Toni Nadal: “Personalidad no es lo que tenía Ríos, no somos tontos…”

Hoy comienza el ATP de Barcelona, un torneo donde también participa Nicolás Jarry y en el que el ex coach de Rafa es un experto. También lo es en chilenos de los tiempos.


Barrio de Sarrià, sector alto. Real Tenis Club de Barcelona, el escenario donde se disputa el torneo Conde de Godó, la cita de Nicolás Jarry a partir de hoy. Al entrar al Salón de Honor, las placas de los campeones. Destacan prodigios como el sueco Björn Borg o el checo Ivan Lendl. ‘Hans Gildemeister’, se lee en una. Fue en 1979, cuando el único chileno que ganó el torneo venció al estadounidense Eddie Dibbs por 6-4, 6-3 y 6-1. En 1996, fue la última vez que un nacional disputó la final. Marcelo Ríos se enfrentó a Thomas Munster. El Chino dio la batalla, pero ganó el austriaco 6-3, 4-6 y 7-6. Para explicar la importancia del torneo, qué mejor que Toni Nadal, ex entrenador y artífice de uno de los tenistas más ganadores de la historia del tenis (10 veces alzó el torneo español). “Significa mucho… Es muy especial para los españoles. La competición con más solera del tenis español, el trofeo de toda la vida”.

Allí ganó Gildemeister en 1979.

Yo estuve en el Godó en esa final, la vi en vivo. Se tuvo que aplazar por la lluvia y demoró muchas horas. Gildemeister era muy complicado de enfrentar, porque jugaba todo a dos manos y era muy rápido y te pillaba fácilmente. También vi a Jaime Fillol, de mucha calidad y buen toque, de mucho estilo y tenis bonito de apreciar.

¿Cómo define a Nicolas Jarry?

He escuchado comentarios sobre su gran calidad. Pero aún no lo he visto jugar nunca. Tendré que verlo esta semana a ver qué nivel tiene. Para Jarry, el Godó será una gran prueba.

Otro joven chileno, Christian Garin, estuvo en su academia…

Lo conozco mucho. Estuvo entrenando con nosotros en Manacor. La primera vez que lo vi fue en Chile, en el ATP de Viña. Recuerdo muy bien un gran partido que hizo contra Chardy, y me causó una gran impresión.

¿Le ve futuro?

Creo que a Garin le ha faltado un poco de pasión. Pasión para mantener la mente clara en puntos o jugadas límite. Lo cierto es que tiene mucho futuro. Lo he seguido mucho porque pienso que tiene mucho talento. Hemos entrenado juntos y la verdad es que tiene un buen potencial. Pero sí, para despegar le ha faltado un poco de pasión en algunos momentos. Cuando tenga más, va a estar en el top 100. Le falta ese pequeño paso de maduración. Cuando lo haga, estará ahí arriba.

¿A qué se refiere con pasión?

Pasión es pasión. Por ejemplo, una cuota extra de fuerza. Pero creo que se va a meter rápidamente en el top 100 y a partir de ahí ya va a depender de él. Potencial sí tiene. Buenos golpes, un gran drive y un físico privilegiado.

¿Se acuerda de Marcelo Ríos?

Claro que me acuerdo. Un tipo de un carácter muy difícil.

¿A qué se refiere con eso?

A lo que tú sabes. No quiero hablar. Bueno y, si no lo sabes, qué quieres que te diga…

No lo sé.

Lo siento, no te lo voy a contar.

¿Ríos fue un tenista con personalidad?

¡No señor! ¡Personalidad no es lo que tenía Ríos! No somos tontos… ¡Qué va a ser personalidad eso!

¿Se refiere a algo extra tenístico?

¡Sí, claro! Pero ya te lo he dicho, joder… Dentro de la cancha, un gran tenista; fuera, un carácter difícil. No voy a seguir hablando de esto…

¿Tuvo algún problema con Ríos?

Si me sigues preguntando de esto, terminamos la entrevista.

Entonces hablemos de tenis.

De tenis, sí.

¿Cómo lo describe como jugador?

Si hablamos de tenis, hay que decir que fue un gran jugador. Tenía una gran habilidad y una desarrollada concepción del tenis, elevada. Y al final de su carrera vio que gente con mucho menos tenis que él empezaba a ganar títulos y a subir en el ranking y hasta ganarle, y se desmoronó. Supongo que eso le frustró un poco. Pero Chile tiene más que a Ríos. Para mí, Nicolás Massú y Fernando González marcaron una época en el tenis chileno…

¿Pone algún escalafón?

No, pero con Massú, por ejemplo, tuve una gran relación, entrañable. Además, fue un gran jugador. Tuvo como clímax de su carrera las medallas olímpicas. González fue un poco más completo, estuvo años dentro de los mejores. Al final los problemas físicos lo apartaron de la élite. Tengo recuerdos de muy buenos partidos de Rafa contra González. Algunas le ganamos, otras ganó él.

Marcaron una época…

¡Fue una gran sorpresa! Que ganaran esas medallas de oro fue una sorpresa para el mundo. En el papel había otros de mejor ranking y más laureados. Ellos ganaron bien porque tuvieron más coraje. Y después, recuerdo la final que hicieron González contra Rafael en 2008 para la medalla de oro.

¿Cómo recuerda esa final?

Yo estaba ahí… Fue muy difícil. Estaba muy nervioso, sabíamos que jugábamos contra un rival muy complicado. En aquellos momentos, González era uno de los mejores del circuito, no era nada de fácil ganarle. Al final, Rafael pudo ganar en tres sets, 6-3, 7-6 y 6-3. Recuerdo que fue un partido muy duro y largo, como todos los que jugabas contra Fernando González, de intensidad, complicados, duros. Recuerdo que Rafa me dijo que esa final fue de las más importantes de su carrera. Lo tomamos con esa importancia, porque era un título que no habíamos logrado, los Juegos Olímpicos.

¿Qué caracterizaba el tenis de González?

Un gran saque, excelente. Un muy buen drive también. Te podía hacer un golpe ganador desde cualquier posición de la pista y eso siempre es una incomodidad. Cuando estaba bien, era muy difícil jugar. Constantemente hacía golpes ganadores.

¿Sabe que Massú es capitán de Chile en Copa Davis?

Claro que sí, sigo mucho a Massú, es un gran amigo. Me da muy buenas sensaciones esta noticia, porque cuando tienes a buena gente en los cargos importantes, favorece que haya éxitos y buen entendimiento entre los estamentos. Ganan todos. Conozco a Massú y tiene mucho talento para comunicar sus ideas. Es notable que tenga la oportunidad de capitanear a Chile, un país con tanta tradición tenística. Es un premio para él porque fue un gran jugador, con mucha experiencia dentro del circuito profesional. Y eso tarde o temprano va a finalizar con títulos para Chile.

¿En qué etapa de su carrera está Rafa Nadal?

Está en un gran momento de juego, con mucha ilusión en seguir arriba. Rafa está muy mentalizado para hace runa buena temporada de tierra y un año en general. Y está sobre todo con la ilusión. Esa misma ilusión que ha tenido en su carrera y que le ha permitido estar tantos años en la élite mundial.

¿En qué lugar de la historia está Rafa Nadal para el tenis y el deporte mundial?

Para el tenis español Rafael va a ser un referente durante muchos años. Lo que ha conseguido no es fácil. Y después, a nivel mundial, ya tiene un nombre en la historia como uno de los mejores jugadores que han existido. Cuando ha ganado 10 veces el Godó, 11 veces Montecarlo, 10 veces Roland Garros… pues algo hizo dentro del ámbito mundial. Pero más allá de los títulos, es el ejemplo para las nuevas generaciones. Eso es lo que busca. Más allá de ganar o no un partido, es la forma de cómo ganarlo, el sacrificio, la entrega.

¿A qué atribuye los cambios y nombres nuevos en el ranking?

Hoy en día se da una circunstancia que pocas veces se ha dado. Muchos jugadores de renombre están atravesando problemas físicos. En los últimos años estábamos acostumbrados a ver a Djokovic, Murray, Raonic, Wawrinka, Berdych. Hay muchos lesionados y están mucho más abajo. Por ejemplo, Djokovic y Wawrinka no se han recuperado del todo y eso ha dado chances a otros nombres más nuevos, como Zverev, Dimitrov, Thiem, Anderson, Isner. Curiosamente Federer sigue por buen camino y Del Potro siempre está. De los más difíciles del circuito. Hoy está todo un poco más abierto. Hace años, los cuatro de arriba eran casi inamovibles: Federer, Djokovic, Murray y Nadal. Eso cambió el año pasado. Hoy hay más posibilidades.

¿Ve futuro en estos nuevos jugadores o sólo atribuye su ascenso a las lesiones de los otros?

La lesiones es producto de la edad, del desgaste del circuito y de que los grandes tenistas van bajando su nivel. Es algo normal. Mantenerse tantos años ahí es desgastante. El futuro es esperanzador, porque vienen unos jóvenes que lo están haciendo muy bien como el alemán Zverev, el austriaco Thiem, el búlgaro Dimitrov. Creo que toda esta nueva camada de tenistas van a ser los líderes del futuro y supongo que este año ya van a tomar el relevo, este año 2018 habrá cambios y en esos cambios es bueno verlos de forma positiva para el tenis mundial.

¿Qué hay que tener para ser un campeón?

Lo primero, tener unas condiciones físicas y coordinativas sobre lo normal. Para mí, los grandes jugadores tienen que cumplir dos condiciones. Una que es difícil que les ganes los puntos; suelen ocupar muy bien la pista y no dan un punto perdido, no te regalan nada, tienen ambición. La otra es que son capaces de ganar puntos perdidos. Cuando se da esta combinación, hay un gran campeón detrás. Cada uno tiene una característica. Por ejemplo, Rafael tiene una fortaleza mental que lo hace ser muy fuerte. González tenía un drive muy potente. Ríos tenía una gran imaginación en sus golpes. Federer tiene una habilidad extrema para jugar en la red. Todos tienen algo especial cuando se está ahí arriba.

Seguir leyendo