Gustavo Petro: “Maduro se ha equivocado y Venezuela ha tenido un proceso dictatorial”

Gustavo Petro, candidato a la Presidencia colombiana por el movimiento Colombia Humana, habla durante un acto de campaña el sábado, en Cali.

Aunque ideológicamente es cercano a la izquierda, en esta entrevista con La Tercera, Petro sostiene que es más de “centro”. Así, toma distancia respecto de Caracas. El domingo espera dar la sorpresa en el balotaje en Colombia.


Como el candidato que encarna la idea de un cambio de gobierno en Colombia, dominado por décadas por liberales y conservadores. Así se define Gustavo Petro, economista de 58 años que busca imponerse en la segunda vuelta de este domingo para ocupar el sillón presidencial que dejará Juan Manuel Santos. De la mano de Colombia Humana, un movimiento progresista, Petro espera dar la sorpresa y llevar a la izquierda por primera vez al poder.

Gustavo Petro ha recorrido un largo camino en la política colombiana: fue diputado, senador y alcalde de Bogotá (2012-2015). Pero su historial también se remonta a su adolescencia, como miembro del grupo guerrillero M-19, cuando tenía apenas 17 años. De aquella época Petro sostiene a La Tercera que buscaba construir un “proceso político en contravía de las grandes injusticias”. En esa época, el abanderado de la izquierda fue encarcelado por dos años, acusado de porte ilegal de armas.

En la primera vuelta del 27 de mayo, Petro logró un 25%, 4,8 millones de votos, contra el 39% (7,5 millones de sufragios) del uribista Iván Duque. Según las encuestas, el candidato de centroderecha aventaja por 10 puntos a Petro. Sólo un sondeo revela una diferencia de seis puntos porcentuales.

¿Por qué Colombia necesita girar hacia la izquierda?
Mis propuestas no son de izquierda, y considero que Colombia necesita más unas propuestas, podría decirse de centro. Colombia no necesita más polarización, necesita un capitalismo emprendedor dentro del cual la riqueza que se produce pueda ser repartida de manera equitativa entre millones de colombianos que hoy viven en la pobreza, y no como ocurre hoy solo entre algunos magnates. Colombia es un país que ha vivido 200 años de una historia de desigualdad y violencia. Buscamos pasar a una nueva etapa que traiga mayor justicia social. Si esto puede llamarse izquierda… entonces sería el gobierno de la equidad social.

¿Considera que el haber militado en el grupo guerrillero M-19 afecta su imagen popular como candidato presidencial?
En ciertos sectores reaccionarios de la sociedad colombiana posiblemente sí. Sin embargo, en la época en que milité en el M-19 buscábamos construir un proceso político en contravía de las grandes injusticias, especialmente cometidas contra la población más vulnerable. Hoy, muchos sectores pobres, especialmente rurales en Colombia, reconocen que estas luchas de hecho fueron recogidas en la Constitución de 1991 y nuestro gobierno defiende precisamente esa Constitución. Eran otras épocas. Hoy esas formas de lucha han quedado atrás. Después del proceso de paz (del M-19) comencé a construir mi carrera política, basada en los principios consagrados en esta Constitución y hoy la gente lo reconoce. Mi lucha social es mi carta de presentación en estas elecciones.

¿Qué balance hace usted del gobierno de Juan Manuel Santos?
Juan Manuel Santos llegó a la Presidencia con unos apoyos cuestionados y poco a poco fue guiando su gobierno hacia la bandera de la paz. Le reconozco que lograra firmar el fin de un conflicto que tenía más de 50 años de historia, sin embargo, he sido crítico de los acuerdos puesto que no fueron lo suficientemente amplios como lo exige la historia. Al mismo tiempo, este gobierno no ha logrado superar con eficiencia la brecha entre ricos y pobres, ni ha logrado bajar siquiera el índice de pobreza, por el contrario, este indicador cada día crece más.

Con respecto a Venezuela, ¿cómo calificaría al gobierno de Nicolás Maduro? ¿Qué aciertos y errores reconoce en su mandato?
Nicolás Maduro se ha equivocado en demasiadas cosas. La posición actual de Venezuela no es la adecuada. Ha tenido un proceso dictatorial que no le deja espacio a la democracia. Además ha impulsado constantemente la economía basada solo en el petróleo, lo cual ha estancado la economía de ese país. Nosotros proponemos alejarnos del modelo venezolano, e implementar un modelo productivo para la economía, que se base en la producción agrícola e industrial. Asimismo, que se aleje de la explotación de recursos no renovables, e implemente el uso de las tecnologías limpias, todo lo contrario de lo que está pasando en Venezuela. En Colombia no podemos repetir este error y de paso generar una crisis social y económica como las que actualmente vive el vecino país.

El exlíder de las FARC, Timochenko, señaló que lo apoyará a quien continúe con los acuerdos de paz ¿Tiene usted alguna relación con el partido FARC?
Ninguna. Las FARC son una organización que se quedó en el siglo pasado en sus posiciones políticas, que no tiene asidero en la sociedad colombiana. Así lo demostró este proceso electoral.

¿Cuáles son sus propuestas con respecto al proceso de paz? ¿Cree que éste estaría en peligro si ganara Iván Duque?
Hay que continuar con lo avanzado, hay que cumplir los acuerdos pactados. Buscar si el ELN va a seguir el camino de Camilo Torres o de Pablo Escobar y ahí tomar una decisión para empezar un proceso de paz con estas otras organizaciones armadas. Siempre será mejor la paz que la guerra, pero Duque siempre será un peligro para implementar nuevos procesos de paz, o para dejar en firme los acuerdos de paz. Este candidato es garantía para el continuismo de la guerra.

¿Considera que la sociedad colombiana está polarizada?
Lo ha estado durante toda la historia. Siempre hemos estado enfrentados en bandos políticos. Hoy precisamente buscamos estar en la no polarización, para que todos los colombianos sientan el avance del cambio de Colombia.

Seguir leyendo