*

Nacional
Compartida
Actualizado el 31/03/2016
Estás leyendo:Francisca Linconao: Una machi con historia

Francisca Linconao: Una machi con historia

Autor: Pedro Cayuqueo

Francisca Linconao, una de las detenidas en el caso, ganó una demanda contra el Estado y un recurso de protección para evitar la tala ilegal de árboles.

Francisca Linconao: Una machi con historia

Fue el año 2008 cuando el abogado Carlos Tenorio conoció a la machi Francisca Linconao Huircapán (59 años). “Fue por un recurso de protección que ella interpuso contra la familia Taladriz, por entonces mis representados”, comenta a La Tercera.

Se trató de un conflicto que marcaría un hito en la temática indígena. La machi, residente en el sector Rahue, comuna de Padre Las Casas, había denunciado en tribunales a la Sociedad Palermo Limitada por tala ilegal de árboles y arbustos nativos en el fundo Palermo Chico, colindante con su comunidad.

La machi argumentó que la tala era ilícita, por cuanto se realizaba dentro del perímetro de 400 metros más próximos a tres manantiales, cuyos nacimientos estaban en los cerros del sector. Se infringía de esta forma el artículo 5 de la Ley de Bosques.También denunció la violación de un sitio de significación cultural; los denominados “Menokos”, humedales donde habitan fuerzas que en la cosmovisión mapuche tienen el carácter de sagrados. Y además, la pérdida de plantas medicinales, vitales para su trabajo de machi.

Todo ello Francisca Linconao lo hizo invocando el Convenio 169 de la OIT, ratificado por el gobierno de Bachelet aquel mismo año 2008. Un año más tarde, la Corte de Apelaciones de Temuco emitió el fallo a su favor, el que fue ratificado más tarde en su integridad por la Corte Suprema.

El fallo constituyó la primera aplicación del Convenio 169 en Chile, el cual establece en su artículo 13 la obligación del estado de respetar la importancia especial que para las culturas y valores espirituales de los pueblos indígenas reviste su relación con las tierras o territorios.

Se trató de un triunfo calificado como histórico. Y la primera derrota de Carlos Tenorio frente al Convenio 169. Y también frente a la machi Francisca, una de los 11 mapuche detenidos por la PDI la madrugada de ayer por su presunta participación en el crimen del matrimonio Luchsinger Mackay. Tenorio, uno de los abogados más solicitados de Temuco, representa hoy a la familia del fallecido matrimonio. Y al frente, una vez más, tendrá de contraparte a la reconocida machi de Rahue.

Autoridad tradicional

Los cercanos a la machi Francisca niegan absolutamente los cargos en su contra. Recuerdan que tras el crimen de los agricultores suizo-chilenos, también fue detenida y sometida a proceso.

Entonces la acusaron de porte ilegal de arma de fuego y municiones, siendo finalmente absuelta tras el juicio oral. Pese a ello, durante meses debió soportar severas medidas cautelares. Entre ellas arresto domiciliario nocturno, arraigo regional y firma mensual.

Esto, a juicio de sus cercanos, impactó gravemente en su salud y en el ejercicio de su rol tradicional. Por ello entabló más tarde una demanda civil contra el Estado, que también ganó.

Fue así que en octubre de 2015, el Primer Juzgado Civil de Temuco condenó  al Estado a pagar $ 30 millones a la machi, estimando que la policía actuó “sin mediar respeto” de su condición de autoridad tradicional. El pago de dicha suma aún se encuentra en trámite.

Es precisamente este rol de “autoridad tradicional” el que destaca el padre José Fernando Díaz, misionero del Verbo Divino y quien desde el año 1989 trabaja con comunidades mapuche. Díaz se reconoce cercano a la machi. Y culpa al gobierno de “ceguera” frente al conflicto.

“Ella es una autoridad tradicional, no es cualquier persona, tiene un don que la lleva a sanar a las personas, no a causar daño”, señala a La Tercera.  “Que la culpen del crimen de los Luchsinger-Mackay, me consta, es un dolor muy grande para ella. Su propia hermana trabajaba con ellos en el fundo, eran vecinos”, agrega Díaz.

A juicio del religioso, existiría una verdadera “cacería de brujas” para dar con el resto de los implicados en el brutal crimen. “La machi Francisca es muy combativa, la conocimos peleando el cerro Rahue, defendiendo sus manantiales y sus menokos. Yo creo que desde allí la PDI la visualizó y la comenzaron a involucrar en cosas”, indica.

“Hay una ceguera intercultural”, acusa Díaz. Y tanto en el gobierno como en las policías. “Dicen que la machi se vinculaba a personas radicales. Ella, por su rol, atiende a quien sea, pueden ser activistas buscados por la ley, gente de la comunidad, de otros territorios, su mandato cultural la obliga a ello”, señala.

Ayer, junto al resto de los detenidos, la machi Francisca Linconao fue formalizada en calidad de autora del delito de incendio con resultado de muerte de carácter terrorista y dejada en prisión preventiva. Arriesga presidio perpetuo calificado.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital