*

Deportes
Compartida
Actualizado el 09/01/2017
Estás leyendo:Natalia Duco: “En el deporte hay harta homosexualidad, pero Chile no está preparado para aceptarla”
Junta de verano

Natalia Duco: “En el deporte hay harta homosexualidad, pero Chile no está preparado para aceptarla”

Autor: Felipe Rioseco

Natalia Duco: “En el deporte hay harta homosexualidad, pero Chile no está preparado para aceptarla”

¿El verano sinónimo de qué es?
De entrenar. Es la época en que uno más entrena. Y de Cuba, hace más de 10 años me voy para allá.
¿El mejor y el peor verano de su vida?
Peor no tengo ninguno. Y el mejor, las vacaciones después de un año de colegio. Cuando el verano era sinónimo de vacaciones.

Una playa o lugar al que le gustaría regresar siempre.
El último que conocí y me encantaría regresar fue las Torres del Paine. Es un lugar mágico.

¿Algún amor de verano que aún recuerde?
Tiene que ser de la época del colegio, pero ya no tengo memoria. Caducaron.

¿Bikini o traje de una pieza?
Bikini todo el rato. Me encantan, tengo miles. Todos los años me compro cuatro o cinco.

La peor caña de su vida.
Cuando chica, la primera vez que se me pasaron las copas. Dolor de cabeza, cuerpo cortado. Pero fue la primera y última vez. Es la estupidez más grande del mundo. Eso es autodestrucción.

¿Su situación sentimental actual?
¡Estay pidiendo mucha información poh! Eso es a otro precio.

¿Su hombre ideal debe ser, obligatoriamente, más fuerte que usted?
Nooo. No me gustan los musculosos. Me gustan fuertes, sí, pero un michelín de musculoso me muero. No tengo problema en salir con alguien flaco.

Después del deporte, ¿a qué es lo que le dedica más tiempo?
Está dividido entre estudiar para la universidad, mi familia y vida personal. Y el arte. Pinto acrílicos sobre tela. También me gusta ver arte, leer, estudiar.

¿Cuál es su vía de escape?
Siempre es ir al mar. En Cuba, que es donde más paso, me gusta mucho ir a la playa. Y cuando estoy en España, me gusta la onda bosque. La naturaleza.

¿Qué sintió con la muerte de Fidel Castro?
Fue impactante. Después de ir tanto a Cuba, pensaba que era inmortal. Saber que se murió fue un shock. La gente de Cuba lo ama; también genera odio. Fue como que se iba un inmortal.

¿El atletismo da dinero?
Sí, por supuesto. Si estás a nivel mundial hay todo un circuito que te pagan, las medallas las pagan. No es como el tenis o el fútbol pero sí. En Europa la diferencia es que los clubes les dan un sueldo a los deportistas.

¿Su situación económica actual es buena?
Sí, obviamente. Lo que gano, lo hago haciendo lo que amo. Y me ha ido bien y rentable.

El deportista chileno más soberbio y el más humilde.
No me atrevería a hablar mal de otro deportista. A la luz de la prensa puede ser soberbio pero siempre hay que conocerlo en la intimidad. Y humilde, la Kristel Köbrich, la encuentro admirable. Ha hecho una carrera fuera de su país, dejó su familia.

Si de usted dependiera, ¿quién sería el próximo presidente de Chile?
Tengo mi opinión pero creo que el deporte y la política no se pueden mezclar. Mi bandera es el deporte y ahí caben todos.

¿Se declara feminista?
No me gusta ni el machismo ni el feminismo. No critico el movimiento feminista, pero para mí la base es que el hombre y la mujer no son iguales, por una cosa biológica. Somos con el yin y el yang, un complemento. La igualdad total no es verdad.

¿Se siente una deportista menospreciada?
Noo, me siento valorada. Depende por quién: por la gente me siento valorada. Por los periodistas, también. Pero a veces hay situaciones que te hacen sentir, no menospreciada, pero sí que no valoran lo que uno hace.
Se le oye mucho quejarse por la falta de apoyo, ¿es una mujer peleadora?
Soy una mujer que tiene voz. Por qué tengo que esconder lo que me pasa. En Chile, si dices lo que pasa, te catalogan como peleadora o conflictiva. Alzo la voz para que las futuras generaciones no pasen por lo que nosotros.

¿Usted odia el fútbol?
Nooo, no odio el fútbol. No soy una amante ni una experta, pero disfruto viendo la Selección. Soy una orgullosa de decir que somos bicampeones de América.

coeu22hweaazf51

Si usted fuera ministra del Deporte, ¿cuál sería su primera medida?
Profesionalizar el deporte, que en Chile el deportista de alto rendimiento sea un trabajo. Y además, llevar el deporte a todos. Es un país obeso y sedentario.

¿Debe ser usted la abanderada de Chile en Tokio 2020?
No soy nadie para creer eso, pero me encantaría. Aparte que me han nominado las últimas tres veces jajajá, ya sería como chuuta. La Leonardo Di Caprio… A quién no le gustaría, es un honor. Eres la líder de la delegación.

¿Qué tan de acuerdo está con la siguiente frase: “Isidora Jiménez vende porque es una niña linda”?
Chuta. A ver, yo creo que vende porque es una atleta que corre rápido y además es linda. Es un plus. No creo que sólo sea una niña linda, porque si no entraría en el grupo de las modelos. Es una mezcla de atleta y modelo.

Sólo un deportista chileno ha hecho pública su homosexualidad. ¿Es porque no hay más o no se atreven a contarlo?
En el deporte hay harta homosexualidad. Lo más probable es que haya, pero Chile no está preparado para aceptar la homosexualidad. En otros países es algo común. En mi caso no tengo problemas porque me encantan los hombres.

No la invitaron a La Moneda, ¿se sintió ninguneada?
Pensé que era un error. Pero cuando llamé y me rectificaron, sentí que no valoraron mis resultados. Clasifiqué a una final, quedé décima. Eso me dice que no tiene ningún valor para el ministerio, el IND. Dicen premiación a las mejores deportistas de Chile y no estábamos los mejores. Entonces cambien el nombre a la ceremonia.

¿Le dolió más eso o la lesión en el hombro?
Me dolió mucho más la lesión. Estas cosas son reconocimientos pero el único reconocimiento es el que uno se tiene. La final olímpica nadie me la quita. Siempre peor va a ser una lesión que te limita. Lo demás son cosas secundarias.

¿Alguna otra fiesta a la que no haya sido invitada en su vida?
No, es que como yo soy tan simpática siempre me invitan. Pero soy la que no voy porque estoy entrenando, me acuesto temprano o estoy fuera de Chile.

Papel digital