*

Mundo
Compartida
Actualizado el 24/07/2016
Estás leyendo:Estonia, el nuevo ejemplo mundial en educación

Estonia, el nuevo ejemplo mundial en educación

Autor: María Paz Salas

Esta nación de 1,3 millones de habitantes ha destacado en los últimos rankings del tema y se asoma como un nuevo ejemplo mundial. Su exitoso modelo, está basado en la equidad.

En los rankings internacionales de educación, hay países que ya son sinónimo de resultados de excelencia: Finlandia, Corea del Sur, Japón y Singapur, países que suelen encabezar las listas educativas.

De ellos, tal vez Finlandia es el que llama más la atención y atrae a expertos de todo el mundo que van a comprobar el llamado “milagro finlandés” en terreno.

Pero hay otro país que en los últimos años ha estado escalando en estos rankings. A una distancia de dos horas de viaje en ferry, desde Helsinki, la capital finlandesa, está la nación que estádeslumbrando a los expertos: Estonia.

La ex república soviética de 1,3 millones de habitantes ha tenido sobresalientes resultados en las pruebas Pisa (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes) que son realizadas por la OCDE, para comparar los sistemas educaciones de todo el mundo.

En los resultados de 2012, los jóvenes estonios de 15 años obtuvieron el lugar número 11 en Matemáticas (superando a Finlandia), ocuparon el sexto lugar en Ciencias, y el séptimo en Habilidad Lectora, de los 65 países que participaron en la evaluación.

Estonia no sólo superó a países como Francia y Alemania en algunas categorías, sino que también tuvo el número más bajo de desempeños débiles en toda Europa: un 10% en Matemáticas y Lectura, y 5% en Ciencias.

La receta del éxito se sustenta en un modelo educacional basado en la equidad: sus estudiantes vienen de diversos espectros culturales (un quinto de ellos habla ruso en sus casas) y económicos, pero todos reciben la misma experiencia educativa.

Eso se refleja con creces en las pruebas Pisa. En la prueba de Matemáticas de 2012, más de un tercio de los estudiantes de bajos ingresos estuvieron dentro de los mejores resultados.

El país también obtuvo la segunda menor brecha entre sus estudiantes con mayores y menores ingresos de todos los países OCDE.

“Nuestras políticas en su mayoría están impulsadas sobre la base de la equidad”, aseguró a La Tercera la Jefa Adjunta del Departamento de Investigación del Ministerio de Educación de Estonia, Tatjana Kiilo.

Por otro lado, el 91% de los adultos de entre 25 a 64 años terminaron la educación media, cifra mucho mayor que el promedio de la OCDE que es de 76%.

Los colegios y universidades son gratuitos en Estonia, y ahí los estudiantes también reciben almuerzos sin costo. Y a pesar de que hay un aumento en la cantidad colegios privados, aún siguen siendo un porcentaje pequeño del sistema educacional.

Pero sus resultados van más allá de la equidad. La educación es muy valorada en Estonia y sus profesores tienen una autonomía alta.

Otro factor de éxito, es que los estudiantes tienen los mismos profesores por varios cursos, lo que fortalece la relación entre ellos. Sin embargo, llama la atención que a pesar de que es una profesión muy respetada,solo el 14% de los profesores cree que su profesión es realmente valorada. También está bajando el número de jóvenes que eligen estudiar esa carrera, según explicó Kiilo.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital