Vaticano marca hito en tema de abusos con recepción a víctimas chilenas

Los tres denunciantes de abusos de Fernando Karadima el 18 de enero, tras los dichos del Papa en defensa de Juan Barros, durante su visita a Chile.

El portavoz de la Santa Sede, Greg Burke, ratificó ayer la cita, señalando que el Papa “quiere pedirles perdón y compartir su dolor y vergüenza por lo que han sufrido”.


La carta que el Papa Francisco les envió el pasado 11 de abril a los obispos chilenos, a raíz del caso del prelado de Osorno, Juan Barros, acusado de un presunto encubrimiento de los abusos de Fernando Karadima, sigue repercutiendo no solo en la Iglesia chilena, sino en la forma cómo el Vaticano enfrenta el tema.

El director de la oficina de prensa de la Santa Sede, Greg Burke, informó ayer en el boletín de prensa oficial del Vaticano, que este fin de semana “el Santo Padre acogerá en Casa Santa Marta a tres víctimas de abusos cometidos por el clero en Chile: respectivamente, Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo”.

A través de este medio entregó más detalles del encuentro que se anunció hace un par de semanas, después de haber conocido los resultados del enviado especial a Chile, el arzobispo Charles Scicluna, para recopilar antecedentes sobre las denuncias contra Barros.

En su declaración, Burke añadió que Francisco “les da las gracias (a las víctimas) por haber aceptado su invitación: durante estos días de encuentro personal y fraterno quiere pedirles perdón, compartir su dolor y su vergüenza por lo que han sufrido y, sobre todo, escucharlos en todas aquellas sugerencias que puedan realizar para evitar la repetición de estos hechos reprobables”.
Burke subrayó que “el Papa recibirá a las víctimas individualmente, dejando hablar a cada uno todo el tiempo que sea necesario”.
La cita de Francisco con Cruz, Murillo y Hamilton es catalogada como “relevante” por canonistas chilenos.

El sacerdote Francisco Walker, consultado sobre si este gesto del Papa a las víctimas de abusos chilenas marca un “antes y un después” en la forma de la Iglesia para abordar este tipo de temáticas, indicó que “habría que esperar a los resultados de todos esos encuentros, pero sin duda que es un hecho bastante inaudito. Creo que refleja una señal de unidad grande de parte del Papa, porque reconocer los errores y pedir públicamente perdón es un acto de humildad”.

En Roma ya está Juan Carlos Cruz, quien ha aprovechado estos días para sostener reuniones informales con algunos miembros de la Iglesia. Incluso, este martes contó de su inesperado encuentro con el cardenal Francisco Javier Errázuriz.

“El Papa se va a juntar separadamente con nosotros, pero no sé a qué hora. Conmigo me dijeron que se quería juntar toda la tarde del domingo, limpió toda su agenda, y el lunes se va a reunir con los tres juntos”, detalló Cruz.

La experta en Derecho Canónico Ana María Celis espera que la cita con las víctimas chilenas “se trate de un encuentro personal, que contribuya a sanar las heridas. Los efectos más amplios, como lo que se pueda aprender a prevenir mejor, serán también una contribución que habrá que poner en práctica”.

La docente en Derecho Canónico de la U. de los Andes, Anastasía Assimakopulos, plantea que “la invitación a los señores Hamilton, Cruz y Murillo es una manifestación de su tarea pastoral (del Papa), ser un pastor cercano que pide perdón, escucha y acompaña en el proceso de sanar heridas profundas”.

Complementa que “la invitación a su casa, en el Vaticano, es una señal muy clara de la gravedad de los abusos sexuales, de poder y de conciencia. Una llamada de atención a los católicos y a la comunidad internacional sobre la maldad de estos delitos, la necesidad de la búsqueda de la verdad, la reparación y el acompañamiento de las víctimas”.

Francisco Walker añade que el encuentro “va a reforzar la línea de tolerancia cero que debe haber con el abuso sexual”.

Sobre el perdón que dará Francisco, Celis indica que es “necesario un gesto básico de reconocimiento de que los hechos sucedieron. Solo así se puede iniciar un camino juntos que permita sanar y colaborar, para poner todos los medios que eviten estos delitos en la Iglesia”.

Conferencia Episcopal

Desde la Conferencia Episcopal chilena (Cech) también se abordó la declaración del jefe de prensa del Vaticano, Greg Burke.

“Me parece que es una buena noticia, porque expresa la actitud del Santo Padre de acoger y escuchar a las víctimas de abusos sexuales”, sostuvo el secretario general del Episcopado y obispo auxiliar de Santiago, Fernando Ramos.

Agregó que “por este motivo, valoramos el encuentro entre el Papa Francisco y las víctimas del sacerdote Fernando Karadima, y consideramos que nos muestra la manera en la que deben ser acogidos quienes han sufrido delitos por parte de miembros del clero”.

Ramos explicó, además, que ya han tenido contactos con la secretaría del Estado Vaticano “en lo relativo a la organización logística”, para lo que será el encuentro que a mitad de mayo sostendrán los 33 obispos de Chile con el Papa. “Valoramos enormemente la invitación del Papa a escuchar sus conclusiones de la misión de monseñor Scicluna, así como el diálogo al que hemos sido invitados para tomar medidas de corto, mediano y largo plazo que enfrenten estos problemas”.

Seguir leyendo