“Todos como sociedad le fallamos”: Las reflexiones del pediatra que atendió a Ámbar, la niña violada y asesinada en Los Andes

En entrevista con La Tercera, el doctor que atendió a la menor en la UCI pediátrica comentó detalles de cómo se enfrentaron a su caso y de cómo siente que se le está fallando como país a los menores vulnerados.


“El horror te golpea después”.

Esa es la primera reflexión del pediatra Álvaro Retamal, luego de que pasaran algunos días desde que atendió a la pequeña Ámbar, quien con apenas 1 año y 7 meses falleció tras ser violentada sexualmente, presuntamente por la pareja de su tía.

Situaciones como estas golpean a todo el país, pero a él, como especialista hace 18 años y quien ya había enfrentado situaciones de violencia contra menores similares, es un caso que se escapa a todo lo que hubiese podido imaginar.

Como reveló en conversación con La Tercera “jamás” había visto un abuso de este nivel.

Si bien los cuidadores de la niña al llegar al Hospital de Los Andes sólo sostuvieron que esta “se había caído”, el equipo que la atendió rápidamente constató que las lesiones que presentaba no eran compatibles con dicha situación.

Ámbar tenía un neumoperitoneo, denominación clínica para la presencia de aire en la cavidad abdominal, lo que da cuenta de una perforación interna. Una caída, entonces, era una explicación poco razonable para que una pequeña presentara una fisura en el tracto digestivo.

La niña, según los antecedentes médicos, presentaba lesiones sugerentes de penetración anal y además se encontraba en estado de shock, por ello fue referida hasta el Hospital San Camilo, donde el doctor Retamal la recibió en la UCI pediátrica.

Ante dicha situación, lo primero era estabilizarla y denunciar la agresión de la que había sido víctima. “En un primer momento te enfocas en hacer la pega, el horror te golpea después. Eso afectó mucho al equipo que la recibió, al personal que participó en la cirugía y por supuesto que a nosotros”, relató.

Como parte de sus labores, como expresó, Retamal vio a la menor dormida, bajo los efectos de los medicamentos, momento en que pudo contemplarla y pensar en “cuanto amor le faltaba”.

Luego de haberla visto, es complejo no haber sentido ira contra el culpable, pero como lo mencionó a través de su cuenta de Facebook, también hay una cuota de responsabilidad en quienes callaron y en una sociedad que no estuvo a la altura.

Contra el culpable se siente repugnancia, rabia, espanto, pero también horror frente a los que callaron y al final, en menor medida, todos de alguna forma como sociedad le fallamos”, sinceró.

Teniendo en cuenta aquello, hace un llamado a que no todo se deje en manos del Estado, y que cada uno, desde su vereda, pueda aportar en materia de infancia.

“Lo que espero es poder contribuir a que esto no pase nunca más, que se identifique al culpable y que se castigue con el máximo rigor de la ley, pero por sobre todo que como personas asumamos que cada cual tiene una tarea que cumplir. Que el abuso y el maltrato ocurren mucho más seguido y más cerca de lo que estamos dispuestos a creer y que debemos actuar antes del espanto”, enfatizó.

Formalización del tío político

La tarde de este lunes, Andrés Espinoza Aravena (30), pareja de la tía de Ámbar, fue formalizado por su presunta participación en el delito de violación con homicidio de la menor, tras lo cual quedó sujeto a la medida cautelar de prisión preventiva.

Así lo resolvió el Juzgado de Garantía de Los Andes, acogiendo la solicitud presentada por el Ministerio Público, quienes dieron cuenta de la declaración que el hombre entregó en el momento de ser detenido.

Según comentó el fiscal Ricardo Reinoso, Espinoza Aravena no reconoce los sucesos por los cuales se le imputa, asegurando que la niña sólo cayó desde su cama, la cual tiene una altura aproximada de 50 centímetros.

Como señalan los antecedentes recopilados hasta ahora, los hechos se habrían producido entre las 8 de la noche del día sábado y la 1 de la mañana del domingo, momento en que el imputado se encontraba solo con la menor en el inmueble, puesto que la cuidadora había salido y los hijos de la pareja estaban con su abuela materna.

Eso sí, aquello deberá ser ratificado por los peritajes que deberán realizarse, puesto que no se ha determinado fehacientemente cuándo se habría producido la agresión o si esta fue reiterada.

Por el momento, sólo se le ha atribuido participación a Espinoza, sin embargo, como detalló el persecutor, tampoco se descarta la participación de terceros. Es materia de investigación si la tía de la menor tiene responsabilidad en lo ocurrido. Durante los próximos días tendrán lugar una serie de diligencias que ha ordenado la Fiscalía para esclarecer lo sucedido.

Seguir leyendo