*

Tendencias
Compartida
Actualizado el 09/06/2017
Estás leyendo:Había una vez, un libro para niñas rebeldes

Había una vez, un libro para niñas rebeldes

Autor: Marcelo Córdova

Dos autoras italianas usan el formato del cuento infantil para relatar las historias de 100 mujeres que desafiaron las normas y se convirtieron en científicas, deportistas, cantantes, escritoras y activistas. La obra, que acaba de llegar a Chile, es un best seller y según sus creadoras su objetivo es alentar a las niñas a explorar y soñar sin límites.

Había una vez, un libro para niñas rebeldes
Francesca Cavallo y Elena Favilli, autoras del libro Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes.

Érase una vez, un monarca que quería legarle el reino a su hijo, así que cuando su esposa dio a luz una niña se enfureció tanto que la abandonó, envió a la criatura llamada Isabel lo más lejos posible y se casó con otra mujer. Él creía que sólo un hombre podía gobernar sus tierras, así que cuando su nueva pareja tuvo un hijo, su felicidad fue máxima. Con sólo nueve años el niño asumió el mando tras la muerte de su padre, pero poco tiempo después él se enfermó y también falleció, dejándole el mando a su hermana María. Ella sentía celos de Isabel, quien ya tenía fama de ser una chica brillante y dueña de un temperamento a toda prueba, así que la encerró en la torre del reino.

Un día los guardias irrumpieron en la celda de Isabel y se arrodillaron ante ella declarando “La reina está muerta”. De esa forma, la muchacha se convirtió en una de las soberanas más respetadas por su pueblo y fue recordada por valorar su independencia hasta el punto que nunca se casó. Aunque esta historia parece un cuento de hadas como La bella durmiente o Blancanieves, en realidad se trata de la vida de la reina Isabel I de Inglaterra, tal cual aparece narrada en el nuevo y exitoso libro infantil Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes: 100 historias de mujeres extraordinarias.

Sus autoras son las italianas Elena Favilli (34) y Francesca Cavallo (33), quienes optaron por la fórmula de la fábula infantil para presentar a Isabel I, hija ilegítima de Enrique VIII y última monarca de la dinastía Tudor, y los de otras 99 mujeres notables. A diferencia de los cuentos tradicionales para niños, en el libro las protagonistas no son princesas que esperan casarse con su príncipe azul, sino que pioneras que en distintas épocas y países rompieron las normas establecidas.

Además de Isabel I, aparecen científicas, deportistas, artistas y activistas como la paquistaní Malala Yousafzai, de 19 años y que en 2012 recibió un balazo en la cabeza tras oponerse abiertamente al edicto talibán que prohibía que las niñas fueran a la escuela. Ella sobrevivió, no se dejó amedrentar y en 2014 ganó el Premio Nobel de la Paz. También destacan la inglesa Ada Lovelace, que se convirtió en matemática y pionera de la programación informática en el siglo XIX, y la estadounidense Nina Simone, cantante y feroz defensora de los derechos civiles de la población negra durante los 60. Incluso Chile hace un aporte al libro: “No hace mucho tiempo, en Chile vivía una joven y apasionada niña llamada Isabel. Isabel protestaba cada vez que era tratada diferente por ser una niña. Cada vez que alguien le decía que no podía hacer algo ‘porque ella era una niña’ su corazón se encendía con indignación’”, relata el libro sobre Isabel Allende, cuyos libros han vendido más de 56 millones de copias.

La mezcla de biografías de mujeres que rompieron moldes y el formato de cuento hizo que el libro se convirtiera en un éxito inmediato cuando fue publicado en 2016 por Timbuktu Labs, empresa propiedad de Favilli y Cavallo que opera en California y que diseña aplicaciones interactivas y otros contenidos para niños. Hoy ya van en 360 mil copias y ya se comercializaron los derechos para su traducción a 26 idiomas. De hecho el libro en español editado por Planeta ya llegó a las librerías chilenas hace algunos días.

La historia ilustrada de Isabel I en la edición original del libro.

La historia ilustrada de Isabel I en la edición original del libro.

Desde Estados Unidos las autoras cuentan a Tendencias que la publicación, que además incorpora retratos creados por 60 ilustradoras, surgió como respuesta a la pobre representación femenina en los libros infantiles. Por ejemplo, citan un estudio realizado en 2011 por la Universidad de Florida, Estados Unidos, y que analizó seis mil obras infantiles editadas entre 1900 y 2000. El informe estableció que no más de un tercio de los títulos que se lanzan cada año tienen algún personaje femenino, mientras que los masculinos aparecen en el 100 por ciento.

“Es importante que las niñas vean modelos a seguir que sean femeninos. Eso las ayuda a aumentar su confianza y a definir metas más importantes para sí mismas. Ambas tenemos 30 años, somos empresarias y sabemos de primera mano cuán difícil es tener éxito, que nos tomen en cuenta o que nos den una oportunidad. Las investigaciones muestran que cuando las niñas inician su educación, ya tienen menos convicción en sí mismas que los niños. Por eso es clave cambiar la narrativa”, cuenta Favilli, periodista y lectora ávida desde pequeña. Tal como ella señala, un reporte publicado en enero por las universidades de Princeton y Nueva York reveló que cuando las niñas cumplen seis años ya se ven a sí mismas como menos “talentosas” o “brillantes” que los niños.

¿Qué impacto puede tener un libro que en lugar de princesas clásicas ofrece historias reales de astronautas, escritoras y hasta una corredora de Fórmula 1?

EF: Las princesas típicamente necesitan a un príncipe, un hermano o un cazador que las salve. Nunca están a cargo de su propio destino, así que envían un mensaje bastante degradante. Por eso los padres debieran leerles este libro a sus hijas. Nuestras historias muestran a mujeres verdaderas que obtuvieron resultados extraordinarios en cada área imaginable. Son una gran inspiración porque alientan a explorar, aprender y soñar sin límites.

FC: No todas las historias tienen un final feliz. Ese es un aspecto que a menudo se olvida de los cuentos de hadas tradicionales y que incluimos en el libro. Creer que los niños sólo pueden leer historias con un buen final es algo reciente, pero a veces ellos tienen pensamientos más oscuros, a veces enfrentan malas experiencias y leer sobre las vivencias negativas de los demás los ayuda a sanar, a sentirse menos solos y también les da esperanza.

Por eso el libro también incluye a rebeldes que no vivieron felices para siempre. Es el caso de la estadounidense Amelia Earhart, la primera aviadora en cruzar el Atlántico y que se extravió para siempre en 1937, o el de la argentina Evita Perón, que murió de cáncer en 1952 tras “pelear por los derechos de las mujeres y ayudarlas a obtener su derecho a voto”. “Estas son historias sobre mujeres reales y que son muy diferentes a las de los cuentos. Quisimos presentar pintoras, cantantes de jazz, boxeadoras y líderes rebeldes que cambiaron el curso de la historia”, afirma Cavallo, escritora y directora de teatro.

El origen de la rebelión

La historia del libro partió en 2012 con la creación de Timbuktu Labs, empresa que editó la primera revista digital para niños que se lanzó para iPad. Los suscriptores también recibían un boletín semanal en el que Favilli y Cavallo narraban historias de mujeres pioneras. Esos relatos fueron bien recibidos y ambas decidieron autoeditar un libro ilustrado. Lanzaron una campaña en el portal Kickstarter y otra en Indiegogo para recaudar 40 mil dólares… pero superaron los 1,28 millones y el libro se convirtió en el más financiado en la historia de Kickstarter.

¿Qué fue lo más difícil de elegir a las 100 mujeres?

FC: Queríamos presentar mujeres de la mayor cantidad de países, porque los contenidos para niños no sólo carecen de diversidad de género sino que también en cuanto a razas, orientación sexual y religión. También pretendíamos incluir personajes con tantas carreras como fuera posible; buscábamos trombonistas, biólogas marinas, surfistas, etcétera. Finalmente, elegimos aquellas cuyas historias tuvieran algo que fuera particularmente interesante para un niño, por ejemplo el hecho de que la chef estadounidense Julia Child empezó su carrera siendo espía.

EF: Al ser italianas, amamos la vida de la piloto de Fórmula 1 Lella Lombardi, la única mujer en la historia en obtener puntos en una carrera de esa competencia. Ella aprendió a conducir mientras entregaba bistecs y salami en el camión de su papá que recorría las colinas de Piedemonte. También nos gusta la ciclista Alfonsina Strada, quien peleó por su derecho a correr en el Giro d’Italia, una de las competencias de ciclismo más duras del mundo.

También aparecen mujeres controvertidas como la ex primera ministra británica Margaret Thatcher, ¿por qué?

FC: Las mujeres siempre han debido atenerse a estándares más altos. En la mayoría de los casos, si eres mujer tienes que ser perfecta para que te conmemoren. En Italia sólo un cuatro por ciento de las calles tienen nombres de mujeres y, de ese porcentaje ¡el 80 por ciento son santas católicas! No sólo tienes que ser perfecta, sino que una santa para que te recuerden. Para nosotras era importante mostrar que la perfección no es una expectativa realista y que no debes caerle bien al resto todo el tiempo para ser considerada una mujer extraordinaria. De maneras diferentes, Thatcher y Hillary Clinton son dos grandes ejemplos de ese principio.

rebels

Ambas coinciden en que el momento en que lanzaron su campaña en Kickstarter contribuyó al éxito del libro. La carrera presidencial estadounidense entre Hillary Clinton y Donald Trump estaba en pleno desarrollo y el actual mandatario protagonizó varios titulares por sus comentarios sexistas. Hoy las escritoras consideran que en Estados Unidos y otros países los derechos básicos de las mujeres están bajo una creciente amenaza que demanda una mayor oferta de historias de fuerza femenina.

“Para muchas niñas y mujeres en todo el mundo ser rebeldes es su oportunidad de sobrevivir, no sólo de concretar sus sueños. Deben sublevarse contra maridos violentos, verse obligadas a casarse cuando todavía son niñas, familias que no quieren que estudien o jefes que no las ascienden porque temen que tal vez se embaracen. Alentamos a que las niñas se rebelen contra la injusticia, porque es un talento importante en la vida de las mujeres”, explica Cavallo.

¿Han estado en contacto con algunas de las rebeldes del libro?

EF: Sí. Algunas nos han enviado mensajes después de descubrirlo. Estamos en contacto con Ann Makosinski (inventora, Canadá), Eufrosina Cruz (activista, México), Amna al Haddad (levantadora de pesas, Emiratos Árabes Unidos) y Fadumo Dayib (política, Somalia). Hillary Clinton nos envió una nota de felicitaciones tras recibir nuestro libro y hoy es uno de nuestros modelos a seguir.

En Instagram hay muchas fotos de niñas posando con el libro, pero en muchas también aparecen niños. ¿Es importante que los padres también les lean estas historias a ellos?

FC: ¡Sí! Este libro es para todos. ¿No sería maravilloso si los niños crecieran en un mundo donde no despreciaran algo sólo porque el título dice “para niñas”? Hay gente que incluso no tiene hijos que nos dicen que les encanta aprender de mujeres sobre las cuales nunca habían escuchado. Recibimos mucha retroalimentación de niños a los que les gusta el libro y es importante que ellos también aprendan sobre estas mujeres.

Favilli indica que han recibido numerosas peticiones para editar una nueva versión con nuevas mujeres, pero por ahora no hay nada definido. Lo que sí tienen claro es que el libro está generando resultados: “A menudo escuchamos de niños y niñas que quieren buscar más información de estas mujeres en los celulares o computadores de sus padres, para así aprender más. Hace poco alguien nos envió un mensaje en que nos decía que su hija leyó la historia de Joan Jett y ahora le encanta escuchar su rock”, comenta Cavallo.

 

Un género en alza

Favilli y Cavallo admiten que su obra no es la única y que “hay un creciente número de libros infantiles que ensalzan a mujeres reales”. En Amazon.com aparecen títulos como Women of Science: 50 fearless pioneers who changed the world, de Rachel Ignotofsky y que destaca las contribuciones a la ciencia y la tecnología de las mujeres.

En Amazon.es destaca el libro ilustrado Las chicas son guerreras, de los españoles Irene Cívico y Sergio Parra, que reúne 26 historias de mujeres como Agatha Christie y Lady Gaga (15,15 euros en Amazon.es). Además, la editorial argentina Sudestada lanzó la colección de libros de “antiprincesas” que cuentan historias de personas como Violeta Parra o la independentista boliviana Juana Azurduy (www.revistasudestada.com.ar).

En Chile, Isabel Plant, periodista y editora de espectáculos de La Tercera, prepara para fin de año un libro basado en su proyecto Mujeres Bacanas, que a través de Twitter, Tumblr y Facebook destaca periódicamente las historias de mujeres como la escritora Marcela Paz o la actriz Emma Watson.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital