El primer año de Macron a ojos de tres expertos

Entre los analistas existe consenso acerca de la forma en que el Presidente francés ha conducido su gobierno en su primer año de mandato, algo muy distinto a lo que estaban acostumbrados los franceses. Sus reformas, según ellos, lo consagran como un “rupturista”, pero también dan cuenta de su giro a la derecha.


Olivier Ihl, analista político y profesor de la Science Po Grenoble: “La imagen de modernizador, joven, liberal y europeo, es su sello”

El primer año del gobierno de Macron estuvo marcado por grandes reformas y, al mismo tiempo, un alto descontento social. ¿Cree que el Presidente francés podrá “escapar” a este último factor?

Por ahora, el señor Macron ha logrado frenar los desafíos sociales que su programa de reformas ha suscitado. Dos razones esenciales para esto: primero, disfruta de la plena legitimidad de su reciente elección. En otras palabras, la proximidad de las elecciones presidenciales lo protege contra cualquier “desvalorización” de su agenda de trabajo. Además, sus oponentes están divididos y debilitados: el colapso del Partido Socialista, el aislamiento de Francia Insumisa, la desintegración de Los Republicanos … No se produce realmente una conglomeración del descontento en el país (”la convergencia de las luchas”) y en el frente sindical, la CGT (principal sindicato francés) permanece completamente sola en su estrategia de lucha frontal. La situación sigue siendo favorable, por el momento, para el Ejecutivo.

¿Considera que pese a que Macron se declaró de centro durante su campaña presidencial, su gobierno ha tenido un giro a la derecha, como varios franceses han asegurado?

No, no diría que hubo un giro a la derecha. Desde la instalación de su equipo ministerial, el Presidente Macron ha colocado en puestos clave (primer ministro, ministro de Economía, ministro de Presupuesto) a los hombres del partido Los Republicanos (derecha). Y su programa económico estuvo, durante la campaña presidencial de 2017, ya orientado hacia una regulación del mercado y una desgravación fiscal para las empresas. Las medidas tomadas en el último año solo confirman lo anunciado. Es una plataforma de inspiración liberal. Los franceses no lo descubrieron después de varias semanas.

A nivel internacional se ha visto una activa gestión de la diplomacia francesa. ¿En qué se ha basado la estrategia que ha desplegado Emmanuel Macron a nivel global?

La política exterior es el dominio reservado del Presidente de Francia. Desde su investidura el 14 de mayo de 2017, Emmanuel Macron ha actuado con determinación: visita a Berlín, G7 en Taormina, cumbre de la OTAN en Bruselas, G20 en Hamburgo, G5 Sahel en Bamako, sin contar las acciones como la recepción en París de Vladimir Putin, Donald Trump o Benjamin Netanyahu. Trata de poner a Francia de vuelta en el corazón del juego diplomático. Pero aún es demasiado pronto para evaluar esta política neo-gaullista.

En comparación con expresidentes como Nicolas Sarkozy o François Hollande, ¿cómo Emmanuel Macron ha forjado su imagen y la de su gobierno tras un año de mandato?

La clave de su éxito electoral es la confirmación de una ruptura con la división derecha-izquierda, y el colapso de los partidos del gobierno. De ahí que opera la realineación partidaria. También se trata de reformar las instituciones de la Quinta República, una acción que resultará en una reducción del número de disidentes y la introducción de una dosis de proporcionalidad en las elecciones. Es una forma de restaurar el espíritu original de la Quinta República. En otras palabras, para fortalecer la soberanía, no de los ciudadanos, no del Parlamento, sino del Estado. La imagen de un modernizador, joven, liberal y europeo, es el sello reivindicado por el señor Macron.

Jean-Yves Camus, director del Observatorio de Radicalidades Políticas de París: “Macron logró dinamitar el panorama político”

El primer año del gobierno de Macron estuvo marcado por grandes reformas y, al mismo tiempo, un alto descontento social. ¿Cree que el Presidente francés podrá “escapar” a este último factor?

La idea central del Presidente Macron es que Francia, como en 1958 durante el retorno del general De Gaulle, necesita rápidamente grandes reformas económicas y sociales que tanto la derecha, como la izquierda, no tuvieron el coraje de hacer desde la década de los 80. Macron logró dinamitar el panorama político, rompiendo el Partido Socialista y la derecha conservadora. En el momento en el que te estoy respondiendo, justo un gran canal de televisión informa en un reportaje: “Un Presidente que no retrocede”. El jefe de Estado es consciente del descontento social, pero se considera investido con la misión de reformar con profundidad. Como tiene una gran mayoría parlamentaria y la oposición está muy dividida, cree que puede reformar contra todos sus oponentes.

¿Considera que pese a que Macron se declaró de centro durante su campaña presidencial, su gobierno ha tenido un giro a la derecha, como varios franceses han asegurado?

No, porque Macron nunca fue un socialista, y lo dijo incluso antes de ser elegido. Es un liberal con inquietudes humanísticas, como lo demuestra su conexión con Paul Ricoeur y la revista “Esprit”. Él está por los valores de mercado, Europa, la competitividad económica y el estado de bienestar no es un modelo al que él esté vinculado. Macron hace una política social-liberal, que explica por qué logró dividir a la derecha, cuyos elementos más modernos encuentran relevante su acción.

A nivel internacional se ha visto una activa gestión de la diplomacia francesa. ¿En qué se ha basado la estrategia que ha desplegado Emmanuel Macron a nivel global?

Basa su estrategia sobre la idea de que en una Europa donde Reino Unido está debilitada por el Brexit y Alemania también por el relativamente pobre resultado electoral de Merkel, Macron puede encarnar el regreso de Francia como una potencia central que lleva el proyecto federalista europeo. Frente a las democracias autoritarias de Europa Central, él quiere ser el que lucha contra el populismo. Al mismo tiempo, ha intentado, desde el comienzo de su mandato, presentarse como un interlocutor al mismo nivel que Putin y Trump. Hay algo “gaullista” en su deseo de una grandeza de Francia y una autonomía de nuestra política exterior.

En comparación con expresidentes como Nicolas Sarkozy o François Hollande, ¿cómo Emmanuel Macron ha forjado su imagen y la de su gobierno tras un año de mandato?

Ganó dándose la imagen de un hombre que no está vinculado a ninguna de las partes, lo que es cierto. El partido que lo apoya, LREM, se creó después de su elección, no antes. Para ser elegido y luego para formar el gobierno, él basó su estrategia en el trabajo y el apoyo de un pequeño grupo de hombres y mujeres apasionadamente unidos a su persona, a menudo muy jóvenes y que no se identifican o ya no más, con los aparatos de los partidos políticos tradicionales. Su mayor activo es su voluntad, que contrasta con la impresión de debilidad que entregaba Hollande.

Nicolas Chapuis, jefe de la sección política de Le Monde: “Macron mantiene un capital fuerte y una posición central”

El primer año del gobierno de Macron estuvo marcado por grandes reformas y, al mismo tiempo, un alto descontento social. ¿Cree que el Presidente francés podrá “escapar” a este último factor?

Macron no “escapó” a una forma de descontento, ya que perdió 20 puntos de aprobación en la encuesta que realizamos. Pero resiste mejor que sus dos predecesores, Hollande y Sarkozy, quienes se habían desplomado aún más en su primer año de mandato. En un país que a menudo se ha sentido atrapado, sin hacer suficientes reformas, su energía y voluntad de implementar su programa en el primer año son cualidades bastante apreciadas. Pero, por otro lado, demuestra un aspecto autoritario, a veces despreciado por sus oponentes, que ha cambiado la opinión de algunos franceses. En resumen, un año después de su elección, Emmanuel Macron mantiene un capital fuerte y una posición central en el espectro político. Pero los signos de fragilidad son obvios, ya sea en su imagen personal o en la política que dirige, considerada desequilibrada en relación con las promesas iniciales.

¿Considera que pese a que Macron se declaró de centro durante su campaña presidencial, su gobierno ha tenido un giro a la derecha, como varios franceses han asegurado?

No creo que ha habido un “giro”, porque en el fondo Emmanuel Macron siempre ha defendido una línea económica vinculada con la derecha, a favor de una desregulación de la economía, sobre todo en el mercado laboral, y en la política de suministro. Es cierto que en cuestiones “sociales”, Emmanuel Macron tiende a decepcionar a la izquierda. Desde el comienzo del período, envió un fuerte mensaje al designar a un primer ministro de derecha (Édouard Philippe) que hoy se siente muy cómodo con la política de Macron. Para mí, el giro está más en la percepción de los franceses, que lo vieron más como un centrista en el momento de las elecciones. Hoy, el 70% de los franceses piensa que se sitúa a la derecha.

A nivel internacional se ha visto una activa gestión de la diplomacia francesa. ¿En qué se ha basado la estrategia que ha desplegado Emmanuel Macron a nivel global?

Macron ha tratado de darle a Francia un lugar central en Europa y en la diplomacia mundial. El primer elemento para él fue económico: hizo todo lo posible para que Francia volviera a un nivel de déficit aceptable, para ser creíble en las discusiones de la zona del euro y para la Alemania de Merkel. Aprovechando la oleada de elecciones indecisas en Alemania y el Brexit de Londres, trató de tomar el liderazgo europeo, estableciéndose como la voz principal de Europa a nivel mundial. Intentó en paralelo desarrollar una relación privilegiada con Donald Trump para tratar de influir en sus decisiones e involucró a Francia en los ataques en Siria, demostrando que Francia es una de las únicas naciones europeas, y en el mundo, con la capacidad militar para llevar a cabo tal operación. En términos de imagen, claramente ha logrado poner a Francia a la vanguardia de las naciones que cuentan con escena diplomática.

En comparación con expresidentes como Nicolas Sarkozy o François Hollande, ¿cómo Emmanuel Macron ha forjado su imagen y la de su gobierno tras un año de mandato?

Macron ha buscado a lo largo de su primer año forjar una Presidencia rupturista en comparación a la de sus predecesores, incluido François Hollande, su “padre” en política. Mientras Hollande tenía un problema de encarnación de la función, Emmanuel Macron había pensado sobre cómo quería ejercer el poder. Quería reconectarse con los símbolos monárquicos franceses, con una Presidencia sobresaliente y una práctica de poder muy vertical. La prensa, que tenía acceso a todo bajo de Hollande, fue ahora puesta a distancia, simbólicamente y en los hechos (la sala de prensa del Elíseo fue sacada del palacio). Los organismos intermedios (especialmente los sindicatos) rara vez son escuchados. Su mayoría en la Asamblea Nacional es convocada para no modificar en profundidad los textos presentados por el gobierno. En resumen: el Presidente decide, su gobierno y su mayoría ejecutan.

#Tags


Seguir leyendo