Demre propone reducir contenidos de la PSU hasta segundo medio

Facsímil de la Prueba de Selección Universitaria (PSU) del año pasado.

Rectores no comparten la iniciativa del organismo de la U. de Chile, que apunta, además, a crear pruebas específicas de Matemática, Química, Física y Biología.


Con el proyecto de ley de educación superior aprobado, uno de los temas que deberán ser analizados por el gobierno de Sebastián Piñera es el nuevo sistema de admisión, que será obligatorio para las instituciones adscritas a la gratuidad. En esa discusión se debe definir si se mantendrá la actual Prueba de Selección Universitaria (PSU) o si se introducen nuevos instrumentos para evaluar a los postulantes a la educación terciaria.

Ya el año pasado el Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional (Demre) de la U. de Chile, que se encarga de la elaboración de las pruebas y del proceso de rendición de estas, hizo una propuesta al Consejo de Rectores (Cruch) con siete aspectos que, a juicio de este organismo, deberían ser modificados.

El documento, al que tuvo acceso La Tercera, propone reducir el actual temario de la PSU, que se basa en el curriculum de la educación media científico-humanista. Esta iniciativa también fue mencionada en el informe de la consultora Pearson, que en 2013 hizo 124 recomendaciones para modificar la prueba y el sistema de admisión del Cruch.

Justamente, este punto no fue considerado tras la entrega del informe Pearson y la comisión que definió los cambios en el sistema estableció lo contrario: “Mantener y mejorar la alineación de las pruebas con el currículum”.

Esta idea se basa en que los estudiantes de los colegios técnico-profesionales (TP) no reciben los mismos contenidos que sus pares de los establecimientos científico-humanistas. “Por tratarse de una reducción y síntesis de los temarios existentes, pensamos que su implementación no requiere de anuncios muy anticipados, si su discusión se realiza prontamente”, dice el documento presentado por el Demre a los rectores en mayo de 2017.

Además, indica que “una reducción de contenidos a los dos primeros años de educación media podría ser acompañada de una mayor ponderación de las notas de 3° y 4° medio en el cálculo del NEM”.

Además de esta propuesta, el Demre mencionó otros seis aspectos que deberían ser considerados por el Cruch, como por ejemplo la necesidad de contar una prueba específica de Matemática y otra de conocimientos generales (ver recuadro).

“La PSU de Matemática tiene un grado de dificultad inadecuado para la población que la rinde, resultando muy difícil para la mayor parte de la población y muy fácil para aquellos individuos con mayores conocimientos matemáticos”, se indica en el documento.

Consultada al respecto, la directora del Demre, Leonor Varas, manifestó que la propuesta ya fue entregada al Cruch. “Ahora existen las instancias donde esto se va a poder discutir abiertamente, con responsabilidad y con criterio técnico, que es el comité de expertos nacionales e internacionales convocado por el Cruch”, dijo Varas.

El académico de la U. de Santiago, Francisco Javier Gil, planteó que “la equidad de la PSU mejoraría significativamente si se refiriera solo a los contenidos de primer y segundo medio, porque son los años en que los planes de estudio oficiales son comunes para la educación media Técnico-Profesional y Científico-Humanista”.

El vicepresidente del Cruch y rector de la U. de Valparaíso, Aldo Valle, dijo que este organismo tiene la responsabilidad de revisar los actuales instrumentos de medición, “lo que incluye evaluar la pertinencia de los contenidos considerados en la PSU”. Y añadió que esta y otras propuestas serán evaluadas por el comité de expertos convocado por el Cruch.

Dijo, además, que “no hay ninguna razón a priori para que quede excluida. Si la reducción de contenidos se encamina en función de disminuir las desventajas estructurales que todo instrumento de selección genera y es, a su vez, compatible con la idoneidad para los fines que debe tener el sistema de admisión, a mí me parece no solo posible, sino necesario hacerlo”.

Pero hay rectores no están muy convencidos de que este sea el camino y estiman que podría generar un efecto negativo, ya que los colegios pudieran dejar de pasar todos las materias. “Disminuir los contenidos y dejarlos sólo hasta 2° medio va a tener un impacto muy negativo en el sistema curricular de la educación media, porque lamentablemente muchos colegios basan sus contenidos en lo que pregunta la PSU”, afirmó el rector de la U. Católica del Maule, Diego Durán.

En tanto, su par de la U. Autónoma, Teodoro Ribera, dijo que “los colegios TP son evaluados por un currículum que nos les corresponde y se les debería medir según lo que ellos pasan, porque con el mecanismo actual se perjudica a esos estudiantes. Sin embargo, la solución no es adelantar la prueba al contenido de 2° medio, sino que elaborar prueba con contenidos diferenciados a alumnos de TP”.

El investigador de Acción Educar, Daniel Rodríguez, planteó que “los cambios que propone el Demre son muy necesario, algo que el sistema requiere hace mucho tiempo”.

Para el rector de la U. Mayor, Rubén Covarrubias, “la propuesta del Demre viene a ratificar que la actual PSU es una mala prueba de selección, más asimilable a una prueba de evaluación de la enseñanza media que de selección al sistema universitario. Con esto se ratifica lo que siempre hemos criticado”.

Mientras, el académico de la U. Diego Portales, José Joaquín Brunner, afirmó que “esto no significa que se vaya a disminuir la brecha social de resultado del aprendizaje y que el sistema escolar se va a volver más equitativo. Simplemente, va a evitar que la enorme diferencia ente alumnos de colegios técnico-profesionales y científico-humanista se siga manifestando”.

Seguir leyendo