Clínica Indisa resolvió ser objetora de conciencia en aborto por violación

Autor: Lorena Leiva

La decisión se adoptó con alto respaldo del cuerpo médico y será oficializada en los próximos días. Sin embargo, aún debe ser ratificada por el Minsal.


Objeción de conciencia institucional para la causal de violación. Esa es la posición que aprobó el directorio de la Clínica Indisa, en el marco de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en Tres Causales.

Según fuentes del recinto médico, ubicado en Providencia, la decisión fue ampliamente debatida y cuenta con el respaldo del cuerpo médico. Si bien la medida ya fue resuelta por el directorio del establecimiento, aún resta que se formalice ante el Ministerio de Salud (Minsal), siguiendo los pasos que establece el protocolo de objeción de conciencia establecido en la recién aprobada Ley 21.030, que aborda los casos en que se puede interrumpir el embarazo.

Según altos cargos del recinto, previo a la toma de decisión se cumplió un profundo proceso de análisis y reflexión de la ley, de sus reglamentos y de los protocolos, además de considerar las diversas posturas que surgieron al respecto.

Aclararon que mientras no se confirme la postura ante la autoridad y ésta la ratifique, cumplirán con ofrecer el servicio médico que exige la ley para las tres causales: riesgo de vida de la madre, inviabilidad fetal y violación.

Si bien La Tercera solicitó una respuesta oficial a la clínica, ésta declinó referirse públicamente al respecto.

Otras clínicas

De concretarse dicha determinación, Indisa se convertiría en la cuarta clínica en hacer pública una posición en esa línea y la primera en iniciar el proceso legal ante la autoridad. El Hospital Clínico de la Red UC Christus, la Clínica Alemana de Osorno y Clínica los Andes ya han hecho públicas sus posiciones frente a la implementación de la ley.

Lo mismo hicieron recintos como el Hospital Parroquial de San Bernardo, el Hospital de Panguipulli y el Hospital de Pucón.

Sin embargo, hasta principios de marzo ninguna de ellas había invocado su derecho ante el Minsal, que es lo que establece el protocolo de objeción institucional, que consiste en cumplir una serie de requisitos y documentos que deben ser enviados a la autoridad.

Uno de los puntos más importantes dentro de esta argumentación es que las instituciones respalden su decisión en base a “creencias, valores e idearios, y establecer una relación concreta entre aquellos y sus estatutos”.

Hoy, además, el Hospital Clínico de la Red UC Christus y la Clínica Alemana de Osorno han recurrido a la justicia para impedir la implementación del protocolo de conciencia elaborado por el gobierno, que condiciona este derecho (establecido en la ley) a la no existencia de compromisos económicos con el Estado en materias relacionadas, según establece el Decreto DFL N°36: “No pueden invocar objeción de conciencia, en la medida en que el objeto de dicho convenio contemple prestaciones de obstetricia y ginecología”, situación que afecta a dichas instituciones.

La Clínica Indisa carece de convenios con el Estado en materia de prestaciones en estas áreas y no pertenece a alguna institución religiosa. Si bien en algún momento el arzobispado tuvo alguna participación accionaria, esa situación culminó en 2016.

No objetoras

Hasta el momento, Clínica Las Condes, Clínica Santa María, Dávila y Alemana no han manifestado públicamente su posición al respecto. Sin embargo, también se encuentran trabajando de forma interna para sondear las diversas posiciones de sus equipos médicos. En el caso de Las Condes, a mediados de febrero aplicó una encuesta dirigida a médicos y profesionales para conocer su postura en torno a la interrupción del embarazo en las tres casuales, una herramienta que también fue utilizada en Clínica Alemana.

Seguir leyendo