*

Negocios
Abrir menú
Compartida
Actualizado el 08/10/2017
Estás leyendo:Empresarios hacen sus apuestas para el 2018

Empresarios hacen sus apuestas para el 2018

Autor: Equipo Negocios Semanal

Más de 60 empresarios, directores y altos ejecutivos consultados por La Tercera, prevén mayoritariamente que 2018 será un buen año para la economía. El 78% dice que su empresa reactivará inversiones, el 54% opina que ese plan dependerá de quién sea el próximo Presidente de la República, mientras el 93% cree que la segunda vuelta presidencial se disputará entre Piñera y Guillier.

Empresarios hacen sus apuestas para el 2018

Aunque todavía restan 84 días para que finalice este 2017, las grandes empresas ya están proyectando cómo viene el año entrante. O, al menos, han comenzado a tomarle el pulso. Y la mirada de los privados para el ejercicio venidero es alentadora.

Negocios Semanal consultó a 63 dueños de compañías, directores de empresas y altos ejecutivos acerca de su visión para el siguiente ejercicio, sondeo que mayoritariamente da cuenta de un clima de optimismo y mejores expectativas en cuanto a la evolución de los negocios y al desempeño de la economía chilena. La encuesta también recoge la opinión del sector privado respecto de la próxima carrera presidencial y revela que el mundo empresarial prevé que la contienda en segunda vuelta la protagonizarán Sebastián Piñera y Alejandro Guillier.

En opinión de los privados, el mayor desafío de quien llegue a La Moneda será, por lejos, recuperar el crecimiento y reactivar la economía, además de promover y facilitar la inversión, perfeccionar las reformas estructurales realizadas por la administración de Bachelet, junto con dar certeza jurídica al desarrollo de los proyectos y modernizar el Estado.

Ante la pregunta: ¿Con qué ánimo enfrenta el 2018?, el 62% de los consultados se declara optimista. El 7%, en tanto, dice estar moderadamente optimista. Sólo un 4% se manifiesta con preocupación frente al próximo año, igual porcentaje se declara expectante y otro 4% se inclina por un estado de cautela.

Las respuestas de los consultados están en sintonía con la mejor performance que lentamente ha ido mostrando la economía. El jueves último, el Banco Central informó que en agosto la actividad económica se expandió un 2,4% en 12 meses y que en ese indicador un papel relevante jugó la actividad minera, con un aumento de 9,2%, el mejor desempeño desde enero de 2015. La cifra de Imacec, si bien se ubicó bajo las expectativas de los analistas que habían proyectado un aumento de 2,7%, para el ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, es esperanzadora respecto de las posibilidades que tiene la economía doméstica para comenzar a tomar un mayor ritmo que permita dejar el fuerte ciclo de desaceleración que arrastra hace ya casi cuatro años. El jefe de las finanzas públicas, incluso, aseguró que “estamos más allá de los brotes verdes, estamos en las primeras florcitas”.

El Banco Central (BC), en su Informe de Política Monetaria (IPoM) de septiembre, cifró un crecimiento del PIB en 2017 en un rango de 1,25%-1,75% y Hacienda acaba de ratificar su proyección de 1,5%. Pero es para el año que viene que las expectativas mejoran significativamente. Mientras el BC proyectó un rango de crecimiento de 2,5% a 3,5%, Hacienda lo ha situado en 3%.

La optimista visión del mundo empresarial, además de capturar las mejores condiciones del ciclo, también recogen la expectativa propia del cambio de gobierno, un período que ha estado marcado por un áspero debate laboral, la compleja puesta en marcha de la reforma tributaria, la discusión del proyecto de pensiones y el anuncio de una nueva Constitución.

En ese sentido, a cinco meses del cierre de la gestión de Michelle Bachelet se respira un cambio en el estado de ánimo del sector privado, aun sin conocer quién la sucederá.

* El peso de la política

En el sector privado, el 2018 se avizora favorable en materia de inversión y la mayoría de los consultados proyecta un desarrollo más vigoroso de nuevos proyectos comparado con lo que ha sido este 2017.

Ante la pregunta si el próximo año en su empresa piensan reactivar las inversiones, el 78% de los encuestados respondió afirmativamente, mientras que el 16% opinó lo contrario.

Del primer grupo, el 65% menciona que son proyectos que siguen un calendario preestablecido de inversión, en tanto que otro 30% detalla que se trata de iniciativas que se planean reactivar tras haberse frenado.

Los encuestados están divididos respecto de la influencia que tendrá en la ejecución de esas inversiones la política local y quién finalmente ocupe el principal sillón de La Moneda.

Así, al 54% de los empresarios, directores y ejecutivos no les resulta indiferente el panorama electoral y aseguran que el plan de inversión contemplado para el próximo año dependerá de quién salga electo Presidente de la República.

Otro 46%, en cambio, cree que los proyectos trascienden los gobiernos de turno y corren por un carril distinto al plano electoral. “Los proyectos son de largo plazo y tienen un flujo permanente”, acota un alto ejecutivo de una compañía.

Los comicios están previstos para el 19 de noviembre, en conjunto con las elecciones de diputados y senadores y de consejeros regionales. De haber una segunda vuelta electoral, ésta se realizará el 17 de diciembre.

La percepción mayoritaria del mundo empresarial es que en la papeleta de segunda vuelta figurarán Sebastián Piñera, el candidato de la coalición opositora Chile Vamos, y Alejandro Guillier, el senador independiente apoyado por PR, PS, PC y PPD. Así lo cree el 93% de los consultados. Sólo un 6% menciona la dupla Piñera-Sánchez.

Según la última encuesta Cerc-Mori, difundida el pasado 3 de octubre, Piñera alcanza 44% y Guillier 30% en primera vuelta del votante probable. El sondeo consignó que “el voto de segunda vuelta no se puede estimar con la probabilidad de votar de primera vuelta. Solo la mitad cree que va a haber segunda vuelta”.

En tanto, la última encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP) arrojó que Sebastián Piñera lidera la carrera presidencial con un 39,8% en voto probable de primera vuelta, seguido por Guillier, con 18,1%, y Beatriz Sánchez, con 17,9%.

* Crecimiento, el gran desafío

En el sector privado hay consenso respecto de los desafíos económicos que tendrá el próximo Presidente de Chile. Los encuestados coinciden en que impulsar el crecimiento y reactivar la economía debiera ser la principal tarea de la futura autoridad. Así opina el 59% de los encuestados. “No podemos suplir todas las necesidades, mejorar la educación y la salud, además de revisar las pensiones, sin crecimiento del país y, por ende, sin crecimiento de la recaudación de impuestos”, argumenta un importante empresario.

En el mundo empresarial también subrayan la necesidad de restaurar un clima propicio para la inversión privada, generando condiciones de diálogo y consensos. “El desafío es recuperar la confianza de los inversores en la institucionalidad, la estabilidad y el ambiente de negocios que caracterizaron el crecimiento de Chile durante los últimos 25 años”, enfatiza el presidente de una compañía.

El sondeo también muestra una valoración de los privados por revisar aspectos de las reformas estructurales que se implementaron, como la tributaria, laboral y educacional, “que van en sentido contrario”, comentan.

Modernizar el Estado, eficientar y simplificar los trámites, junto con poner el foco en elevar la productividad y promover la innovación son otros imperativos para el próximo gobierno mencionados por altos ejecutivos y ejecutivas.

Los consultados, asimismo, alertan que la judicialización de proyectos es una de las principales amenazas para recuperar la anhelada senda de crecimiento, por lo que ven necesario “restablecer la certeza jurídica en cuanto a aprobaciones ambientales, porque la incertidumbre tiende a paralizar las inversiones de largo plazo”.

Una directora de empresa complementa esa visión. “El principal desafío en las empresas para las que yo estoy involucrada ha sido la poca diligencia o la falta de apoyo de parte de las autoridades para sacar adelante los proyectos”.

Como parte de las prioridades futuras también se apunta a buscar el equilibrio en las cuentas fiscales, controlar el gasto fiscal y renovar la senda del superávit estructural, “que permita recuperar el prestigio que el país siempre tuvo en términos del desarrollo de políticas públicas”, plantea un empresario.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital