Gonzalo Winter: “Oponerse a RD no es una postura política en sí misma y corre el riesgo de ser vacía”

El diputado electo Gonzalo Winter, del Movimiento Autonomista. Foto: Laura Campos

El parlamentario electo del Movimiento Autonomista aborda las principales dificultades del FA y asegura que su bloque “representa la voluntad de superación de la política de transición”.


Partidos y movimientos del Frente Amplio, incluido el suyo, buscan confluencias con otras fuerzas del bloque. ¿Es necesario hacerle el peso a Revolución Democrática?

Necesitamos una reflexión política que no sea de coyuntura, sino de futuro, redefinir el país que queremos, construir de aquí a 30, 40 ó 50 años, y plantear aquello en positivo. Creo que las confluencias no se decretan, sino que deben ser resultado de un debate y una práctica política. Oponerse a RD no es una postura política en sí misma y corre el riesgo de ser vacía y terminar en la competencia de quién es más de izquierda. Lo importante es hacerle el peso a la política del inmovilismo, de la cocina y de la política servil a los intereses de unos pocos. Y en ello, Revolución Democrática es un aliado fundamental.

¿Fuerzas externas al bloque podrían tener un espacio en el FA? Por ejemplo, el PC o el PS…

El Frente Amplio representa la voluntad de superación de la política de la transición. Quienes estén en esa línea son bienvenidos a los territorios y espacios de acción del Frente Amplio. El PS en su diversidad ha tenido sectores que han trabajado para el inmovilismo, así como tiene otros que comprenden que el progresismo que hay en Chile no alcanza para hacer transformaciones. El PC es otro cuento. Yo respeto grandes luchas de su historia, pero en este período tuvimos una apuesta política distinta, que es más profunda que elegir una lista para competir en una elección.

¿Cuáles son los desafíos de su bloque?

Creo que son principalmente dos: ser una oposición que represente a las voluntades transformadoras y no a los intereses de acceso al poder por el simple hecho de acceder; y ser capaces de hacer sentido a los ciudadanos y ciudadanas, con propuestas que muestren que sí se puede cambiar Chile.

¿Cuáles serán las principales dificultades que tendrá el Frente Amplio?

Nuestra principal dificultad radica en el parcial triunfo cultural de la derecha. Debemos ser capaces de resolver creativamente nuestras limitaciones y de llegar a todos los rincones de Chile.

Desde la oposición, ¿cuál es la tarea de su conglomerado?

En la última elección existieron dos posturas que reconocieron que hoy existe un descontento real, palpable. Ahí hay una solución que va ganando, y no es el nuestro. Nuestra tarea es incluir y convocar con un proyecto de sociedad que nos incluya a todos, que hay alternativa al Chile neoliberal. Pero no nos perdemos, el Presidente es Piñera, y no nosotros, por lo que tendremos que utilizar toda nuestra astucia y probar nuestra audacia.

¿Cuál será su rol en la bancada del FA?

Las ideas radicales por sísolas no cambian las cosas, sino la gente organizada dispuesta a defenderlas. Espero colaborar a una política que trabaje con los movimientos sociales y aportar a pensar una izquierda creativa, que haga menos alarde de su superioridad moral.

En esa línea, ¿qué agenda le interesa impulsar?

Nuestro distrito vive muchos problemas de vivienda, y el narcotráfico ha derrotado a la vida en común. Me gustaría ser una herramienta para estas causas.

Seguir leyendo