Manuel Irarrázaval: “Grupos chilenos miran como objetivo de expansión a firmas de entre US$ 500 y US$ 2.000 millones en EE.UU.”

EL pdte. regional de bofa merrill lynch, junto a José María Eyzaguirre, del estudio Claro & Cía., lideró las principales transacciones del año. Para 2019 tiene a cargo abrir en la Bolsa santiaguina la filial de shoppings de Cencosud y una firma de carnes brasileña.


Bank of America Merrill Lynch (BofA ML) es una de las principales instituciones financieras de EE.UU. y con fuerte presencia en Latinoamérica, donde nuestro país juega un rol fundamental, dado que las oficinas centrales de las operaciones del conglomerado a nivel regional o Nobramex, como le llaman (sin incluir a México y Brasil), están en Santiago.

El presidente de Bofa ML en Nobramex, Manuel Irarrázaval, asegura que 2018 fue un año de mucho crecimiento para su unidad, que totalizó transacciones por US$45.000 millones, entre ellas las más importantes de Chile, como la venta de acciones de SQM que hizo Nutrien por US$4.066 millones, la fusión del banco BBVA con Scotiabank, la entrada del negocio de combustibles de Luksic (Enex) a EE.UU., la concreción de la compra de Banmédica por parte de UnitedHealth en US$2.800 millones y el aumento de capital de Falabella de casi US$ 600 millones.

El ejecutivo ya se prepara para un 2019 con un alto nivel de actividad, pese a campanadas de desaceleración económica a nivel mundial.

¿Qué tendencia de transacciones están buscando las grandes empresas locales para crecer en el extranjero?

– Están mirando como objetivo de expansión el mercado de empresas medianas en EE.UU., es decir, que valgan entre US$ 500 y US$ 2.000 millones. Ahí tenemos una ventaja gigante, porque somos uno de los bancos con mayor capilaridad dentro de EE.UU. en ese mercado. Hoy el mercado chileno ya no le tiene susto ir a EE.UU., que es grande y fragmentado. Te sorprenderías de la liquidez que hay para comprar empresas allá.

¿Qué industrias locales serán activas en fusiones y adquisiciones en 2019?

– Ya se está viendo que la salmonicultura y también una segunda ola de transacciones en infraestructura y concesiones, donde los inversionistas que habían entrado están saliendo, porque les bajó el riesgo de su inversión. Por otro lado, hay inversionistas que están buscando oportunidades de tasas de descuentos, con tasas de retorno razonables y riesgo contenido. En ese aspecto Chile es ideal: país Ocde y con grado de inversión.

¿Qué tendencia se ve en adquisiciones por parte de extranjeros en Chile?

– Los chinos en búsqueda de recursos naturales, pero al mismo tiempo están teniendo mayores restricciones con la salida de capitales. Por ejemplo, la transacción de SQM nos tomó más tiempo de lo que podríamos haber esperado.

¿Cómo lidiaron con la mayor lentitud del proceso de compra de Tianqi en SQM?

– Estábamos conscientes de que esto iba a ser más trabajo y eso lo puede confirmar el abogado de la transacción que fue clave, José María Eyzaguirre. Su labor implicó mucho más trabajo de lo que hubiera esperado en otras circunstancias.

¿Cómo fue su experiencia en la venta de acciones de SQM, que fue el mayor remate en la historia de la Bolsa local?

– Aparte de lo grande de la operación, la califico como de las transacciones más importantes que me ha tocado hacer en mi vida. Fue de las cosas más complejas que nos ha tocado hacer, porque se tenían muchos actores distintos que opinaban y se estaba vendiendo una participación minoritaria sin control, pero de un tamaño muy relevante. Es difícil encontrar a alguien que compre más de US$ 4.000 millones y que no tenga control en la empresa que adquiere. Para nuestro cliente (Nutrien, la vendedora) la certeza era tan importante como la plata. Si no cerraban el negocio a la fecha iban a tener problemas.

Tianqi estaba rondando hace rato para comprar, incluso conversaron con Ponce cuando él quería vender. Además, había otros inversionistas interesados…

– Había varios interesados por comprar un paquete de SQM. No muchos, pero varios. Tianqi fue el que estuvo dispuesto a pagar más, con una visión de largo plazo sobre el litio y su importancia como mineral hacia el futuro.

¿Tenían un plan B?

– Teníamos otras salidas. Podríamos haber vendido las acciones en la Bolsa, pero no era lo óptimo desde el punto de vista del precio. Teníamos todo listo para hacerlo y nos preocupamos en preparar ese camino en caso de que hubiésemos tenido que tomar el plan B. Finalmente, se dio un remate abierto y limpio, no había ninguna preferencia para Tianqi.

Las aperturas en Bolsa para 2019

¿La apertura en Bolsa del área inmobiliaria de Cencosud es su operación más importante para 2019?

– Esa es una transacción muy interesante y será de las más importantes de 2019.

¿Qué avances tiene, cuáles son sus detalles y en qué mes se concretaría?

– Está programada para el primer semestre, pero eso no es algo fijo. Será entre US$ 1.000 y US$ 1.500 millones, dependiendo de lo que quieran levantar, lo que dependerá de muchas cosas, por ejemplo, qué activos se incluirán, cuánto porcentaje que quiere listar y cuánta deuda tendrá el vehículo. La decisión final la va a tener Cencosud.

También están armando la apertura en Bolsa en Chile de la firma de carnes Minerva, ¿cómo va esa operación?

– Avanzando, los inversionistas ya la conocen y se tendría que concretar en 2019. Es un productor de carnes a nivel regional que va a listar una compañía que incluya todas las operaciones fuera de Brasil. Será como una especie de Enel Américas, tendrá una plataforma en Chile, pero que opere en toda la región.

¿Le parece suficiente la gestión económica del actual gobierno?

– El gobierno ha tratado de pavimentar las cosas para que en Chile haya más productividad, creación de empresas y más facilidades para hacer negocios, pero tiene que ayudar más el mundo. Con una nube de guerra comercial entre China y EE.UU. encima, con una expectativa de menor crecimiento de China y su consecuente menor consumo de materias primas que provocaría un precio del cobre más bajo, hace que las expectativas para el crecimiento de Chile sea menos alto de lo que uno quisiera. A todo esto, hay que sumar nuevas incertidumbres, como si el Brexit se concretará o no.

¿Cuáles son sus proyecciones de crecimiento para Chile?

– De todos modos son buenas. Para el cierre de este año prevemos 3,8%; para 2019, 3,4%, y para 2020, 2,9%. Esto tiene que ver con el mundo entero, que se irá desacelerando, pero mantenemos la previsión de una inflación alrededor del 3%. El cobre lo vemos en US$ 2,86 por libra para 2019 y en US$ 3,02 por libra para 2020.

Seguir leyendo