*

Política
Compartida
Actualizado el 05/02/2017
Estás leyendo:El masón Guillier

El masón Guillier

Autor: Juan Manuel Ojeda y Sebastián Labrín

Desde 2014 participa de la Logia Parlamentaria de Valparaíso y tiene grado de maestro de la orden. Vestido de blanco, y en secreto, se reúne con otros masones a debatir sobre temas filosóficos y políticos

El masón Guillier

Dos veces al mes, pasadas las 20 horas, al terminar su jornada en el Congreso, el senador independiente y candidato presidencial del Partido Radical, Alejandro Guillier, se traslada al Club Central de Valparaíso, ubicado en avenida Brasil. Lo hace para participar, junto con al menos otros diez diputados y senadores, de las reuniones periódicas de la masonería en la Logia Pedro Castelblanco Agüero, más conocida como Logia Parlamentaria.

Al entrar al club, Guillier y los demás masones se visten con un mandil o delantal blanco con bordes rojos. Algunos de ellos utilizan un collarín que se ponen en el cuello y cubre parte del pecho, el cual en la punta tiene una joya que simboliza el grado. Con todo esto se preparan para iniciar sus tenidas masónicas -como llaman ellos a sus reuniones- para dialogar y debatir sobre temas filosóficos y, a veces, sobre asuntos relacionados con la contingencia política del país.

A pesar de que Guillier nunca ha querido confirmar públicamente su condición de masón y no contestó las preguntas de La Tercera sobre este tema, el dato salió a la luz luego de que la ex jueza Gabriela Pérez declarara en El Mercurio que “La Corte Suprema absolvió a Guillier (en el caso Calvo) porque era masón”. Frase que fue rechazada tajantemente por el presidente del máximo tribunal, Hugo Dolmestch.

El vínculo de Guillier con la institución es antiguo y familiar. Su padre, del mismo nombre y fallecido en 1997, fue un reconocido masón. Como periodista, Guillier ha colaborado con la revista masónica Occidente y también ha participado en varias actividades de la Gran Logia como moderador, impartiendo charlas, visitando al Gran Maestro y presentando libros como Allende Masón en 2001. Los pasos de Guillier por logias de Antofagasta o Santiago son desconocidos, pero desde 2014 es miembro activo de la Logia Parlamentaria. No está “en sueño”, como dicen a los masones que no pagan sus cuotas y no van a las reuniones. Sin embargo, desde que inició su carrera a La Moneda su participación ha disminuido.

Entre los asistentes conocidos de esta logia se cuentan varios miembros de la bancada radical, pero también parlamentarios de otros partidos, desde el PS hasta un diputado UDI, pero este último dejó de asistir. Han concurrido personeros como los radicales Alberto Robles y Fernando Meza, el senador Alejandro Navarro, o el ex senador Carlos Cantero. Pero la mayoría de los miembros pide mantener su participación en el anonimato.

La Logia Parlamentaria se creó en 2013 y sigue lo que se llama el rito escocés antiguo y aceptado, que es el protocolo que rige a las tenidas. Según afirma uno de sus miembros, esta logia es única en Latinoamérica, ya que la mayoría de sus integrantes son parlamentarios, aunque también cuenta con otros profesionales como abogados o médicos y algunas autoridades del gobierno local. Todos sus integrantes, incluido Guillier, tienen el grado de Maestros de la orden, al que se llega después de por lo menos cuatro años luego de haber pasado por las etapas de Aprendiz y Compañero.

En general, no abordan temas sobre política contingente, ya que tratan de proteger el espacio como un método de distracción del trabajo en el Congreso. Sin embargo, de todas formas han tratado temáticas como el aborto o la nueva Constitución, pero siempre desde un enfoque filosófico. Entre los hermanos -como se llaman ellos- nunca comentan sobre otros masones. Son muy reservados con sus asuntos y sólo están autorizados para hablar de otro masón cuando este ha muerto. A pesar de las diferencias políticas que pueden existir entre ellos, los parlamentarios se olvidan de eso al momento de ingresar al Club Central. Incluso está prohibido discutir sobre cómo votarán y las posiciones que defenderán en el Congreso, asegura uno de ellos.


Candidato masón

Fue en 1850 cuando un grupo de artesanos franceses formaron la primera Logia en Valparaíso, y recién en 1862 las logias chilenas se independizaron de Francia y formaron la Gran Logia de Chile. Para el historiador y experto en masonería, Felipe del Solar, tradicionalmente la institución ha tenido fuertes vínculos con el Partido Radical. “Históricamente los radicales han sido una especie de brazo político de la masonería en un contexto en que las grandes logias de tendencia latina se ocupan de asuntos políticos y sociales”, afirma del Solar. Pero además tienen una estrecha relación con los socialistas. Uno de los fundadores del partido, Eugenio Matte Hurtado, fue además Gran Maestro. El ex Presidente Salvador Allende fue masón y su logia estaba en la misma sede de Valparaíso.

Que Guillier sea masón no lo convierte de inmediato en el candidato de la masonería, donde el gran maestro, Luis Riveros, también ha manifestado su disposición a ser candidato presidencial.

“No se puede contar con el apoyo de una institución que es diversa, que es plural; los apoyos son personales”, explica el presidente del Partido Radical, Ernesto Velasco, quien también es masón, al igual que Patricio Tombolini, estrecho colaborador de la campaña de Guillier.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital