Serena Williams estuvo al borde de la muerte tras dar a luz

La tenista se refirió por primera vez a las diversas complicaciones que sufrió luego de la cesárea a la que fue sometida.


Lo que parecía la mayor felicidad del mundo pudo ser mortal. La tenista Serena Williams reveló que el parto de su primera hija en septiembre de 2017 estuvo a punto de costarle la vida. “Casi muero después de dar a luz a Olympia. Sin embargo, me considero afortunada”, fueron las primeras declaraciones de la estadounidense a través de una carta publicada en CNN.

Según comenta en el relato, todo comenzó cuando el ritmo cardíaco de su bebe bajó drásticamente al inicio de las contracciones, por lo que tuvo que ser sometida a cesárea. Esto le provocaría una embolia pulmonar. “Debido a mi historial médico con este problema, viví con miedo esta situación. Entonces, cuando me quedé sin aliento, no esperé un segundo para alertar a las enfermeras”.

“La herida de mi cesárea se abrió debido a la tos intensa que sufrí como resultado de la embolia. Volví a cirugía, donde los médicos encontraron un gran hematoma, una hinchazón de sangre coagulada, en mi abdomen. Y luego volví al quirófano para un procedimiento que evita que los coágulos viajen a mis pulmones. Cuando finalmente llegué a casa con mi familia, tuve que pasar las primeras seis semanas de maternidad en la cama”, detalló la tenista.

Si bien Serena había comentado que el parto de Alexis Olympia Ohanian Jr tuvo complicaciones, es primera vez que se refiere a la situación con detalles.

La tenista agradeció al equipo médico que la salvó, señalando que “si no fuese por su profesional cuidado, no estaría aquí hoy”.

Seguir leyendo