*

Deportes
Compartida
Actualizado el 14/03/2017
Estás leyendo:La columna de Rodrigo Sepúlveda: Ahora sí Valdivia

La columna de Rodrigo Sepúlveda: Ahora sí Valdivia

Autor: Rodrigo Sepúlveda

Aparece “el Mago” y emerge el conflicto. Que su liga es pésima, que no lo exigen, que lo llaman y se lesiona, que está mal físicamente, que ya pasó su momento, que no se necesita, que desordena al equipo, etc. ¿Le es familiar? A mi no me importa ninguno de esos cuestionamientos, lo quiero sí o sí en la selección. Esos argumentos son debatibles, yo prefiero tenerlo acá en vez de que se quede viendo el partido con el jeque. Su talento y su rapidez mental no la tiene nadie en esta generación y no aprovecharlo sería un desatino.

No me agota escribir sobre él, la tinta que se ha gastado redactando sobre su personaje es incalculable. A favor y en contra. Eso genera el 10. Es curiosa mi ilusión porque a veces la historia termina con un final amargo, sentado en la tribuna, mirando desde el banco o tomando el avión de regreso antes del partido, sin embargo, nadie me quita de la cabeza que su espacio está en Juan Pinto Durán. Eso lo supo Nelson Acosta, Juvenal Olmos, Marcelo Bielsa, Claudio Borghi, Jorge Sampaoli y ahora Juan Antonio Pizzi, algo tendrá Valdivia

Hay episodios donde lo citan, se lastima y no juega. Hay otros donde lo llaman, es titular y termina como figura. Imposible olvidar su altísimo nivel en la final de la copa América con Argentina donde calló a cientos de detractores. Te sorprende, te atrapa, te conmueve, en un segundo te modifica todo. Así es él, sorpresa permanente. Que juegue un tiempo o 30 minutos, en ese lapso te regala 3 o 4 pases de gol. Me lo imagino en la espalda de Mascherano, de frente a los centrales y habilitando a Alexis Sánchez y a Eduardo Vargas en el Monumental de River. Pase profundo al espacio para que entren mirando al arco y definan. Déjenme soñar. Esa esperanza la tengo siempre con Valdivia, convivo habitualmente con esa quimera en cada fecha clasificatoria.

No es el reemplazante de Arturo Vidal, no es otro volante mixto, no es un nueve y medio, es un creador, un conductor, si llega a jugar será el 10 de la selección. Este grupo ha ganado con y sin él, tal vez no sea de las piezas angulares de este armatoste que forman: Bravo, Medel, Díaz, Aranguiz, Vidal, Sánchez y Vargas, pero lo que tengo claro es que dentro de esta nómina Jorge Valdivia es único, no hay ninguno que se le asemeje y hoy Chile no lo puede desperdiciar. No nos falles Mago.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital