*

Reportajes
Compartida
Actualizado el 06/01/2018
Estás leyendo:Manifiesto de Felipe Kast: “Me volvería a vestir de mujer sin problemas”

Manifiesto de Felipe Kast: “Me volvería a vestir de mujer sin problemas”

Autor: Fredi Velásquez Ojeda

"Nunca pensé que el video iba a tomar tanto revuelo. Lo que buscábamos era denunciar las desigualdades que existen contra las mujeres, y lo logramos. Ahora voté por defender la libertad de las personas en el proyecto de identidad de género, y no creo que haya problemas en mi sector".

Manifiesto de Felipe Kast: “Me volvería a vestir de mujer sin problemas”

Mi decisión de entrar a la política está influenciada por la vida de mi padre. Él murió de cáncer cuando yo tenía seis años. Nos dejó a toda la familia una grabación explicando que se iba a morir y contando toda su vida. Era optimista, apasionado y trabajador. Por suerte, tuve una mamá que nos inundó de cariño, y luego un muy buen padrastro. Tuve una buena infancia, a pesar de perder a la persona que más quería de niño. Él tiene una buena cuota de responsabilidad en que yo haya optado por estudiar economía y la pobreza, y luego seguir en política.

Me duele cuando la gente de mi sector abraza ideas de la izquierda simplemente para ganar un par de votos. Lo que más me cuesta de la política chilena es el populismo, la poca rigurosidad con el análisis de las ideas y de los proyectos de ley. Muchos se preocupan más de los votos que de las ideas.

Soy un gozador de la vida. Estoy convencido de que la vida es un regalo, hay que vivir con alegría. No soy un tipo serio, soy optimista por naturaleza, y valoro mucho el sentido del humor. Cuando niño tenía grabaciones del Coco Legrand y escuchaba sus historias completas. Es un tipo genial, y fue compañero de curso de mi padre en el Hispano Americano.

Me ducho dos veces al día. Estuve viviendo en Cuba durante años junto a mi esposa, que es de allá. Los cubanos se bañan en la noche y mi mujer me pedía que me bañara antes de acostarme. Acepté su petición por cariño, pero al principio la encontré bastante injusta y discriminadora contra un chileno que estaba acostumbrado a la ducha en la mañana. Ahora disfruto mi ducha en la mañana y en la noche.

Entre el ron y el pisco, prefiero el pisco.
Soy de piscola, en asados, cumpleaños y encuentros con amigos. No tomo muy seguido, pero si me hacen elegir, prefiero el producto nacional.

Pensaba en ser jugador de básquetbol profesional. El deporte fue muy importante después de la muerte de mi padre. Empecé a jugar a los 10 años, con un entrenador que después se convirtió en un verdadero padrino, Néstor Gutiérrez. Mis planes eran dedicarme al deporte, pero la estatura no me acompañó.

Mis hermanos dicen que soy el regalón de mi mamá, pero eso es falso. Quedó de manifiesto cuando fue diariamente a ayudar a la campaña de mi hermano Pablo Kast en Valparaíso. Luego de la campaña le dije al resto de mis hermanos que eran unos mentirosos, y que el verdadero regalón había quedado descubierto.

Extraño mis lentes poto de botella.

Extraño mis lentes poto de botella. Me gustaba ese estilo de lentes gruesos. Tengo un problema severo a la vista y nunca había encontrado lentes de contacto que pudieran adaptarse a mis ojos. Hace poco tiempo encontré unos adecuados y los estoy usando para poder hacer deporte.

Prefiero reservar mi juicio sobre Manuel José Ossandón. Tengo claras diferencias con él, pero no me hago problemas. Si hay algo que me caracteriza es que no soy una persona con rencores. En política no tengo enemigos, pero tengo claro quiénes están en política por los motivos correctos y quiénes están simplemente por ambición, dispuestos a cualquier cosa.

Me volvería a vestir de mujer sin problemas. Cuando lo hice, nunca pensé que el video iba a tomar tanto revuelo. Lo que buscábamos era denunciar las desigualdades que existen contra las mujeres, y lo logramos. Ahora voté por defender la libertad de las personas en el proyecto de identidad de género, y no creo que haya problemas en mi sector. Una de las grandes fortalezas de la nueva política debe ser que conservadores y liberales puedan convivir pese a las diferencias.

Fui DJ durante cuatro años en mi época escolar. Me gané mis primeras monedas pinchando música en matrimonios y fiestas de 15 años. Aún tengo mi colección de vinilos de esa época. Colocaba música a principios de los 90, con bandas como GIT, Roxette, Michael Jackson y Depeche Mode.

Una candidatura presidencial en el 2022 es posible, aunque tampoco me quita el sueño.
No tengo muy claro mi horizonte en el futuro. Estoy disfrutando del momento que vive Evópoli, y espero que este proyecto que hemos construido con mucho esfuerzo siga creciendo. Los políticos que fracasan son aquellos que se obsesionan con los proyectos personales y se olvidan de los proyectos colectivos.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital