El plan copero del Cacique

Tapia ya definió las cuatro posiciones a reforzar: un central zurdo, un relevo a Valdés, un extremo y un punta. El club estudia una intertemporada en Brasil y un director deportivo con mando “a la europea”.


La clasificación a octavos de final de la Copa Libertadores arrastra nuevas responsabilidades para Colo Colo. Y para cumplirlas, el directorio de Blanco y Negro comenzó a diseñar un ambicioso plan.

Una de las principales demandas de Héctor Tapia y su cuerpo técnico tiene relación con una urgente nivelación física del plantel. Es por ello que se aprobó la realización de una intertemporada. “La idea es que en el segundo semestre el plantel sea capaz de aguantar la carga en dos frentes. El campeonato nacional no se puede descuidar, porque hay opciones todavía. O al menos se puede pelear la clasificación a la Libertadores del próximo año”, dicen desde la concesionaria.

Ayer, en su regreso a Santiago, el timonel Gabriel Ruiz Tagle dio algunas luces de lo que se pretende en ese aspecto. “Queremos preparar una muy buena pretemporada, aprovechando el receso, probablemente en el extranjero”, expresó.

Se estudia Brasil como destino de esa fase de preparación. No obstante, dependerá de otros factores para que se concrete. La idea de sacar a los jugadores del país apunta a que puedan estar tranquilos y logren dejar atrás el estresante primer semestre que vivieron.

Otro aspecto que urge al cuerpo técnico es reforzar el plantel. “Nos hemos comprometido con Tito para eso, pese a que las arcas del club no están en el mejor estado”, acotó Ruiz Tagle.

En esa línea, el DT albo ya comunicó a la dirigencia cuáles serán sus prioridades. Como se liberó el cupo de Fernando Meza, podrán fichar a cuatro jugadores. El estratega busca un defensa que también pueda desempeñarse como lateral izquierdo; un volante alternativa a Jaime Valdés; un extremo y otro delantero.

Como a Tapia le gusta jugar con punteros y los cupos foráneos están limitados, en ByN apelan a opciones nacionales. Y ahí surgen las posibilidades de Martín Rodríguez y Juan Delgado. Ambos jugadores tienen pasado en Macul y se adaptarían perfectamente al esquema del entrenador. El primero no es considerado en Cruz Azul. En ese caso, la fórmula para repatriarlo sería un préstamo. No obstante, maneja ofertas en México. Una de ellas es de Pumas.

El segundo, en tanto, se ve más alcanzable. Actualmente alterna con los titulares en el modesto Tondela, de la Primera División de Portugal, equipo con el que acabó en la medianía de la tabla. Se encuentra cedido desde enero y hasta 2019 por el Gimnastic de Tarragona.

Por otra parte, en los próximos días se busca levantar los nombres para cumplir la función de gerente deportivo. En ByN ya establecieron un perfil para esa función. Buscan a una persona identificada con el club, con conocimiento del fútbol chileno y que se haga cargo del fútbol joven, femenino y del primer equipo. “En el papel estas responsabilidades las han tenido todos los que han ocupado el cargo antes, pero en la práctica no se cumplían”, apuntan.

Asimismo, se espera que el director deportivo adquiera mucho protagonismo. “Buscamos un perfil europeo. Es decir, una persona que vaya a las conferencias de prensa y que dé la cara y se relacione con el directorio. Así, se evita que el presidente tenga que salir siempre a hablar de temas futbolísticos”, sostienen.

De todas maneras, los plazos no van a ser inmediatos. Los candidatos presentarán sus propuestas y luego serán analizados. El proceso podría extenderse por un par de meses. La urgencia que dijo Ruiz Tagle su primer día pasó a mejor vida. Además, se está a la espera de la aprobación del aumento de capital a US$ 10 millones, también anunciada ese día.

Seguir leyendo