*

Tendencias
Compartida
Actualizado el 13/09/2017
Estás leyendo:¿Cuánto contamina un asado?

¿Cuánto contamina un asado?

Autor: Carlos González Isla

Expertos de la U. del Desarrollo midieron con sensores las emisiones de particulado fino de una parrilla a carbón. Cantidades detectadas superaron ampliamente los niveles de calidad del aire recomendados para la salud.

“Cuando recién prendemos la parrilla se genera el humo que contiene una gran concentración de distintas partículas, y en el caso de material particulado 2,5 son tantas, que saturan los sensores”, explica Camilo Rodríguez-Beltrán, director de Innovación de la Facultad de Ingeniería de la U. del Desarrollo.

Los sensores a los que se refiere Rodríguez-Beltrán son los prototipos que han desarrollado para el proyecto Hiri, del cual es cofundador junto a Andrés Bordachar. A través de este emprendimiento miden la calidad del aire en tiempo real y a baja altura, y lo transmiten a una aplicación que se puede ver en smartphones y computadores.

El viernes pasado, los sensores de Hiri se instalaron cerca de una parrilla para medir las emisiones de material particulado fino 2,5 (MP 2,5) de un asado con dos kilos de carbón. A estos aparatos se sumó un sensor portátil profesional (el amarillo en la imagen), que sirvió como respaldo para todo el experimento y que se ubicó tanto cerca como en las inmediaciones de la parrilla, para ver si los invitados del parrillero también quedaban expuestos al MP 2,5. Antes de iniciar la prueba, los sensores no superaban los 40 microgramos por metro cúbico (µg/m3), pero durante el encendido llegaron a un peak de 652 µg/m3, y el promedio general fue de 167 µg/m3 durante una hora.

Para tener una idea de qué representa este valor, Rodríguez-Beltrán explica que este resultado supera la norma nacional de calidad del aire que sobre los 80 µg/m3 emite una alerta ambiental. “En ese nivel ya estamos expuesto a altos niveles que pueden tener un efecto nocivo en la salud)”, señala.

El año pasado, el investigador Héctor Jorquera, de la UC, señaló que 50 mil asados pueden llegar a emitir el 8,3% de la contaminación promedio de un día en la capital.
Impacto del MP 2,5

Según se describe en el Informe del Estado del Medio Ambiente 2016 del Ministerio de Medio Ambiente, el MP 2,5 está compuesto por partículas que penetran en las vías respiratorias hasta llegar a los pulmones y los alvéolos, lo que aumenta el riesgo de mortalidad prematura por efectos cardiopulmonares, en exposiciones de corto y largo plazo.

“Llega un momento en que uno comienza a ver menos humo y uno podría pensar que no está tan contaminado, pero el material todavía puede estar situado en altos niveles”, plantea Rodríguez-Beltrán.

Sobre los resultados del experimento, el ministro del Medio Ambiente, Marcelo Mena, explica que la quema de toda biomasa sin control genera altas emisiones a nivel local. “Por eso es recomendable que las personas que tengan problemas cardíacos o broncopulmonares no sean los que inician ese asado porque se exponen más”, dice Mena.

El ministro agrega que cuando los asados se hacen con ventilación no generan mayor problema, pero cuando empeoran estas condiciones, la contaminación se acumula y puede causar efectos negativos en la calidad del aire de la ciudad. De hecho, en julio, tras los asados del partido Chile-Alemania en la final de la Copa de las Confederaciones, se decretó preemergencia ambiental, hecho que se conoció como el “efecto partido”, que hoy no se considera una variable que utiliza el actual modelo de pronóstico ambiental.

“Lo que hemos visto hasta ahora es que es difícil hacer una estimación del pronóstico, pero sí se puede cualitativamente entender que esto va a elevar los umbrales en uno o dos niveles de contingencia, es decir, una preemergencia se transforma en emergencia y una alerta en preemergencia”, señala el ministro.

Proyecto en Pomaire

El aparato que se utilizó como guía en el experimento tiene un valor de US$ 5.000, por eso el proyecto Hiri aspira a masificar sus dispositivos pequeños y económicos que en etapa de prototipo actual cuestan entre US$ 50 y US$ 100. La idea es que éstos sirvan para que las comunidades puedan adoptar decisiones autónomas en materia ambiental, sin necesidad de esperar recomendaciones del gobierno.

Por ejemplo, hoy trabajan con la comunidad de Pomaire para disminuir la contaminación, donde hay un intensivo uso de leña para la producción de greda.
“Con eso se pueden tomar decisiones a niveles locales y no esperar una decisión global cuando las cosas ya están mal por todos lados”, comenta Rodríguez-Beltrán.

ten-emisiones-de-asado

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital