Los riesgos por intentar forzar el regreso a la normalidad: padres lloran la muerte de su hijo de 11 años en vacaciones

Foto referencial. AFP

El menor falleció durante un viaje con su familia. Médicos evalúan los riesgos que representan algunas actividades en un planeta aún en pandemia.




Aunque EE.UU. ha comenzado a registrar en las últimas semanas una baja en sus casos y muertes por Covid, impulsados en parte por su amplia camapaña de vacunación -incluso el presidente Joe Biden decretó el fin del uso de las mascarillas en lugares exteriores- el país todavía lamenta algunas dramáticas muertes, que tristemente recuerdan lo peligroso que es aún el coronavirus.

Una sombría historia en la isla de Hawai volvió a demostrar la fragilidad de la actual crisis sanitaria, donde esta semana un menor de 11 años falleció por complicaciones de Covid-19, hasta donde había viajado de vacaciones con sus padres, que ya estaban vacunados.

El joven comenzó a mostrar síntomas horas después de llegar a Hawai, según funcionarios de salud locales. Sus padres habían dado negativo recientemente en la prueba de Covid-19, por lo que el Departamento de Salud de Hawai sigue investigando las posibles fuentes de contagio del menor, pues aún no estaba claro si el niño contrajo el virus mientras viajaba o antes del viaje.

Foto: AFP

Su muerte ha servido como un doloroso recordatorio de que, si bien el país ha logrado un número récord de vacunaciones y ha visto una disminución en el recuento de casos, no todos están a salvo todavía, y confirma la necesidad de mantener las precauciones sanitarias que ha operado durante toda la pandemia.

Casos excepcionales

Las muertes por Covid-19 entre los niños son extremadamente extrañas. Solo en EE.UU. por ejemplo, de los 570.000 casos resgistradas en lo que va de la pandemia, menos de 300 corresponden a niños (menores de 18 años). De hecho, el menor fallecido en Hawai tenía una cormobilidad que hasta ahora se desconoce, lo que habría complicado su caso.

El caso del menor en EE.UU. acrecienta la presión de algunos médicos de acelerar la vacunación a esta grupo etario de la población. Varios laboratorios alrededor del mundo ya están realizando ensayos clínicos en menores, muchos de ellos exitosos, por lo que algunos estiman que pronto podría haber una vacuna disponible para ellos.

Pfizer/BionTech, uno de los laboratorios que está más avanzado en un prototipo para los menores, ya solicitó una autorización para su uso ante la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, su sigla en inglés), la que se espere que pronto autorice su uso. De hecho, xxx, fundador de BionTech, aseguró que la vacuna podría comenzar a utilizarse tan pronto como el próximo mes en niños entre los 12 y 16 años.

El mismo laboratorio también pidió una autorización similar en EE.UU., la que se estima podría ser aprobada a fin de año.

“El problema es que, hasta que tengamos una vacuna, todavía habrá riesgo”, dijo el Dr. Aaron Milstone, pediatra y epidemiólogo de Johns Hopkins en un artículo del sitio web Yahoo! News. El médico luego agregó que “¿cuál es simplemente el riesgo está dispuesta a aceptar la gente?”.

Si bien no está claro si el niño que falleció en Hawai se infectó mientras viajaba, el caso sirve como una llamada de atención para las familias que podrían estar planeando vacaciones después de más de un año de un confinamiento forzado.

El Dr. Richard Malley, pediatra y director de la clínica de viajes en el Boston Children’s Hospital, también citado por Yahoo! News aconsejó a las familias que evalúen dos cosas al planificar un viaje con sus hijos: determinar el riesgo del viaje en sí y la disponibilidad de atención médica en sus destinos.

El riesgo de contraer Covid en un avión o tren mientras se está socialmente distanciado y se usa una mascarilla es relativamente bajo, dijo Malley (aunque otros expertos advirtieron que los comportamientos relacionados con estos modos de viaje, como comer en los restaurantes del aeropuerto, pueden aumentar significativamente el riesgo).

Señaló que se debe estudiar bien antes de viajar, si el pais de destino está con sus hospitales sobrepasados con pacientes Covid, y del mismo modo, cuál es el nivel de la atención médica.

Foto: Reuters

“Si bien el riesgo de viajar en sí mismo es manejable y no muy alto, es muy importante considerar a dónde va y si el país podría cuidarlo bien a usted ya su familia en caso de que ocurra algo”, dijo Malley.

Milstone aconsejó además a las familias que consideren el riesgo de viajar de manera racional: ¿están permitiendo que sus hijos asistan a pijamadas y cumpleaños en el interior de casas, sin usar mascarillas? Es probable que estas actividades sean más riesgosas que subir a un avión. ¿Y qué tipo de transporte tomarán cuando lleguen a su destino? ¿Pueden alquilar un automóvil en lugar de sentarse en un Uber con un extraño relativo?

“No le he dicho a nadie que no viaje”, dijo. “Creo que las personas pueden limitar los riesgos haciendo las mismas cosas que harían en casa”.

Según el Dr. Shruti Gohil, profesor de enfermedades infecciosas en la Universidad de California, Irvine, los riesgos también varían según cada familia y las condiciones de salud de sus integrantes. Por ejemplo, recomendó que los niños inmunodeprimidos o con problemas de salud respiratoria se abstengan de viajar en este momento. Y si viajan para encontrarse con un amigo o familiar inmunodeprimido, incluso uno que esté completamente vacunado, deben usar una mascarilla en el interior, advirtió.

Pero a todo ello, Malley dijo que quedarse cerca de casa sigue siendo la apuesta más segura.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.