Los coletazos del #MeToo acechan a la industria audiovisual chilena

Herval Abreu fue acusado por siete mujeres de acoso y abuso sexual. Foto: Archivo/Agenciauno

Dos nombres denunciados por acoso y abuso sexual en los últimos días han puesto en alerta al medio local. Los canales han reforzado sus protocolos esta semana, en medio de un clima donde se asume que vendrán más casos.


Es un mundo distinto desde octubre del año pasado, cuando se hicieron públicas las denuncias por acoso y abuso sexual en contra de Harvey Weinstein, uno de los productores más poderosos de Hollywood, a lo que siguieron un centenar de nuevas denuncias en contra de otros rostros, tanto del mundo del entretenimiento como de otros rubros. Nació el movimiento #MeToo, y con este, una postergada conversación sobre las diferencias de derechos entre hombres y mujeres.

Ahora es la industria televisiva chilena la que enfrenta su propio remezón, luego que hace una semana Herval Abreu, quizás el nombre más importante de las teleseries nacionales en los últimos 20 años, fuera acusado de abusar sexualmente de por lo menos siete mujeres, en un reportaje de la revista Sábado. Una noticia que significó un terremoto en el medio local, y que obviamente invitó a la comparación con Weinstein.

Así como el productor hollywoodense fue la primera ficha en caer y generar un efecto en cadena, el caso de Abreu podría ser sólo el comienzo para una exploración profunda del acoso y el abuso sexual en el medio local. Dos días después del reportaje sobre Abreu, la actriz Catalina Bianchi acusó al actor Roberto Farías (hoy en Perdona nuestros pecados) de una agresión sexual, que habría ocurrido en 2014.

Quizás aún es pronto para saber si un movimiento de la magnitud de #MeToo se replicará a nivel local, pero los canales de televisión abierta parecieran haber entendido que se avecina una nueva era. Más de una conversación ha existido esta semana en los cuatro principales canales nacionales (Mega, TVN, Chilevisión y Canal 13) sobre el tema. Dos denunciados en una semana es, por lo menos, para estar alerta.

En los canales de Turner Chile, por ejemplo (Chilevisión y CNN Chile) se han reiterado los protocolos de denuncia en la eventualidad de estos casos en reuniones semanales de la plana ejecutiva, para que cada uno pudiera transmitir la información a sus equipos. “En las reuniones regulares que sostienen los productores ejecutivos, se reiteraron los procesos y protocolos que tiene Turner Chile respecto de las denuncias en general. Esta práctica es habitual en estos encuentros, ya que tienen que ver con la política de Turner a nivel mundial”, explican desde el grupo.

Desde Canal 13, la casa televisiva de Abreu en la época en la que habría cometido la mayoría de los abusos de los que se la acusa, también se han movido respecto al tema. “Se han reforzado los protocolos y la difusión de éstos. En la intranet está actualizado el instructivo ‘Procedimiento de denuncia, investigación y sanción del acoso sexual en Canal 13’ para que los trabajadores del canal sepan qué hacer en caso de que se produzca una situación de este tipo”, aseguran desde la estación.

En dicho instructivo se define lo que es el acoso sexual, quién lo puede cometer y un procedimiento paso a paso de lo que ocurre en caso de denunciarlo. “En reunión con los ejecutivos se ha reforzado la tolerancia cero que tiene el canal al respecto y, dada la naturaleza del tema, se les ha pedido que directamente lo aborden en sus áreas para comprometer personalmente a que esto no vuelva a ocurrir. Además, a los programas se les ha dado lineamientos en torno a cómo abordarlo evitando re-victimizar a quienes lo han padecido”, agregan desde la señal de Luksic.

Durante la semana, Mega también anunció que investigaría la situación de Farías. El director ejecutivo de la estación, Patricio Hernández, envió un comunicado interno a los trabajadores, reiterando que el canal “no tolerará” episodios de este tipo. El comunicado contenía extractos del reglamento interno del canal, distinguiendo entre abuso sexual y laboral, los canales para denunciarlos y las sanciones contra éste, que van desde una multa hasta el término del contrato.

“Debemos estar en permanente revisión de nuestros protocolos y hacer bajadas específicas para, por ejemplo, establecer transparencia absoluta al momento de hacer un casting. Se trata de implementar un procedimiento pulcro e higiénico, un método de trabajo que se aplique en las pruebas de cámara, de vestuario, de manera que resguarde cualquier posibilidad de conducta inadecuada o que atente contra la dignidad de las personas. Que todo quede grabado, que siempre haya más de dos interlocutores presentes. Una medida concreta para resguardar el respeto inter empleados ha sido que toda la nueva arquitectura de Mega cuenta con oficinas de vidrios donde cualquiera puede ver qué es lo que está sucediendo en su interior”, explica Claudia Yurac, gerenta de personas y organización de Mega. Yurac también dice que desde que se mandó el memo el martes, se ha recibido una denuncia, que se está determinando si es acoso o comportamiento impropio.

En TVN desde 2013 existe un procedimiento de desarrollo de casting para sus programas, justamente para evitar problemas de este tipo. “En ese tiempo se consideró necesario y prudente normar ese trabajo y fue mucho antes de que se dieran a conocer los casos que hoy están en la palestra. Ese ‘manual’ es el que usamos hasta hoy. Está disponible para todos en la intranet del canal y es el que aplicamos en 2018 para el proceso del nuevo Rojo”, explica Hernán Triviño, gerente de asuntos legales de TVN. “En Rojo 2018 estamos cerrando un documento con reglas básicas que aplicar una vez que el nuevo programa esté al aire y que eventualmente podría servir para todo el canal”, detalla.

Estupefactos

El mundo actoral se vio fuertemente impactado tras las acusaciones contra Abreu. Consultados por La Tercera, la mayoría declinó referirse al tema y otros simplemente no respondieron los mensajes.

Luz Valdivieso, que actualmente se encuentra en las grabaciones de la próxima teleserie nocturna de Mega, fue una de las que accedió a hablar. Si bien considera que el caso traerá “un cambio para mejor en cómo se hacen las cosas hoy”, también fue enfática en destacar la importancia de la denuncia formal: “Es importante saber cuál es el procedimiento a seguir ante abuso o acoso laboral, que es hacer la denuncia que corresponde ante la inspección del trabajo. Creo que esa es la forma en que debemos actuar. Ni a través de la prensa, ni mucho menos de las redes sociales. Nadie puede ser puesto en la hoguera sin un debido proceso”. La actriz agrega que no se trata de una cuestión de género ni de algo que suceda más en esta industria que en otros ámbitos, sino que “es más visible ya que nosotros estamos más expuestos”.

Para la presidenta de Chileactores, Esperanza Silva, la industria de la TV “no está preparada (para estos casos), como país tampoco. Estamos bastante lejos de los estándares éticos deseables. El primer abuso hacia las actrices es que ganen menos que los actores, ese solo hecho ya nos ubica en una posición de menosprecio”, y agrega: “Nos estamos coordinando con el sindicato de actores Sidarte y con el sindicato de técnicos Sinteci, para en conjunto conformar una comisión de género y elaborar seriamente un protocolo”.

La actriz también responde a quienes la han criticado en la semana por sus declaraciones al reportaje de Sábado sobre Abreu, donde defendió el trabajo de éste último: “Les quiero decir que si yo hubiera sabido algo lo habría hecho explotar en el mismo momento. Obviamente los abusadores eligen sus objetivos dentro de cierto perfil de persona y tampoco lo andan vociferando sino que lo hacen a escondidas”.

“Que se discutan estos temas es lo que estábamos esperando muchas mujeres, porque esto va más allá del abuso de poder. Hay decisiones de guión y vestuario, por ejemplo, en las que los actores no podemos aportar como quisiéramos”, añade la actriz Luciana Echeverría, hoy en Soltera otra vez 3 (de Abreu), quien agrega: “El mundo está cambiando y se tienen que adaptar en todo ámbito. Deberían reforzar sus protocolos de conducta, ponerle más ojo a los guiones. La mirada desde la que se ve a la mujer, tener un poco más de cuidado”.

Seguir leyendo