Fideicomiso de Piñera fija tope de 80% para inversiones en renta variable

Los bancos de inversión que manejarán parte del patrimonio del Presidente Sebastián Piñera y su esposa deberán liquidar unos US$ 254 millones de acciones locales, tal como lo establece la Ley 20.880.


El miércoles de la semana pasada, el hasta entonces presidente electo Sebastián Piñera anunció el fideicomiso que administrará parte de su patrimonio y el de su familia durante su gobierno. Esto, a través de cuatro entidades que manejarán recursos por unos US$ 1.170 millones, según lo establece la Ley 20.880 sobre la probidad en la función pública y prevención de los conflictos de interés.

En el caso del Mandatario y su esposa Cecilia Morel, el monto en fideicomiso alcanza unos US$ 665 millones (el resto corresponde a sus cuatro hijos), realizado principalmente por medio de Bancard Inversiones Ltda., que es controlada en un 66,85% por Sebastián Piñera. La revisión de los mandatos de administración para este patrimonio, que realizarán tres entidades (BTG Pactual Administradora General de Fondos, Moneda Asset Management y Altis Administradora General de Fondos), establece una serie de condiciones vinculadas con la inversión de los recursos.

Primero, se indica que las inversiones se deben hacer en forma “discrecional” y que se deben liquidar los activos mobiliarios de la cartera que se le ha entregado, es decir, vender en el mercado las acciones, bonos y otros que se pusieron dentro del fideicomiso. Quedó plasmado, además, en los documentos que la forma de hacerlo debe ser informada a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

Considerando los activos que Piñera y Morel pusieron en fideicomiso, se ordena a los bancos de inversión vender acciones locales por aproximadamente US$ 254 millones, correspondientes a 14 empresas chilenas y a un fondo mutuo.

Los límites de inversión

Una vez obtenidos los recursos de la liquidación, éstos, en conjunto con los fondos líquidos que colocaron los mandantes en la cartera de inversiones puesta en el fideicomiso, serán invertidos en instrumentos que los bancos de inversión definan.

Lo anterior, con determinados límites. Así, en los dos contratos de BTG Pactual y en el de Moneda se deja establecido que entre el 0 y el 70% de la cartera puede estar invertido en renta fija local, mismos niveles a los que pueden estar expuestos a la renta fija internacional. Mientras, se establece entre 0 y 80% para inversión en activos de renta variable local, mismos parámetros que se determinan para renta variable extranjera.

También fija los límites de la inversión entre 0 y 40% para activos alternativos o activos no comprendidos dentro de los mandatos. La cifra se reduce a 10% en este ítem si el activo alternativo en el cual se invierte tiene una duración superior a seis años.

Otros de los puntos destacados se refiere al límite que se puede invertir en una misma sociedad. De esta manera, se establece que no se podrá contar con el 4,99% o más de las acciones con derecho a voto de un mismo emisor. Esto, en comparación con los contratos de fideicomisos que se ejecutaron el 2010, cuando esa cifra era de cerca de 2,5%.

Respecto al contrato con Altis, que maneja activos por unos US$ 210 millones y que se enfocará en activos en el exterior, no se fijan límites de inversión. Sin embargo, se establece que las inversiones se deben hacer mediante fondos mutuos o fondos de inversión que, a su vez, inviertan en activos de renta variable extranjera. Se fijan los mismos parámetros si se deciden por apostar por la renta fija internacional. Además, se señala que se pueden destinar recursos a los hedge funds o fondos de cobertura.
Informes una vez al año

Uno de los puntos que se establece, adicionalmente, es que una vez al año los administradores de los fideicomisos deberán entregar a los mandantes y a la CMF una información escrita en la que señale en forma general las inversiones que se administran, además de un estado general de las ganancias o pérdidas. Esto según lo indica el artículo 38 de la Ley 20.880.

De todas formas, los contratos subrayan que ni Bancard ni Piñera deben tener comunicación con los bancos de inversión sobre las materias de inversión.

“Las partes entienden que toda restricción de entrega de información o comunicación entre el mandante y el mandatario (…) será extensiva a las personas relacionadas del mandante en los términos del artículo 100 de la Ley 18.045 sobre Mercado de Valores y especialmente a don Miguel Juan Sebastián Piñera Echenique, en su calidad de socio del mandante”, dice en los contratos firmados.

Los activos a liquidar

Entre las acciones que se tienen que liquidar destacan casi US$ 80 millones de acciones de Quiñenco, brazo de inversión del grupo Luksic; US$ 43 millones del fondo Pioner de Moneda que invierte en acciones locales; papeles de Berkshire Hathaway, ligados al multimilonario Warren Buffett, y acciones de Alphabet, la matriz de Google.

Seguir leyendo