Tres de cada 10 alumnos de colegios técnicos ingresan a la educación superior

El Duoc UC es una de las instituciones de educación superior que imparte carreras técnicas. Foto. Archivo

En el caso de los alumnos de establecimientos científicohumanistas, alrededor del 70% cursó una carrera.


Según un estudio de investigadores de la U. Alberto Hurtado, que analizaron el comportamiento académico y laboral de los alumnos que egresaron de la educación escolar en 2011, el 30,7% de los estudiantes provenientes de colegios técnico profesional (TP) se matricularon en la educación superior; mientras en el caso de la enseñanza científico humanista (CH) la proporción llega al 70,5%.

En el proyecto “Modelo de Trayectorias Educativas Laborales”, financiado mediante Fondecyt, los investigadores realizaron el seguimiento de dos mil alumnos de la generación 2011. Y otra de las conclusiones es que los estudiantes de establecimientos científico humanistas se matricularon mayormente en universidades (81,3%); en tanto quienes egresaron de la educación técnica profesional prefirieron los CFT e IP (59,7%).

María José Valdebenito y Leandro Sepúlveda, autores del informe, estiman que los estudiantes de los liceos técnicos no han sido formados para continuar estudios terciarios ni rendir la PSU. “Cuentan con una preparación distinta en sus colegios y provienen de nivel socioeconómico más bajo, por lo que sólo estudiar es complejo y muchos estudian y trabajan”, afirma Valdebenito.

Uno de los temas que enfatiza la experta es la disímil preparación escolar entre estos dos grupos de alumnos, lo que queda reflejado en los resultados que lograron en la Prueba de Selección Universitaria 2017. A nivel nacional, en promedio los estudiantes de colegios técnicos obtuvieron 450,3 puntos en la PSU, en cambio los jóvenes de recintos científicos humanistas lograron 526,5 puntos promedio en los test obligatorios.

El académico de la U. Diego Portales, José Joaquín Brunner, explica que el currículum escolar diferenciado genera estas brechas. “La diferencia en los puntajes no es ninguna novedad, esto viene ocurriendo hace mucho y muestra que efectivamente la preparación que reciben los estudiantes depende de si van a colegios CH o TP, por eso los responsables de la PSU se deberían hacer cargo de esto para que estén en un plano de igualdad”, manifiesta.

El planteamiento de Brunner es compartido por Juan Pablo Valenzuela, académico del Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE) de la U. de Chile, quien agrega que el problema es en dos dimensiones: por un lado el currículum académico que reciben los jóvenes, y la forma en que se miden esos contenidos a través de la PSU. “Los alumnos técnicos profesionales tienen un currículum diferenciado en 3° y 4° medio, cursos en los que si bien se acercan a sus especialidades, se alejan de lo medido en la PSU, a lo que se suma el tipo de compañeros y profesores que tienen, lo que hace pensar en la PSU con menor relevancia”, asegura Valenzuela.

Ambos expertos concluyen en que para disminuir las brechas entre estos grupos de jóvenes es necesario modificar el test o diseñar otro mecanismo de ingreso. “Debería ser una prueba justa de acuerdo a lo que se pregunta o diseñar un mecanismo de evaluación complementario que otorgue mayor puntaje”, sostiene Valenzuela.

En respuesta a esta problemática, el Departamento de Evaluación, Medición y Registro (Demre) de la U. de Chile está proponiendo que la PSU mida sólo contenidos hasta segundo medio, iniciativa que también fue propuesta en el informe Pearson de 2013, donde se hicieron 124 recomendaciones en relación a mejorar la prueba y el actual sistema de admisión. Esta recomendación no ha sido recogida por el Consejo de Rectores (Cruch), que actualmente es quien controla el sistema de admisión. Y en sus informes de evaluación de la propuesta que hizo Pearson hace cinco años dice que acordaron “mantener y mejorar la alineación de las pruebas con el currículum”.

Otro dato relevante que se desprende del proceso 2018 es que de los 73.068 ex alumnos de colegios TP que rindieron la PSU, el 21% fue seleccionado en alguna de las universidades adscritas al Sistema Único de Admisión (SUA). En tanto, en el caso de los egresados de establecimientos científico humanistas, el 55% de los 188.916 que hicieron el test quedaron en alguno de estos planteles.

(Para ver en detalle la infografía, haz click aquí o en la imagen)

Seguir leyendo