Francisco Vidal: “Soy partidario de que el primer círculo de alianzas del PPD sea el PS, el PR y el PC”

Exministro y futuro vicepresidente del PPD toma distancia del próximo timonel, Heraldo Muñoz, sobre los vínculos con la oposición. También dice que una de las primeras discusiones de la próxima mesa debe ser el futuro de SQM.


Usted fue primera mayoría en la votación de vicepresidentes. ¿Cómo toma el resultado?
Hace más de 20 años que no hacía campaña, así que me rejuveneció, en lo personal. Segundo, mi campaña no tuvo ningún eufemismo, yo pedí el voto para que el PPD siga siendo de izquierda, democrático, progresista y paritario, como lo refrenda la última declaración de principios.

¿Cuál es su lectura de las elecciones?
La elección se dio como en tres planos simultáneos. Lo primero en juego era la identidad política del PPD y, en mi opinión, dados los resultados, un 75% del PPD, los que apoyaron a Heraldo Muñoz y Núñez, se sienten cómodos o interpretados por la declaración de principios, que sostiene que el PPD es un partido de izquierda, democrático, progresista y paritario.

¿Pese a que Heraldo apostaría más por la centroizquierda?
Está bien, pero esta es mi lectura. Segundo, que la gente que no se ha sentido cómoda con nuestra declaración de principios, representada por Lagos Weber y Harboe, sacó un 25%. Otro plano era el rol de (Guido) Girardi en el partido y, dados los resultados, perdió posición relativa.

¿Cómo así?
Girardi llamó para pedir votos por dos candidatos a vicepresidente: el diputado Ricardo Celis, que está disputando el tercer o cuarto lugar, y la exministra Helia Molina, que se perdió. Entonces, si tú llamas a todo Chile pidiendo sus votos y eso no resulta, significa una pérdida relativa de protagonismo. El último elemento (de la elección), que es más indirecto, es que, en mi opinión, el PPD tiene hoy tres liderazgos potenciales para ir a una primaria presidencial.

¿Quiénes?
Muñoz, Lagos Weber, Harboe. Tenemos que cuidar esos tres liderazgos y eso significa ser impecablemente institucionales y cero personalistas.
Muñoz dijo en su minuto que había que fortalecer la alianza PS-PR-PPD-DC y reflexionar sobre el PC. También ha mostrado apertura a dialogar con el gobierno.
La política de alianzas del PPD tiene que definirla la nueva mesa, la nueva institucionalidad. Yo soy partidario de que el primer círculo de alianzas es el que se reúne todo los lunes: el PS, el PR y el PC, que fue nuestra lista parlamentaria. Consolidando ese primer círculo, dialogando hacia la derecha con la DC y hacia la izquierda con el Frente Amplio.

Esa es una postura distinta a la de Muñoz.
Así es, y como Heraldo legítimamente ha planteado su opinión personal, yo planteo la mía y eso lo debatiremos en la dirección nueva. Sobre la relación con el gobierno, debe ser de colaboración, pero con dos principios. Uno, que tiene que ser institucional y no personal. Dos, que se coloca en riesgo esa relación si el gobierno persiste en modificar tres reformas sustantivas de Bachelet: la tributaria, la laboral y la educacional.

El PC busca reactivar un proyecto para expropiar SQM. Considerando que Soquimich fue un caso que golpeó al PPD, ¿tomarán una postura como mesa?
No solamente nos golpeó, se nos metió en la caja chica, y para recuperar la confianza en la ciudadanía, que en parte perdimos, el PPD tiene que tener posición en todos los temas de interés nacional y uno de esos temas, más que los mails de Eduardo Bitran, es qué hacer con el litio: ¿Lo dejamos en manos privadas o lo colocamos en Codelco? En consecuencia, es probable que esa (discusión) sea de las primeras actividades de la nueva dirección.

Desde la oposición se cuestionó la reunión de Bachelet con sus exministros. ¿Qué rol va a tener la expresidenta?
Lo primero, como yo estuve ahí y no me cuentan cuentos, es que la presidenta no quiere asumir ningún rol protagónico, lo que quiere es colaborar a la reconstrucción de la centroizquierda. Segundo, esa reconstrucción no es tarea de la expresidenta, es de los partidos y los parlamentarios. Tercero, porque me parece injusta la crítica de parlamentarios a Bachelet, particularmente de Huenchumilla, lo que tenemos que resaltar es que Bachelet es un activo, pero un activo del presente para defender la corrida de cerco que hicimos hacia una sociedad más justa, pero no es una perspectiva de futuro Bachelet, el futuro está en los nuevos liderazgos que emerjan.

Seguir leyendo