*

Nacional
Compartida
Actualizado el 12/01/2018
Estás leyendo:Venta de bonos de Fonasa en sucursales finalizará en febrero

Venta de bonos de Fonasa en sucursales finalizará en febrero

Autor: Lorena Leiva

Esta medida es el primer paso hacia la desaparición definitiva del documento, que es utilizado por pacientes públicos para acceder a consultas en clínicas. Afiliados y médicos criticaron la falta de información al respecto.

Venta de bonos  de Fonasa en  sucursales finalizará en febrero

Solo hasta febrero, las 105 sucursales del Fondo Nacional de Salud (Fonasa) en el país venderán bonos para atención de salud. Luego de esa fecha, estos documentos se podrán adquirir exclusivamente en locales de Caja Vecina del BancoEstado, de manera electrónica en el sitio web del seguro o directamente en los prestadores de salud, con la huella digital.

Esta modalidad va en línea con la desaparición definitiva del bono médico, según explicó el jefe de la División de Gestión Territorial de Fonasa, Héctor Iribarren.

“En concreto, va a desaparecer el bono. Lo que estamos trabajando es que todo beneficiario nuestro que requiera una atención va a ir directamente al médico. No va a necesitar de un bono, porque va a pagar directamente en la consulta. Y para eso, en la línea de la transformación tecnológica, a principios de febrero estaríamos en condiciones de iniciar este proceso. Por lo tanto, el bono no va a ser necesario”, indicó Iribarren.

En octubre se inició este proceso, en que paulatinamente las sucursales han ido dejando atrás la venta. Es así como en la Región de O´Higgins, hace cinco meses que ya no se vende el documento, al igual que en locales de Temuco y de algunas comunas de la Región Metropolitana, como Las Condes y La Florida.

“Se deja de vender, pero en la transición se incorporan convenios que hicimos con Caja Vecina, que se suman a la red más de 20 mil puntos donde los afiliados pueden adquirir este servicio. Además, ya está en operación un nuevo convenio con Sencillito, donde se suman dos mil puntos más”, complementó Iribarren.

Utilidad

Estos bonos son los que permiten a un afiliado de Fonasa acceder a una prestación médica, ya sea consulta o procedimiento, en la Modalidad de Libre Elección (MLE). Si bien este sistema incluye prestadores públicos, principalmente se utiliza en privados, como clínicas y centros médicos.

Según cifras que publicó en diciembre pasado la Asociación de Clínicas de Chile, son 5,3 millones de pacientes Fonasa los que se atienden en el sector privado y del 100% de las atenciones que entregaron en 2016, el 42% fue para pacientes de Fonasa.

Complejidades

La medida, que apunta a modernizar el seguro público, no ha estado exenta de complejidades. Algunos pacientes lo han calificado como un “caos” y otros han perdido sus horas.
Brenda Cortés Saavedra (44), quien realiza los trámites médicos de su madre y un tío, relata que los cambios y la falta de información le están generando problemas.

“Esta semana, en dos oportunidades tuve que comprar bonos. Antes lo hacía en la caja de compensación, pero ahora me dicen que ya no venderán y que tengo que ir a una Caja Vecina o Sencillito. No es tan fácil, porque antes hay que llamar a Fonasa desde un celular, con nuestro dinero, pedir un folio, y recién ahí puedes ir a comprar el bono a Sencillito. De otro modo no te lo venden”, indicó Cortés, quien agregó que “aquí nadie nos ha informado. Uno se entera cuando llega a comprar el bono a la sucursal o a la caja. Nos hacen perder tiempo y dinero”.

En tanto, una funcionaria que no quiso entregar su identidad, de un centro médico de Viña del Mar, explicó que hace un tiempo “muchos de nuestros pacientes han perdido sus horas médicas por el tiempo que les toma encontrar un lugar para comprar el bono”.

El presidente del Departamento de Medicina Privada del Colegio Médico, Rodrigo Julio Araya, indicó que “hasta ahora no se ha emitido ningún comunicado de Fonasa al respecto, ningún e-mail a prestadores individuales y en la página web no se refieren al tema”. Añadió que “tenemos la disposición, como Colegio Médico, para ayudar en la creación de mecanismos que faciliten la atención y permitan control adecuado de gastos”. No obstante, agregó que “mecanismos engorrosos o mal informados pueden generar que los médicos, que voluntariamente atienden Fonasa, suspendan sus convenios, lo que sería perjudicial para los pacientes”.

Héctor Iribarren reconoce algunas dificultades con afiliados y médicos que no aceptan bonos adquiridos en Caja Vecina, pero lo atribuye a parte de la transición del sistema. “Hay casos en que médicos no reciben bono, principalmente por desconocimiento, pero los hemos llamado y enseñado a como liquidarlos”. Agregó que, “en el caso de pacientes que no encuentran bonos en las sucursales, ahí mismo se les está asistiendo para que obtengan su bono mediante Caja Vecina”.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital