Lo que debes saber antes de ahorrar en un APV

05 DE JULIO DE 2020 / CALAMA Adulto mayor en bicicleta con la mascarilla mal puesta, durante la cuarentena total crisis sanitaria COVID-19 que vive el pais. FOTO ALFONSO FERNANDEZ /AGENCIA UNO

¿Es el objetivo ahorrar para la pensión? ¿Qué régimen tributario conviene más?¿Cuál es mi aversión al riesgo? Estas son algunas de las preguntas que surgen sobre Ahorro Previsional Voluntario.




¿Es el objetivo ahorrar para la pensión?

-Desde Bice explican que la primera pregunta que una persona se debe hacer es si el objetivo por el que está ahorrando es mejorar o incluso poder adelantar la pensión, aprovechando los beneficios tributarios que el sistema entrega por esta vía.

De ser así, la mejor alternativa es el APV, dicen, pero si el ahorro se está realizando con la intención de retirarlo en un corto plazo para, por ejemplo, poner el pie de una casa, o cambiar el auto, entre otras alternativas diferentes a la pensión, “claramente el APV no es la mejor alternativa de inversión”. Esto, precisa, debido a que el APV tiene altos costos al ser retirado antes de pensionarse, los que dependerán del régimen tributario seleccionado al momento de realizar el aporte.

¿Qué régimen tributario conviene más?

-Si ya se está decidido a realizar inversiones en APV, es importante preguntarse: ¿Qué régimen tributario conviene más? “Esto depende de varios factores: en qué tramo de impuestos a la renta se encuentra, qué monto de ahorro se pretende realizar, y por cuánto se está cotizando en la AFP”, detalla Consuelo Valdés, subgerente de APV, BICE Inversiones.

En el régimen B, agrega, el beneficio tributario depende directamente de la tasa marginal de impuestos, en cambio, en el régimen A, el beneficio consiste en una bonificación fiscal que se recibirá correspondiente al 15% del monto ahorrado con un tope de 6 UTM al año (unos $300 mil).

¿Cuál es mi aversión al riesgo?

-Ya sea si invertirá en un APV o en cualquier otra inversión, es necesario conocer cuál es grado de tolerancia al riesgo. Es decir, qué actitud toma la persona ante la posibilidad de asumir pérdidas en sus inversiones. Existen diversas maneras y test para conocer el grado de aversión.

Solo una vez que se tenga una noción de para qué quiero invertir (vivienda, ahorro de emergencia, educación de los hijos, un fondo de emergencia o para mejorar la jubilación) y se sepa qué tan averso se es al riesgo, se podrá dar el siguiente paso de qué tipo de instrumento utilizar, así como también qué alternativa dentro de cada ítem. Un APV, por ejemplo, con exposición internacional, o más bien nacional, o más enfocado a renta fija o variable.

¿Qué pasa si saco mis ahorros del APV antes de mi jubilación?

-El APV tiene altos costos al ser retirado, explican desde Bice. Esto es porque si el ahorro lo retira del régimen tributario A, perderá la bonificación fiscal que le fue otorgada como beneficio en su momento y deberá tributar por la ganancia de capital del ahorro realizado. En el régimen tributario B, al retirar estos ahorros deberá pagar según su tasa marginal de impuestos (Global Complementario), más una sobretasa de castigo que varía entre 3% y 7% (depende del tramo de impuestos y del monto a retirar). En este régimen, al momento de realizar el retiro, la institución que administra este ahorro deberá retener el 15% del monto a retirar, monto que será enviado directamente al SII.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.