Nuevas nominaciones no dejan conforme a la UDI, pero partidos evitan críticas públicas

El presidente Sebastián Piñera junto a los timoneles de la UDI y RN anoche en el aniversario de Chile Vamos. Foto: Rudy Muñoz

A diferencia de lo ocurrido con intendentes, cuando RN acusó que se favoreció a la UDI, el lunes las colectividades evitaron exteriorizar sus discrepancias por gobernadores. Sin embargo, RN resintió designaciones en la zona sur de la Región Metropolitana, mientras que la presidenta gremialista transmitió su disconformidad a Piñera.


A primera hora del lunes, los futuros ministros del Interior y Segegob, Andrés Chadwick y Cecilia Pérez, comenzaron a llamar por teléfono a los presidentes y secretarios generales de Chile Vamos para comunicarles la decisión final del presidente electo, Sebastián Piñera, sobre la nominación de los 54 gobernadores.

Según indicaron algunos dirigentes, los futuros secretarios de Estado advirtieron que en las nominaciones habían zonas con las que -quizás- no compartarían la determinación del jefe de Estado electo.

Lo anterior, haciendo referencia a que los nombramientos ocurrieron luego de una semana en que Piñera debió enfrentar las quejas de RN por la nominación de intendentes, debido a que ese partido acusó que se favocereció a la UDI. Esto, además de los cuestionamientos posteriores de la presidenta gremialista, Jacqueline van Rysselberghe, quien aseguró que la colectividad liderada por Cristián Monckeberg estaba aplicando una estrategia para “sacar ventajas políticas” en las designaciones de cargos pendientes.

Tras la reunión habitual del comité ejecutivo de Chile Vamos, los partidos dieron por superada la pugna. Y más tarde, cerca de las 16.00, Piñera oficializó los nombres a través de un video que difundió en redes sociales.

De los 54 gobernadores, se nombraron a 24 militantes de RN, 20 de la UDI, siete de Evópoli, dos del PRI y un independiente. En el caso de Renovación, si bien destacaron que obtuvieron una mayor cantidad de militantes, de todas maneras resintieron el resultado en algunas zonas.

“En la sumatoria final estamos bien, pero hay zonas que nos dejan preocupados. Por ejemplo, el distrito 14, conformado por Talagante, Melipilla y Maipo, son UDI. Eso no nos deja muy conformes”, dijo el alcalde de Padre Hurtado y vicepresidente de RN, José Miguel Arellano.

El secretario general de RN, Mario Desbordes, en tanto, evitó realizar cuestionamientos y dijo que “estamos por apoyar al gobierno del presidente Piñera, propusimos buenas personas y estamos conformes (…). Uno siempre quiere muchas cosas, no siempre puede”.

En privado, en la colectividad comentaban que quedaron “debilitados” en la zona sur de la Región Metropolitana, lo que, a su juicio, será perjudicial para futuras elecciones: municipales, gobernadores regionales y parlamentarias.

Las mismas fuentes dicen que será complejo entrar a competir en dicho lugar debido a que ahí habrá una hegemonía gremialista, ya que en esas zonas también están los diputados Juan Antonio Coloma y Jaime Bellolio. Con todo, en RN afirman que en la sumatoria final hay un saldo positivo a favor del partido, debido a que lograron varias capitales regionales, como Arica.

En el PRI, en tanto, el secretario general, Eduardo Salas, reconoció que “ esperabámos más gobernadores”. Mientras que el presidente de Evópoli, Francisco Undurraga, se manifestó conforme con la decisión de Piñera, destacando provincias como Valparaíso. “Siempre nos hubiese gustado tener un par más, pero eso no es lo relevante hoy”, dijo.

La molestia gremialista

En la UDI, pese a evitar críticas públicas, en privado manifestaron su descontento. Por ejemplo, por no conseguir la provincia de Ñuble.

De hecho, asistentes al tercer aniversario de Chile Vamos celebrado anoche en el restaurante Los Buenos Muchachos -y en el que participó Sebastián Piñera-, comentaron que la timonel gremialista llegó al evento evidentemente molesta.

Incluso, durante la cena Van Rysselberghe aprovechó haber quedado sentada junto al presidente electo para transmitirle su disconformidad con los nombramientos, según aseguraron quienes presenciaron la conversación.

Según dirigentes de la UDI la molestia de la timonel respondía principalmente a la designación del PRI Cristián Fuentes en el Biobío, donde Van Rysselberghe es senadora. Fuentes habría apoyado a Alejandro Guillier y sería cercano a la disidencia de la mesa UDI. De acuerdo a las mismas fuentes, esa designación podría ser revertida.

En medio de este ambiente, y pese a que había un acuerdo del bloque para que Cristián Monckeberg leyera un discurso, a última hora, y dado que la líder gremialista dijo que también quería hacer uno, se optó porque todos los presidentes de la coalición saludaran brevemente a los asistentes.

Piñera fue el único orador y en su discurso llamó a la unidad del bloque. “Qué necesitamos para cumplir nuestra misión y compromisos. Muchas cosas, pero quiero destacar las más importantes: unidad al interior de Chile Vamos”.

Seguir leyendo