*

Deportes
Compartida
Actualizado el 04/10/2017
Estás leyendo:La magia gana terreno

La magia gana terreno

Autor: R. Gálvez y M. Parker

Pizzi ensaya un 11 con Valdivia. Isla abandonó la práctica por dolores estomacales. Por la mañana, la Roja ensayó obsesivamente el gol y un plan para frenar a Antonio Valencia.

La magia gana terreno

Las lesiones, las suspensiones y la decisiones de marginar jugadores tienen a la Roja con varios de sus habituales titulares de los últimos años descartados del vital partido de mañana ante Ecuador. Sin Marcelo Díaz (marginado), Charles Aránguiz (lesionado) ni Jean Beausejour (suspendido), Juan Antonio Pizzi tenía que encontrar a sus reemplazos, además de elegir al jugador ‘11’, ese que siempre le falta al DT. Cuatro puestos para muchos candidatos. Ayer empezó el proceso de búsqueda.

En la sesión vespertina, Macanudo ordenó un equipo que tenía como novedad la inclusión de Jorge Valdivia entre los titulares (algo que se daría por primera vez desde que Pizzi asumió la conducción de la Roja), dejando tan sólo a Eduardo Vargas y Alexis Sánchez como atacantes. Por ahora, el Mago y su magia ganan terreno. Además, al volante de Colo Colo lo acompañaban en el mediocampo Arturo Vidal, Francisco Silva y un casi recuperado Pedro Pablo Hernández (ver página 35). ¿Otra certeza? Eugenio Mena tomó el relevo de Bose como lateral izquierdo. El resto del bloque defensivo, lo de siempre: Claudio Bravo, Mauricio Isla, Gary Medel y Gonzalo Jara.

Todo, claro, quedará resuelto hoy, cuando el seleccionador ensaye por última vez el equipo que pretende mandar a la cancha mañana. Ayer no pudo trabajar todo lo que quería por los dolores estomacales que aquejaron al Huaso Isla y que lo obligaron a salir de la práctica y mirarla tendido en el pasto. En el cuerpo médico aseguran que no es motivo de preocupación y que es un simple malestar.

Se buscan los goles
“¡Eso es, Martín (Rodríguez). Peléala!”. “¡Ahí está, ahora así!”. “¡Eso me gusta más muchachos!”. Los gritos son de Juan Antonio Pizzi. Está preocupado. Quiere que sus jugadores rompan los 383 minutos sin celebrar un gol. La última vez que la Roja se abrazó fue ante Australia, por la fase de grupos de la Copa Confederaciones. Martín Rodríguez, quien hoy aparece como alternativa, fue el responsable. Luego pasaron Portugal, Alemania, Paraguay y Bolivia. Todos terminaron con el arco en cero.

Macanudo sabe que la falta de gol le ha impedido desarrollar su plan. Sus máximas figuras están poco finas cuando representan a la Selección. Alexis no anota por la Roja desde el 22 junio, ante Alemania, por la Confederaciones. Vargas, por su parte, celebró por última vez ante Camerún, en el debut de ese mismo torneo, pocos días antes.

Ante tal panorama, ayer, Pizzi destinó los 60 minutos de la práctica matinal para trabajar mano a mano con los delanteros. No se preocupó de nada más. Los probó a todos. Alexis, Vargas, Pinilla, Rodríguez, Paredes, Puch y hasta Fuenzalida fueron alternando en una línea de tres que debía sobrepasar la marca de los sparrings, que se diferenciaban con un vistoso peto amarillo.

El ejercicio consistía en hacer rotar el balón entre cada sector de la ofensiva para, finalmente, rematar e intentar batir al portero de Iquique, Brayan Cortés.

No es lo único, eso sí. Porque si bien el cuerpo técnico asume la importancia de volver a reencontrarse con el gol, la presencia de Antonio Valencia en Ecuador genera preocupación. Su velocidad y sus movimientos son la principal amenaza del cuadro de Jorge Célico, que sorprendió a Macanudo con la renovación de futbolistas que presenta. Ayer, en el arco norte de la cancha principal, en la linea defensiva, Manuel Suárez, ayudante del DT, se encargó de comandar los trabajos.

La estrategia fue forzar que los ataques se realizarán por la banda derecha que defenderá Eugenio Mena, quien reemplazará al suspendido Jean Beausejour, que es por dónde se moverá Valencia. Las rápidas coberturas de Gonzalo Jara fueron una de las instrucciones que más se repitieron por parte del cuerpo técnico nacional. Prácticamente se cargaban en bloque.

El plan para vencer a Ecuador ya está en marcha. La vuelta de los abrazos urge. Más aún, cuando ese abrazo puede mantener a Chile en carrera por ir a Rusia 2018.

Papel digital