*

Nacional
Compartida
Actualizado el 02/10/2017
Estás leyendo:Tiendas que venden productos derivados de la marihuana llegan a 225

Tiendas que venden productos derivados de la marihuana llegan a 225

Autor: Víctor Rivera

Carabineros realizó el primer estudio sobre grow shop. Concluye que elementos no tienen presencia de cannabis: “Están haciendo una estafa”.

Tiendas que venden productos derivados de la marihuana llegan a 225

Según el estudio “Lecciones aprendidas a cuatro años de la legalización de la marihuana”, realizado por la ONG Smart Approaches to Marijuana (SAM), en los estados de Colorado y Washington, en EE.UU., existen más tiendas de grow shop (donde se venden productos para el autocultivo de marihuana y derivados) que locales Starbucks y McDonalds.

El informe es uno de los insumos de un inédito estudio elaborado por el Centro de Análisis de la Dirección de Control de Drogas de Carabineros, que busca conocer la realidad sobre las tiendas de este tipo en Chile.

Según el análisis, “en la actualidad el comprar o vender semillas de cannabis o los productos necesarios para su cultivo, así como también consumir marihuana individualmente, dentro de la propiedad privada y sin concierto previo, no se encuentra tipificada como delito o falta. En Chile, lo que pena la Ley N° 20.000, es el porte o consumo de marihuana en la vía pública y su comercialización. Debido a ello es que en el mercado nacional se han instalado diversos locales orientados al comercio de productos relacionados con la cannabis, denominados como grow shops, los cuales no infringen la legislatura imperante debido a que no expenden droga propiamente tal”.

Conforme al catastro del Departamento Antidrogas OS-7 de Carabineros, existen 225 tiendas formales denominadas grow shop. De estas, la mayor cantidad está en las regiones Metropolitana (36%) y Antofagasta (27). En tanto, las comunas y ciudades en que hay más de estos locales están en Antofagasta (16), Calama (11), Talca (10), la comuna de La Cisterna (9) y la ciudad de San Pedro de Atacama (7).

Sobre la norma que se aplica para que se catalogue esta comercialización como un delito, el vocero del OS-7, Alejandro Molt, explicó que “en la medida en que no tengan plantas no hay ilegalidad, podría ser interpretado con las semillas como precursores para el consumo, pero es más difícil probar, porque la semilla no tiene el THC”.

Dentro de las 225 tiendas contabilizadas, se pudo establecer que la oferta de elementos cannabis existentes para la comercialización en este mercado alcanza los 472 productos, los cuales se dividen en aceites, cultivo, comestibles y cosméticos. Los aceites son los que más se venden, alcanzando un 42% de total de la oferta, y según Carabineros, se ofrecen como contenedor de “propiedades y beneficios relacionados con la salud”.

Conclusión

El informe de 18 páginas finalmente concluyó que “se pudo establecer científicamente que ninguno de ellos presenta cannabinoides u otro principio activo que se encuentre regulado por la Ley 20.000. Producto de lo anterior, se pudo descartar que los productos que a diario se comercializan en diferentes puntos de nuestro país tengan dentro de su composición cannabis o marihuana, desmitificando su uso para tratar enfermedades”. El capitán Molt dijo que “están haciendo una estafa, porque están ofreciendo algo a los consumidores que no es. Vimos que en estos productos no hay presencia de cannabis”.

Para la directora ejecutiva de Fundación Daya, Ana María Gazmuri, desde el punto de vista médico y terapéutico, “lo más probable es que por estos productos pasó un poquito de marihuana, una hoja, pero no tiene las condiciones y características suficientes para responder a las necesidades terapéuticas de los pacientes y, en ese sentido, por supuesto que se podría configurar en una estafa”. Sin embargo, advirtió que “hay que hacer la salvedad dentro de este universo, porque hay personas que hacen buenos productos, de buena manera, pero lo que corresponde es que ese emprendimiento tuviera la forma de legalizarse y de pasar a un estatus regulado”.

En tanto, el jefe de gabinete del Senda, José Valencia, señaló que “el crecimiento de este tipo de tiendas refleja una tendencia a nivel global, de la cual Chile no está ajena, respecto de cómo se contextualiza la marihuana. Estamos frente a un cambio de paradigma en lo que esta droga representa. Esto nos plantea un gran desafío en materia de prevención. Porque si en algo existe un consenso transversal es que la marihuana no es una sustancia inocua cuando hablamos de menores de edad”.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital