*

Negocios
Abrir menú
Compartida
Actualizado el 29/11/2017
Estás leyendo:Congreso baja gasto en asesorías por primera vez en siete años

Congreso baja gasto en asesorías por primera vez en siete años

Autor: Pablo Guarda V.

Recorte de casi $4 mil millones que contempla el erario 2018, incluye personal de apoyo. Según el Observatorio Fiscal, esto es un avance pero “demuestra que había ineficiencias”.

Congreso baja gasto en asesorías por primera vez en siete años

Tras un conflictivo debate que enfrentó a diputados y senadores en el marco del trámite del proyecto de Presupuesto 2018, cuyo trasfondo era resguardar el compromiso del Ejecutivo de que la incorporación de nuevos parlamentarios sería con “costo cero”, ambas corporaciones acordaron con Hacienda recortar en $ 890 millones las Asesorías Externas de Comité de la Cámara Alta para traspasarlos a la Cámara Baja, punto crucial que permitió destrabar el trámite del erario público.

Así, el Congreso finalizó ayer el despacho del proyecto de ley tras ser aprobado por el Senado (ver recuadro), con lo que los recursos que administrará el próximo gobierno están listos para promulgarse.

En este sentido, según lo identificó el Observatorio Fiscal, el gasto en Asesorías Externas de Comité no es el único de este tipo que manejan diputados y senadores. De acuerdo al levantamiento de datos de la institución, el total de gastos del Congreso Nacional en asesorías y personal de apoyo a la labor parlamentaria alcanzará $33.505 millones en 2018, repartido entre 16 distintos sub ítem de ejecución.

De esta forma, comparado con 2017, el gasto por este concepto tendrá un fuerte ajuste de 10%, poco más de $ 3.710 millones lo que implica la primera reducción presupuestaria desde 2011 en este ítem, pese a que a partir de marzo de 2018 ingresarán cinco nuevos senadores y 35 diputados (ver infografía).

De hecho, con esta caída este tipo de gasto es el más bajo desde al menos 2013, ya que según explicaron en el Observatorio Fiscal, en dicho año se traspasaron una serie de fondos del subtítulo 22 (bienes y servicios) al 24 (otras instituciones públicas), por lo que los montos dejan de ser comparables.

Recorte en asesorías

El monto que más se corrige a la baja respecto a 2017, según lo detectó el Observatorio Fiscal, fueron las Asesorías Externas de Comité del Senado, con $ 1.344 millones menos, seguido por los $ 758 millones que se restaron del gasto de Personal de Apoyo a la Labor Parlamentaria de los Diputados.

En tanto, el tercer mayor recorte fueron $ 754 millones del gasto operacional de la Cámara Baja, y los $ 298 millones del gasto en Asesorías Externas de la Labor Parlamentaria de los mismos diputados.

Cabe recordar que fueron las asesorías externas de parlamentarios las que llevaron al Ministerio Público a revisar este tipo gasto, solicitando los informes desde al menos 2011, tras detectar casos de “copy-paste” en los informes de los asesores contratados.

Tras revisar las cifras del presupuesto por este concepto, Jeannette von Wolfersdorff, directora ejecutiva del Observatorio Fiscal, sostuvo que si bien hay “un avance” en eficiencia del gasto, planteó que “el presupuesto general del Congreso está formulado de manera muy genérica, – sin hacer un mínimo esfuerzo para formularlo según programas presupuestarios”.

Por lo mismo, criticó que el presupuesto “deja más preguntas que respuestas acerca de qué se hace realmente con los fondos públicos”. Por ejemplo, agregó la directora, “en las transferencias del Senado aparecen anualmente más de $1.000 millones como transferencias a otras entidades públicas; el destino de la mayor parte de estos fondos es desconocido para la ciudadanía”.

Von Wolfersdorff cuestionó “si para el funcionamiento de un parlamento moderno es necesario tener tantos diferentes apoyos a la labor legislativa, como asesores externos, personal de apoyo directo y estudios de la Biblioteca del Congreso”

Según el desglose de los datos, la principal línea de gasto en este sentido es de Personal de Apoyo a la Labor Parlamentaria, ítem que registra $ 8.475 millones para 2018 en el caso de la Cámara Baja, cuyo propósito es el financiamiento de todos los gastos relativos a la contratación de personal donde se consideran jefes de gabinete, asistentes, secretarios y asesores en general. Con todo, la directora enfatizó que “si el Congreso logra hacer la misma labor con un presupuesto menor por parlamentario, significaría, que efectivamente, hubo ineficiencias”.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital