevada, el gasto se concentra en la restauración de ecosistemas y la gestión de recursos naturales, según el estudio.

En Chile, los empleos tipo SbN son parte de los objetivos del trabajo conjunto de un Comité Interministerial de Transición Socio Ecológica Justa, que reúne a los ministerios de Medio Ambiente, Energía, Economía, Trabajo, Salud y Desarrollo Social. El subsecretario del Trabajo, Giorgio Boccardo, que participó como entrevistado en el estudio, explica que en el programa del actual gobierno tiene como eje la transición justa, “que implica el tránsito desde un modelo vulnerable a la crisis climática ecológica, centrado principalmente en actividades económicas extractivas y con distribución desigual de la riqueza y las cargas ambientales, hacia una sociedad resiliente que fortalezca y desarrolle sectores productivos innovadores y sustentables”.

Aunque hay un reconocimiento que falta por avanzar en temas de SbN, el subsecretario indica que ya hay identificación de los nuevos perfiles que se necesitarán en el marco de la descarbonización de la matriz productiva y energética, como por ejemplo capacitaciones en hidrógeno verde o energía solar. Coincide Patsy Contardo, abogada y coordinadora de Políticas Internacionales de la ONG Uno.Cinco, quien plantea que, “Chile tiene un potencial extraordinario para el desarrollo de soluciones basadas en la naturaleza en pos de crear trabajo decente que hoy estamos desaprovechando. Diversificar nuestra matriz productiva y repensar cómo proteger y potenciar los servicios ecosistémicos. Por ejemplo, contamos con una posición privilegiada hacia al Pacífico que muchas veces olvidamos, pese al sinfín de oportunidades que representa”.

Pablo Marquett académico perteneciente al Centro de Cambio Global UC y autor de diversos estudios en la materia sostiene que está demostrado que las SbN son muy eficientes en cuanto a mitigación y adaptación al cambio climático. “Existen grandes oportunidades para la innovación en áreas como el manejo de reciclaje de residuos, reducción del uso de fertilizantes y pesticidas, nuevas dietas en la ganadería que minimicen la emisión de metano, cosecha de algas o cómo realizamos actividades en la acuicultura y plantaciones. Movernos a una industria más regenerativa, más orgánica, nos mueve hacia una oportunidad de mejoramiento de toda la comunidad”, dice Marquett.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.