Revelan nuevas acusaciones contra sacerdotes de Diócesis de Rancagua

Autor: Luis Cerda

La Catedral de Rancagua.

Un religioso entrevistado por Canal 13 asegura que la “cofradía” tiene una data de entre ocho y diez años, y que los integrantes de este grupo no hacían diferencias entre mayores y menores de edad. “Todo sirve, todo vale, no hay distinción. Pero sí tienen muchos contactos con menores de edad por el tema de la relación que tienen las parroquias”, afirmó.


Nuevos antecedentes fueron revelados por Canal 13 sobre “La Familia”, grupo de sacerdotes pertenecientes a la Diócesis de Rancagua acusados de realizar actos sexuales impropios y presuntos abusos contra menores, lo que ya ha llevado a la suspensión de 12 religiosos por parte del obispo Alejandro Goic, tras haber pedido perdón por no haber actuado con la “agilidad adecuada”.

En el reportaje es entrevistado un sacerdote que quiso mantenerse en el anonimato. El religioso asegura que la “cofradía” tiene una data de entre ocho y diez años, y que los integrantes de este grupo no hacían diferencias entre mayores y menores de edad. “Todo sirve, todo vale, no hay distinción. Pero sí tienen muchos contactos con menores de edad por el tema de la relación que tienen las parroquias”, afirmó.

Además, el religioso sostuvo que esta “cofradía” realizaba grandes gastos en viajes y comidas, los que eran financiados por dineros de la Iglesia.

“Gracias a las platas de la Iglesia ellos se dan los grandes gustos. Ellos tienen vehículos, ropa de marca, viajes al extranjero, dentro de Chile… Todo lo que te puedes imaginar ellos se dan gracias a las parroquias”, sostuvo Elisa Fernández, quien denunció durante la semana al párroco de Paredones, Luis Rubio Contreras, por conductas sexuales impropias.

Rubio Contreras, al ser consultado por estos gastos, los negó, afirmando que “podemos hacer encuentros como tantos grupos de personas, pero más de eso no”.

El religioso anónimo, además, dice que fue testigo de cómo uno de los miembros de “La Familia” viajaba en el automóvil de su parroquia a Santiago para tener sexo con jóvenes que se prostituyen en las calles. Sostuvo que esta era una actividad “habitual” que se daba “todas las semanas”. El obispo de Rancagua, Alejandro Goic, afirmó en el reportaje que desconocía de la existencia de “La Familia”. “A veces en broma uno escucha esas cosas”, dijo, recalcando que “nunca tuve ninguna denuncia que me dijera gravemente ‘esto está ocurriendo’, y si es con menores de edad, esos son delitos graves que justamente es el drama que tenemos en nuestra Iglesia Católica. Sería muy doloroso”.

En tanto, TVN reveló que otro de los 12 sacerdotes suspendidos por Goic es Héctor Fuentes, párroco de Peumo, que se suma a los párrocos de Paredones, Luis Rubio, y de Las Cabras, Óscar Zúñiga.

Seguir leyendo