*

Nacional
Compartida
Actualizado el 13/09/2017
Estás leyendo:Los dos sectores evangélicos que se enfrentan tras las críticas a Bachelet

Los dos sectores evangélicos que se enfrentan tras las críticas a Bachelet

Autor: S. Rodríguez y C. Soto

El Concilio Nacional y la Mesa Ampliada asumieron posturas opuestas tras la polémica por el Te Deum.

Los dos sectores evangélicos que se enfrentan tras las críticas a Bachelet
Obispos y pastores del Concilio Nacional de Iglesias Evangélicas. Foto: Agenciauno

A las 10.30 horas de este miércoles, el jefe de comunicaciones del Concilio Nacional de Iglesias Evangélicas, Cristián Nieto, confirmaba el “enfriamiento” de las relaciones con el gobierno, tras el polémico Te Deum del domingo recién pasado en el cual se criticó la agenda valórica de la Presidenta Michelle Bachelet; fundamentalmente, producto de los proyectos de despenalización del aborto y matrimonio igualitario.

En esa oportunidad, la molestia del gobierno fue evidente, también por algunos gritos e insultos que feligreses presentes, dentro y afuera de la Catedral evangélica, le lanzaron a la Mandataria.

Incluso la Iglesia Católica manifestó su rechazo a lo ocurrido, en voz del Cardenal Arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, quien el miércoles apuntó que “eso no es aceptable”.

Nieto, sin embargo, en compañía de otros pastores y obispos evangélicos, lejos de poner paños fríos al conflicto, lo atizó, expresando que “se ha faltado a la verdad, porque en este templo no se insultó a la Presidenta de parte de los líderes”.

Añadió que “nosotros no podemos hacernos cargo de los estados emocionales de las personas, por lo menos de los que estaban afuera. Por cierto que condenamos los ataques, porque somos una iglesia amorosa e inclusiva”.

Sin embargo, añadió que “lo que le molesta al gobierno son las críticas, que todo el mundo sabe que tenemos frente a temas valóricos, y si nos quieren pedir que seamos obsecuentes para que seamos acogidos, les quiero decir que se equivocan, porque nosotros seguimos a los apóstoles de la Biblia, y ninguno de ellos se puso de rodillas frente al poder”.

Asimismo, el diácono Eduardo Durán indicó que “nos quieren hacer ver como intolerantes y agresivos; en el gobierno han hecho una caricatura de nuestro pensamiento, y eso no lo aceptamos. Por eso, comunicamos nuestro distanciamiento con el gobierno y nos restamos de las disculpas que otros ofrecieron”.

Esa alusión fue en referencia al obispo Emiliano Soto, presidente de la Mesa Ampliada de Entidades Evangélicas, quien lamentó lo sucedido en el Te Deum y se disculpó con la Presidenta. Este miércoles, de hecho, a los pocos minutos de que terminara la conferencia del Concilio, también se refirió al tema: “Nos parece impropio que dentro de la misma iglesia haya gritos fuera de lugar, porque además se hicieron algunos discursos bastante violentos. Nosotros somos respetuosos de todas las instituciones, especialmente si invitamos a la Presidenta a nuestra casa”.

Agregó que “no insistimos en una tozudez, en una soberbia, en una posición intransigente. Todo lo contrario. Más vale pedir perdón y decir que nos equivocamos”.

Mientras, en La Moneda les restaron importancia a las críticas. “Nos quedamos con las expresiones de disculpas y apoyo que han dado personeros de la iglesia”, sostuvo la ministra vocera, Paula Narváez. Consultada sobre si este episodio afectará la participación de la Presidenta Bachelet en el “Día Nacional de las Iglesias Evangélicas” (31 de octubre próximo), la secretaria de Estado contestó que “no se comenta con antelación la agenda de la Mandataria”.

¿Quién es quién?

Aunque no existe una estadística oficial, las diferentes iglesias evangélicas estiman que en Chile habría cerca de 3,5 millones de personas que profesan esta fe. Por ejemplo, si se asume como una referencia el fallido Censo de 2012, en él se concluía que un 16,4% de chilenos mayores de 15 años eran evangélicos, lo que convertía a esta creencia en la segunda religión más grande de Chile, después de la católica.

Un dato más concreto lo aporta la Encuesta Nacional Bicentenario 2016, de la U. Católica y GfK-Adimark, según la cual el 18% de la población se declara evangélico. Cruzada esa estimación con el resultado preliminar del último Censo Abreviado 2017, que arrojó una población total del país de 17.373.831 habitantes, el mundo evangélico bordearía los 3 millones 127 mil.

Dentro de ese universo, las iglesias pentecostales son las mayoritarias. “El 80% de los chilenos evangélicos pertenecen a esta creencia”, asegura Cristián Nieto, del Concilio Nacional.

Justamente, esta última entidad, la que puso “distancia” con el gobierno y de la cual el diácono es vocero, aglutina a los pentecostales. Aquí la iglesia base es la denominada Primera Iglesia Metodista Pentecostal, que se organiza en torno a la Catedral Evangélica.

La Mesa Ampliada de Entidades Evangélicas, en tanto, presidida por el obispo Emiliano Soto, representa a más de 200 organizaciones pastorales, entre las cuales hay pentecostales, presbiterianos, metodistas, luteranos y bautistas, entre otros.

Abraham Paulsen, académico del Centro de Estudios Religiosos de la U. Católica, explica que “se trata de entidades importantes, de las cuales el Concilio Nacional ciertamente que tiene una base de feligreses muy grande. Pero se debe tener claro que, en general, el llamado tema valórico, respecto del rechazo al aborto y a la unión homosexual, son temas muy fuertemente arraigados en toda la cultura evangélica. Eso es así”.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital