*

Cultura
Compartida
Actualizado el 21/03/2016
Estás leyendo:Antiprincesas y Antihéroes: libros infantiles que combaten los estereotipos de género

Antiprincesas y Antihéroes: libros infantiles que combaten los estereotipos de género

Autor: Constanza Troncoso

La editorial argentina Chirimbote creó en 2015 la colección de biografías infantiles Antiprincesas y Antihéroes. Las protagonistas se distancian diametralmente de las princesas de Disney: son mujeres reales como Frida Kahlo y Violeta Parra.

Antiprincesas y Antihéroes: libros infantiles que combaten los estereotipos de género

No hay un hada madrina que las ayude cuando tienen problemas, no esperan por un príncipe azul y no siempre tuvieron un final feliz. Muy distintas a las clásicas princesas de Disney son las protagonistas de la colección Antiprincesas de la editorial argentina Chirimbote. “Las antiprincesas son mujeres reales, de las que vemos todos los días. Luchadoras, soñadoras, con defectos y virtudes”, cuenta Nadia Fink, autora de los libros.

Junto a Fink conforman la editorial Chirimbote el ilustrador Pitu Saa y el diseñador Martín Azcurra. El sello debutó en mayo de 2015 con el lanzamiento de su primer libro, dedicado a Frida Kahlo. El objetivo era entregarle a las niñas latinoamericanas referentes de mujeres reales con las que pudieran identificarse.

Al de la pintora mexicana le siguió el ejemplar dedicado a Violeta Parra, escogida por su carácter de artista nómade y autodidacta, que cruzó fronteras inesperadas para su época, tal como consignan desde Chirimbote. El tercero es sobre la boliviana Juana Azurduy, quien dedicó su vida a batallar por la emancipación de su país. “Son mujeres que no se quedaron esperando que un príncipe las salve, sino que cambiaron sus propias vidas”, agrega la autora. 

La editorial no pretende hacer la guerra a las princesas que a tantas niñas les gustan, sino “ofrecerles una mirada diferente y más cercana”. La  cuarta antiprincesa será Clarice Lispector (1920-1977), escritora brasileña que desarrolló un estilo narrativo original, muy lírico y alejado de las reglas literarias de su época. 

Paralelamente a la colección Antiprincesas, Chirimbote lanzó la colección Antihéroes, cuyo primer ejemplar está dedicado al escritor argentino Julio Cortázar (1914-1984), quien al igual que Lispector desafió la narrativa clásica, y además se involucró en las luchas sociales de su país.  

El próximo antihéroe será el escritor uruguayo Eduardo Galeano, autor de Las venas abiertas de América Latina. “Estos antihéroes tienen poderes, pero reales, como el de disparar la imaginación y el de comprometerse con los pueblos libres”, explica Fink, quien subraya que los niños también están expuestos a estereotipos de género: no llorar o ser siempre fuertes y galanes, son algunos ejemplos. 

Para ofrecer alternativas  a los clásicos superhéroes, escogieron retratar hombres reales, sensibles y latinoamericanos. Esta colección se completará con el revolucionario Che Guevara, el Nobel colombiano Gabriel García Márquez y el Subcomandante Marcos, líder del movimiento zapatista en México.

La editorial también ha asumido el desafío de mostrar la vida de los personajes con aquellas aspectos tristes o complejos que son parte de sus  vidas. En Violeta Parra, narran la pobreza de su familia y el abandono de su marido, con dos hijos, por su dedicación absoluta al arte. En Frida Kahlo abordan la bisexualidad de la artista de manera directa y sencilla. 

Conceptos como revolución, tiranía o desarraigo, que forman parte de la historia latinoamericana, son explicados a los pequeños lectores, y los cuentos rescatan tradiciones y costumbres del país de origen de cada personaje. En el de Violeta, por ejemplo, están presente el mote con huesillo y las payas chilenas. 

Las colecciones Antiprincesas y Antihéroes han llegado a casi todos los países de Latinoamérica, además de España, Italia y EE.UU. También se están publicando en Turquía. Siempre a través de editores pequeños e independientes. A Chile los trae Alma de mi Tierra, sello conformado por la ingeniera Carla Verdugo y su marido Mauricio Becerra. “Conocimos las antiprincesas mientras buscábamos literatura para nuestra hija”, cuenta Verdugo, quien comenzó a distribuirlos en diciembre de 2015. “Hemos vendido aproximadamente 4.000 ejemplares en Chile”. Actualmente 25 librerías del país cuentan con la colección, una de ellas es Librería infantil KinsaKala ubicada en San Miguel, que vende los cuatro libros en $30.000 ($ 8.000 c/u).  Librería Antártica dispone de ellos en  $ 7.990 y Qué Leo en $10.000. 

Nadia Fink no deja de impresionarse con el éxito de ventas y las repercusiones que han logrado: en varios países se están impartiendo talleres que ocupan sus libros (ver recuadro). “Es nuestro granito de arena para aportar a la discusión de un tema necesario:  la diversidad, los niños y niñas que hoy habitan en el mundo”.

Otros personajes chilenos que la editorial ha considerado son Víctor Jara y Gabriela Mistral, pero habrá que esperar, pues para este año la editorial planea retratar a un personaje por cada país. El tomo de Clarice Lispector saldrá a la venta el 29 de marzo. 

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital