Ignacio Sánchez

Ignacio Sánchez

Rector Pontificia Universidad Católica de Chile

Opinión

Ciencias y Humanidades

Fachada de Conicyt en el centro de Santiago.

Nuestro país está en una senda de desarrollo, y este proceso requiere invertir en la educación de la niñez y juventud en sus diferentes niveles de formación. Junto a esto, es vital invertir en la creación de nuevo conocimiento a través del énfasis en la investigación e innovación, para generar nuevo conocimiento y realizar la transferencia de sus resultados al desarrollo de la sociedad.

La nueva institucionalidad que está en discusión en el Parlamento, -que debiera dar paso este año a un nuevo ministerio-, va a tener la responsabilidad de liderar y coordinar las acciones orientadas a dar un salto mayor en la relevancia de las Ciencias y Humanidades a nivel del país. En este sentido, es positivo que se haya ratificado al Presidente de Conicyt, profesor Mario Hamuy, principal impulsor del proyecto de ley que significará un gran avance en esta materia.

Es importante destacar el apoyo bibliográfico a los investigadores y estudiantes que ha entregado Conicyt a partir del año 2012 a través del financiamiento de las colecciones electrónicas de las revistas de investigación. Sin embargo, hemos conocido que existe un desfinanciamiento en este programa y que está en evaluación su continuidad con la amplitud y profundidad de sus colecciones. Es sabido que este programa significa un alto costo y que ha tenido alzas significativas por parte de las editoriales internacionales. Sin embargo, el apoyo bibliográfico en Ciencias y Humanidades ha sido clave en la mayor productividad científica de nuestro país, lo que se aprecia en los indicadores internacionales. Es muy difícil enfrentar el costo por parte de las universidades, y al estar disponible para todo el país, ayuda a instituciones de regiones y a todas sus comunidades universitarias.

Durante su historia, el apoyo de Conicyt ha sido crucial para que la ciencia chilena, -desarrollada mayoritariamente en las universidades-, sea de calidad y goce de un importante prestigio internacional. A pesar de este avance, Chile sigue siendo el país de la OCDE que menos invierte en I+D, y actualmente está muy lejos del promedio de los países que la integran. Poder hacer de Chile un país que participe de la sociedad del conocimiento necesita un esfuerzo adicional y el tema que se plantea es la base de la investigación científica.

Asegurar el acceso a la información, -es decir a las referencias bibliográficas actualizadas-, es una necesidad prioritaria si queremos seguir avanzando en el desarrollo de la investigación en todas las áreas del saber. Nuestro desarrollo científico estaría siendo afectado seriamente si no se logran aprobar los recursos necesarios para tener este continuo aporte desde Conicyt. No podemos permitir que una nueva institucionalidad, a través de este nuevo ministerio, no cuente con la información científica amplia y actualizada para nuestros investigadores y estudiantes. El desarrollo de las Ciencias y Humanidades importa a todos.

#Tags


Seguir leyendo