Netflix mira a Chile e inicia gestiones con El Reemplazante

La firma, con buen pasar internacional por La casa de papel, podría producir la serie chilena.


Incluso estando en casi todo el mundo, y contando con 125 millones de usuarios, Netflix sigue encontrando espacio para crecer. Esta semana informó que aumentó su base de suscriptores tanto en Estados Unidos como en mercados internacionales, pero sobre todo en estos últimos, donde sumó 5.46 millones de usuarios, por sobre sus pronósticos, con la audiencia internacional transformándose en un 55% de los suscriptores totales de Netflix en el mundo.

En un informe y posterior entrevista publicados para sus inversionistas, la compañía afirma que uno de los factores más relevantes en superar sus propias expectativas de crecimiento, fue la continua apuesta en series internacionales, más allá de las series en inglés.

Y con más de la mitad de su público accediendo al servicio desde fuera de EE.UU., no es extraño que Netflix tenga muchas fichas puestas en su futuro crecimiento en los mercados internacionales, en donde ya ha producido o co-producido series en 17 países. Un listado al que podría sumarse Chile.

Según fuentes de la industria, la compañía estaría en conversaciones para co-producir alguna serie chilena junto a una productora local. La opción más concreta es la de El reemplazante, cuyos dos primeros ciclos emitió TVN en 2012 y 2014, y que el año pasado fue incorporada al catálogo del servicio de streaming, donde también están producciones nacionales como Juana Brava (TVN) y Bala loca (CHV), y también ya había adaptado a formato serie la trilogía Qué pena…, de Nicolás López, editando las tres cintas a episodios de 30 minutos en Qué pena tu serie. Con El reemplazante, la idea sería derechamente que la plataforma ayudara a producir una tercera temporada, en conjunto con el canal estatal.

Por su lado, el éxito de La casa de papel, que se transformó en la serie de habla no inglesa más vista en la historia de la plataforma, es el más reciente argumento de la compañía para hacer crecer su contenido internacional. Sobre todo por la nueva vida que encontró fuera de España, su país de origen, en donde fue emitida por la televisión local, con una audiencia que fue disminuyendo con el pasar de los episodios. Pero el fenómeno internacional hizo que Netflix comprara los derechos totales de la serie, y anunciara una tercera parte, a estrenarse en 2019. Antena 3, el canal que la emitió en España, no tenía planes de continuar la historia. “Podemos transformar una serie muy local en algo panregional, en el menor de los casos, y global en el mejor. Con La casa de papel seguiremos haciendo secuelas y spin-offs”, afirmó Ted Sarandos, jefe de contenido de Netflix.

Seguir leyendo