Beñat San José: “El que trabaja fuerte merece saber por qué no está citado”

El DT español, líder con campaña perfecta en el torneo, habla del presente cruzado y de cómo se siente en su nueva casa. Entrega detalles de su trabajo, confiesa qué técnicos le inspiran y explica cómo maneja un plantel que ha debido asimilar el cambio de mano desde la partida de Mario Salas.


Alos 32 años, el español Beñat San José (hoy de 38), vivió su primera experiencia como entrenador en el extranjero. Fue lejos de casa, como toda su carrera. En Arabia Saudita comenzó un recorrido que hoy lo tiene por segunda vez en Chile tras dirigir primero a Antofagasta. Una segunda vez que partió a la perfección, con el equipo como único puntero y con balance perfecto después de las tres primeras fechas.

¿La UC era lo que imaginaba?

La verdad es que era todo lo que me esperaba, pero al mismo tiempo me ha sorprendido en el buen sentido. Uno ya escucha y sabe que Católica es un club muy serio, muy bien estructurado, muy bien organizado, con buenos profesionales en todas las áreas. Lo que hay es una calidad humana muy importante en el club y eso a mí me identifica mucho. Lo calificaría de satisfacción.

Dijo que veía a la liga chilena dentro de las tres de Sudamérica.

Sí, totalmente. Voy a dar un ejemplo claro de ello: para mí, la liga chilena es la que tiene mayor porcentaje de equipos que juegan bien al fútbol. Otras ligas tienen quizás más presupuesto, gente que juega en Europa, pero respecto a la calidad, creo que Chile es el que tiene mayor volumen de equipos que juegan bien.

El jueves se cierran los fichajes, ¿está bien así?

Estoy muy bien así. No sentimos tanto la posibilidad de traer a otro jugador, pero sí es verdad que no estamos cerrados. Como club no podemos estar cerrados a que el mercado internacional nos pueda dar un jugador muy importante. Somos un club muy apetecible para los jugadores y aún tenemos una plaza vacante de extranjero. Pero si no viene nadie, también estoy contento con lo que tenemos.

¿Cómo maneja lo de Cristián Álvarez, que alargó su carrera para jugar y no ha sido citado?

Es un profesional como pocos que he visto y para él, por encima de todo, está el escudo, la camiseta, el grupo y el equipo. Él es consciente de que si no le ha tocado jugar, más adelante lo hará. Lo que Álvarez sí te deja claro es que en el momento en que le toque se va a dejar la vida y eso me da mucha seguridad. Él como capitán, si ve que no le toca estar, sigue entrenando de la misma manera y para mí es un aliciente muy grande. Como uno más del plantel llegará su momento de jugar.

¿Acostumbra explicar a los jugadores sus decisiones?

Yo creo que en el fútbol no sólo hay que explicar lo táctico, lo técnico o los ejercicios físicos. Creo que también hay que explicar las decisiones, hay que mantener el foco en los jugadores. Lo hago para mantener el foco y el rendimiento. También porque somos personas y la gente que está trabajando muy fuerte merece saber por qué no está citado.

¿Prima tener contentos a los jugadores?

Eso es muy importante. Para mí la forma del equipo es todo: técnico, táctico, sicológico, estado emocional, todo. Uno intenta llegar a todos los puntos posibles para que el jugador y por ende el equipo esté enfocado; enfocado en aceptar si no está jugando, para que no baje el nivel de entrenamiento del equipo. O si está jugando, para emplearse de la mejor manera. Todo está dirigido en los detalles para que jugador y equipo estén lo mejor posible.

¿Cómo valora el esfuerzo de Buonanotte, debido al problema de salud de su padre?

Valoramos sobremanera lo que está haciendo. Queremos empatizar y ponernos a su disposición de lo que necesite porque no es nada fácil tener a un ser querido así. Él siempre hace los trabajos, no quiere perderse nada.

Carreño, 1,66; Rojas, 1,64; Buonanotte, 1,62. ¿Los pequeños pueden triunfar en el fútbol?

Es verdad que tenemos una media de altura un poquito baja, pero claro que pueden triunfar. También es verdad que tienen que potenciar al máximo sus virtudes y ser excelentes. En lo que no les ganan y son los más altos del mundo es en actitud y ganas. En el fútbol va el balón por el piso y ellos físicamente son buenos, fuertes y rápidos.

Usted, a diferencia de su antecesor, abre entrenamientos. ¿Muy celosos los que no lo hacen?

Yo también soy muy celoso de mi trabajo, te lo puedo asegurar. Creo que todo el mundo es celoso de su trabajo, o como se suele decir, ningún comandante quiere dar pistas de su estrategia antes de la batalla. Respeto mucho a los que cierran sus entrenamientos. Pero también creo que el aficionado y la prensa, para tener más cosas que difundir, tienen derecho a ver los entrenamientos.

¿Qué le ha aportado Patricio Ormazábal como ayudante?

Mucha información del club, de su historia, de los jugadores, de la cantera. Esos puntos eran indispensables para estabilizarme. Me ha ayudado mucho. Pero él también tiene una visión del fútbol muy rápida, muy natural, muy clara. Me ha servido para que mis conversaciones futbolísticas sean muy fructíferas. Y luego también está su persona, es un tipazo.

¿Complica el presupuesto de la UC para armar un plantel?

Yo lo tenía muy claro. Es un poco cuestión de perspectiva, que acá es potenciar al jugador chileno, potenciar al jugador de casa, pero también de saber que tenemos muy buenos extranjeros. La idea de la UC es hacer un compendio de todo: buenos chilenos, que los tenemos; buenos extranjeros, que los tenemos; y buenos jugadores de la casa para potenciar. A mí me parece un reto espectacular.

¿Qué opina de la cantera?

Es muy buena. Primero, está muy bien organizada. Los chicos no sólo tienen una educación futbolística muy importante, también hay valores. El club se esfuerza mucho en que a los chicos no les falte nada, que tenga educación personal y futbolística. Yo vengo de la Real Sociedad y allá era muy parecido, me recuerda mucho a la metodología europea la que hay aquí. Y luego está el talento de los jugadores, donde hay muy buena captación. El otro día estuve viendo a la Sub 15 y la Sub 17 y hay mucho talento.

Entonces, ¿por qué no confiar en un arquero canterano o por qué buscaron tanto delantero?

El equipo tiene muchísimos jugadores de la casa y luego hay que ver la competencia. El club consideraba que en el arco había que traer una contratación, yo también lo creía así. En la casa hay buenos arqueros, pero hay que darles también su tiempo. Hay chicos jóvenes que tienen que aprender, progresar. Mira a Dituro, tiene una edad perfecta para arquero, pero ya tiene 29-30 años. Y también creíamos que un arquero de su nivel y experiencia podía enseñar a los otros. Hoy por hoy, lo que mostramos es que si no viene un jugador que nos dé confianza a todos, contamos con los que están. Es importante que los jóvenes vayan creciendo con jugadores de experiencia.

¿Tuvo que cambiar mucho las metodologías técnicas que había?

No sé exactamente cómo se entrenaban cada día el año pasado, pero seguro, todo los cuerpos técnicos tenemos cosas diferentes, seguro que estoy haciendo cosas distintas que el anterior, así como también he oído de cosas muy similares. Sí puedo decir que estamos absorbiendo el gran trabajo que hizo el otro cuerpo técnico.

¿Cuánto le falta a la UC para que juegue como un equipo de Beñat?

Queda un tiempo para que la UC juegue así. También es verdad que en la búsqueda de cambios a veces agarrotas un poquito al equipo, o llevas a situaciones de duda, como es normal, pero con el tiempo vamos a hacer naturales esos conceptos. Vamos a intentar que no se borre lo bueno que ya tienen. Como todo en la vida, es necesario tiempo para evolucionar las cosas.

¿Cómo juega un equipo suyo?

Me gusta que sea un equipo muy completo, que busque el arco rival, que tenga un buen trato de balón, pero que hagamos uso de todas las fases del juego. No me gusta que vayamos a ser expertos en ciertas fases y no seamos buenos en otras. Hoy en día un equipo tiene que ser muy completo, tiene que dominar todas las fases y mi gran empeño será ese, con la etiqueta de tratar bien la pelota y buscar el arco rival.

¿Qué pasa si a fin de año no clasifican a una copa?

Sería una situación en la que no habríamos cumplido nuestro objetivo principal, que es que Católica esté jugando donde merece. Obviamente no sería lo que queremos, no sería el foco que queremos, no sería lo que estamos pensando y trabajando día a día.

¿En quién se reflejó para ser DT?

Me tocó tener buenos profes y maestros cuando era un chico. Cuando tenía 14 ó 15 años me gustaba mucho lo que me enseñaban, por ende me sentía con las ganas de traspasar y ahí ya entrenaba chicos de 8 ó 9 años. Me inspiraron los profes que tuve. Después, en el fútbol mundial, me tocó ver el Barcelona de Cruyff o el Real Madrid del récord de goles (107 en la liga 89/90, dirigido por el galés John Toshack), todo eso me estimuló al gusto de un fútbol de buen trato de balón, de ataque y está claro que eso es lo que estimula. Esa es mi cuna.

¿Cómo un técnico español termina dirigiendo en Antofagasta?

Estuve tres años en Arabia y en ese fútbol conocí muchísima gente, entre ellos a Sebastián Delgado, uno de los dueños de San Felipe. Él vio que tenía información del fútbol chileno, de Bielsa, de los jugadores, de Sampaoli. Un día salió el tema de que él creía que podía hacer un muy buen trabajo en Chile, yo también quería venir a enriquecerme al fútbol sudamericano y se dieron las circunstancias. Prioricé el fútbol a lo económico y aquí estamos.

¿Extraña algo de España?

Sí, todo. En lo personal, todo. Los amigos, la familia, tu casa, tu tierra, tu comida. Pero eso no quiere decir otra cosa, acá estoy encantado con la gente, con la cultura que ustedes tienen, con lo que enriquece conocer otros países. Siempre se echa de menos tu tierra, eso nos pasa a todos.

¿El folclore del fútbol chileno, árabe, boliviano o español?

No me podría quedar con alguno, todos me han sorprendido, todos me han enriquecido. En todos he visto cosas en que yo también he podido aportar.

¿Su carrera la siguen en España?

Sí, me siguen mucho, cada vez más. He tenido bastante prensa allí. Cuando fui hice bastantes entrevistas. También les interesa mucho mi trayectoria, cómo he estado en Arabia, cómo he estado en Sudamérica. Parece que no es tan común… Los títulos que he ganado parece que hacen que haya interés y yo también estoy muy orgulloso de que en mi país se preocupen por mi trayectoria y que salga a la luz.

Arabia, Antofagasta, Bolívar, Católica, ¿es un camino para dirigir en España? ¿A qué equipo?

Sí, puede ser un camino. De hecho, ya hemos visto que técnicos que han dirigido en Chile han estado en España, ya sea Pellegrini, Lasarte o Berizzo. Obviamente a todo entrenador le gusta dirigir en Europa, que hoy por hoy se dice que es el top del fútbol, pero la verdad es que no tengo ninguna prisa. España es el fútbol que conocí, es mi tierra. Después, obviamente la Real Sociedad es el equipo desde donde salí, mi equipo de la infancia, el equipo de mi ciudad y a uno siempre le gustaría dirigir al equipo de su ciudad, pero la verdad es que no lo veo con ninguna prisa u obsesión. Hoy por hoy el objetivo principal es ganar títulos con Católica.

El jugador chileno tiene fama de indisciplinado, ¿cómo la maneja?

El no emplear las normas tiene consecuencias en cualquier lado, en cualquier equipo o empresa del mundo. Pero antes de que se empleen las consecuencias, creo que tiene que haber diálogo y si alguien se ha despistado o descentrado y se ha ido en otra dirección, hay que direccionarlo inmediatamente antes de establecer ninguna sanción. A mí la verdad es que no me ha tocado eso, yo tengo un plantel muy profesional y por ahora no tengo más que decir que al futbolista chileno lo veo serio, disciplinado, profesional. Ahora, en todos los países hay casos de indisciplina, no sólo en Chile. Ocurre en todos los países, absolutamente en todos, porque todos somos seres humanos.

¿Qué quiso decir con lo del Atlético Madrid y la comparación con la UC?

No dije nunca lo del Atlético. Lo que pasa es que empezamos a hablar de estadísticas y el periodista me comentó que por presupuesto y por hinchas, la Católica era el tercero de Chile y yo le dije que sí. Y el periodista me dijo ‘ah, como el Atlético’, y ahí le dije ‘bueno, puede ser’.

Colo Colo con Valdivia, Valdés, Paredes; la U con Pinilla, Pizarro y Beausejour, ¿asusta? ¿desafía?

A mí me motiva mucho. Los clásicos me encantan, creo que son los partidos más bonitos, con más gente, los ven fuera de Chile, se divulgan. Para mí son pura motivación, puro reto. Si tienes la pelota sabe mejor, si metes un gol sabe mejor, si defiendes bien sabe mejor. Todo se multiplica. Son como pequeñas finales. Los respeto, sí, pero como a todos los equipos de Chile. Sí que son un plus de motivación para mí.

¿Qué promete Beñat San José en su paso por Católica?

Primero un total sacrificio para que la hinchada se identifique y se sienta orgullosa de su equipo y jugadores, eso para mí es lo primordial. Después, que todo lo que trabajemos día a día sea para ganar cada partido, ser competitivos e ir por los títulos. Este año jugamos dos títulos, la liga y la copa, y yo prometo que vamos a ir con todo para poder conquistar ambos. Sabemos que es muy difícil, que hay muchos que también lo quieren hacer, pero nosotros vamos a ir en ese foco.

Seguir leyendo