Reglamento de Salud propone que haya 12 niños por residencia del Sename

El documento establece cambios radicales a estos recintos. Sin embargo, desde el servicio indican que aún restan instancias para llevarlo a consulta pública.


Solo 12 niños, niñas o adolescentes (NNA) por residencia, y en casos en que estos sean de alta complejidad conductual, nueve por centro, es una de las propuestas que incluye el reglamento que elaboró, a petición del Servicio Nacional de Menores (Sename), la División de Políticas Públicas del Ministerio de Salud, (Dipol-Minsal) para regular los recintos de protección de derechos.

Junto con establecer una cantidad máxima de internos, en un contexto en el que son entre 50 y 100 los que tiene cada residencia, en el documento se indica que en estos establecimientos debe haber “un ambiente propio de hogar, que considere el formato de la vivienda, rutinas diarias y la satisfacción de sus necesidades, relevando el espacio residencial como un principal elemento reparatorio”.

Asimismo, cada una de las residencias deberá acoger a los NNA separados según su grupo etario. Es así como plantea la creación de residencias de primera infancia para niños de 0 a 8 años, las de segunda infancia (9 a 13 años), las de adolescentes (14 a 18 años), las de alta dependencia de terceros asociada a discapacidad, y las dedicadas a menores de edad embarazadas o que hayan sido madres.

A raíz de la crisis que vive la institución, que cuenta con alrededor de 250 residencias (que atendieron en 2016 a 11.980 menores), tanto de administración directa como de instituciones privadas sin fines de lucro, se han generado diversas instancias para mejorar el sistema.

A finales de 2016 se conformó una mesa de trabajo entre los ministerios de Justicia, de Salud, Desarrollo Social, contexto en el cual el Sename pidió al Minsal elaborar un reglamento que regulara el funcionamiento de los centros, basado en las facultades que le otorga el Código Sanitario, dado que el servicio no lo puede hacer de manera autónoma. Para esto, se trabajó durante todo 2017.

Silvia Riquelme, jefa del Departamento de Salud Ocupacional del Minsal, y que participó en la elaboración del documento, explicó que se trabajó en diversas comisiones, tanto al interior del Salud como en los otros ministerios, además de Unicef y el Consejo Nacional de la Infancia. “El reglamento se hace cargo de la mirada de salud global, no solo desde el aspecto sanitario sino también desde lo estructural, que los hogares deben tener agua potable, por ejemplo, o la cantidad de niños por habitación o metro cuadrado. Hoy hay un hacinamiento tal, que favorece las conductas agresivas y el abuso sexual”, explicó Riquelme.

Paulo Egenau, director social del Hogar de Cristo, institución que tiene a su cargo siete residencias, explicó que actualmente esos centros tienen 12 niños máximo, y pronto comenzarán un piloto donde se establecerá 10 por residencia, en un contexto en que la evidencia internacional arroja que deben ser ocho.

En el documento del Minsal se establece además una serie de nuevos requerimientos para los directivos de los recintos, los cuidadores, en tema de infraestructura y para el entorno.

Institución en crisis

El Sename tiene a su cargo la protección de derechos de NNA y de jóvenes de entre 14 y 18 años, además de regular y controlar la adopción en Chile, en 250 centros.

Uno de los últimos análisis sobre la situación que se vive al interior de estas residencias lo dio a conocer la semana pasada el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH). Ahí se evidenciaron abusos, agresiones y falta de control en los centros donde viven los menores vulnerados.

Para algunos expertos, esa falta de regulación incide directamente en la ocurrencia de vulneraciones.

Marcelo Sánchez, gerente general de la Fundación San Carlos del Maipo, dijo que si bien “es valorable el esfuerzo de querer regular estos temas, es lamentable que no se hiciera antes. Esto es parte de la pasividad que se ha tenido para enfrentar la crisis del Sename; acelerando el proceso se habría contribuido a que muchos de los casos del informe del INDH no se dieran, ya que estas condiciones no reguladas van generando las graves vulneraciones de derechos”.

Egenau agregó que realizar cambios es viable. Sin embargo, “no ha habido voluntad política para hacerlo. Esta es una demanda histórica que se debe hacer ya, y el no haberlo hecho ha sido una negligencia histórica de todos los gobiernos”.

Consulta pública

Según indicaron desde Salud, si bien el documento fue consensuado y autorizado por las autoridades pertinentes en septiembre pasado, desde Segpres y Justicia se solicitó un nueva revisión, la que finalizó y arrojó el documento al que tuvo acceso La Tercera y que fue nuevamente consensuado por las partes, en noviembre, condición que lo habría dejado listo para su consulta pública. “Desde nuestro trabajo el documento está finalizado y listo para ser puesto en consulta pública, pero que ocurra pronto ya no depende de nosotros”, aseguró Silvia Riquelme.

Desde el Sename, en tanto, explicaron que “existe un borrador del reglamento y aún no existe una última versión. Las materias abordadas son más amplias que las que se entienden como exclusivamente sanitarias”.

Asimismo, agregaron que este “debe informarse con el proyecto de ley del servicio de protección especializado, en relación con el modelo de atención y los plazos para que esté operativo, ya que establece estándares que deben ir de la mano con mayores recursos públicos, lo que es materia de las reformas en actual discusión”.

La Tercera consultó a instancias como el ministerio de Justicia y la Secretaría General de la Presidencia, implicadas en el desarrollo del documento, pero hasta el cierre de esta edición no fue posible una respuesta.

Seguir leyendo